Document - Weekly update service 35/92 (includes addition)



Índice AI: NWS 11/35/92/add

Distr: SC/PO

-------------------------

Amnistía Internacional

Secretariado Internacional

1 Easton Street

Londres WC1X 8DJ

Reino Unido



A: Encargados de Prensa


De: Prensa y Publicaciones


Fecha: 7 de septiembre de 1992



ADICIÓN AL SERVICIO DE ACTUALIZACIÓN SEMANAL 35/92


Esta adición al servicio de actualización semanal contiene información externa sobre Bosnia-Herzegovina.

Servicio de Actualización Semanal NWS 11/35/92 adición


1. EUR 63/WU 02/92 EXTERNO

7 de septiembre de 1992


INTERNO


La siguiente actualización semanal consiste en un resumen breve de los resultados de la investigación llevada a cabo por el equipo que volvió recientemente de la antigua Yugoslavia. La actualización no contiene información sobre las violaciones de derechos humanos que han ocurrido desde la celebración de la Conferencia de Londres.


A lo largo de las dos próximas semanas, publicaremos un primer informe sobre las preocupaciones de la organización y sobre las cuestiones de derechos humanos que será necesario abordar durante el proceso de pacificación. Junto con el informe, se publicará un comunicado de prensa internacional. Puesto que pronto saldrá el citado comunicado de prensa, rogamos a los encargados de prensa que se pongan en contacto con la oficina de prensa del SI antes de publicar cualquier comunicado de importancia relacionado con esta actualización semanal.


Las Secciones también recibirán recomendaciones sobre acciones que pueden llevar a cabo relativas a las preocupaciones de la organización. Asimismo, se planea enviar otros informes breves para que las Secciones dispongan de información de manera regular.

--------------------------------------------------------------------------


EXTERNO


BOSNIA-HERZEGOVINA: EL EQUIPO DE INVESTIGACIÓN ENCUENTRA VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS GENERALIZADAS


El equipo de investigación de Amnistía Internacional ha vuelto recientemente de la antigua Yugoslavia y de Hungría con pruebas de arrestos arbitrarios1, detenciones2y ejecuciones extrajudiciales en Bosnia-Herzegovina.


Aunque fue difícil desligar los hechos reales acaecidos durante el conflicto de los simples rumores, el equipo pudo confirmar determinados abusos, fundamentalmente a través de entrevistas a refugiados y ex detenidos en Serbia, Croacia y Hungría.


Debido a que el conflicto no ha cesado, muchas de las personas entrevistadas no querían que se dieran a conocer los nombres o los detalles de los incidentes de los que habían sido testigos o en los que habían participado para protegerse a sí mismas, o a los familiares que habían quedado en Bosnia, de riesgos ulteriores.


Lo que sigue es un resumen de las preocupaciones actuales de Amnistía Internacional junto con breves detalles de algunos incidentes. En la mayoría de los casos Amnistía Internacional sigue buscando más información sobre esos incidentes, pero cree que, ahora mismo, hay suficientes pruebas como para informar sobre ellos.


Arresto arbitrario, detención, intercambios de no combatientes y malos tratos


Amnistía Internacional ha entrevistado a muchos ex detenidos que habían estado recluidos por las fuerzas serbias en centros de detención de grandes dimensiones, tales como un estadio de fútbol en Bosanski Novi, o una fábrica cercana a esa ciudad llamada Keraterm, así como en otros situados en Modriča, Omarska, Manjača y Trnopolje.


Otras personas entrevistadas habían sido encarceladas en lugares más pequeños, como comisarias de policía, casas particulares o sótanos de hoteles y edificios de apartamentos. Parece que la detención en estos lugares más pequeños fue por lo general transitoria, pues se les recluía en ellos para ser interrogados, en espera de ser trasladados a otros lugares de detención o de ser liberados o "intercambiados".


Hay pruebas que muestran que algunas personas fueron detenidas para ser utilizadas en intercambios de rehenes por personas en poder del otro bando. En un caso, un musulmán al que unos soldados serbios mantenían preso en una casa de un pueblo en espera de ser "intercambiado" le pusieron al teléfono para que hablara con su hermano que estaba en Croacia, y que intentaba arreglar el "intercambio", para que éste pudiera confirmar que aquél estaba vivo y en cautividad.


Aunque las condiciones de detención varían enormemente, la mayoría de los ex detenidos se quejaban de la mala alimentación y de la falta de higiene; y los malos tratos, especialmente los golpes, parece que eran generalizados. Los ex detenidos del centro de Manjača afirmaron que los golpes pararon durante las visitas del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), pero que inmediatamente después de la partida de la primera delegación del CICR todos los detenidos fueron golpeados sistemáticamente.


Algunos de los refugiados entrevistados dijeron que habían tenido que firmar documentos en los que renunciaban a sus derechos de propiedad antes de ser liberados de su detención o de que se les permitiera irse de una zona determinada.


Amnistía Internacional ha entrevistado también a personas detenidas por las fuerzas TO (Defensa Territorial), controladas por la presidencia bosnia, que denuciaron malos tratos y ejecuciones extrajudiciales. Amnistía Internacional está buscando más información sobre los centros de detención controlados por las TO.


Los informes muestran que los arrestos arbitrarios y las detenciones están siendo llevados a cabo por todas las partes del conflicto, aunque hay diferencia entre ellas en lo que se refiere a la escala de las detenciones. A pesar de que no se puede calcular de forma fiable el número de personas que mantiene privadas de libertad cada uno de los bandos, AI cree que sirve de indicativo el número de prisioneros visitados y registrados por el CICR, aunque éste no tuvo acceso a todos los detenidos de Bosnia-Herzegovina. Desde principios de julio hasta primeros de agosto, el CICR registró a 9.848 prisioneros en poder de las fuerzas serbias, 954 en poder de las fuerzas croatas de Bosnia-Herzegovina y 902 en poder de las fuerzas controladas por la presidencia bosnia.


Ejecuciones extrajudiciales


Amnistía Internacional ha recibido denuncias de matanzas en masa de civiles en Bosnia-Herzegovina; aunque es difícil confirmarlas, la organización cree que muchas de ellas son ciertas.


La mayoría de los testimonios muestran que muchos de los musulmanes y croatas fueron ejecutados extrajudicialmente por las fuerzas serbias en el curso de registros o de la limpieza de ciudades y pueblos con el objetivo aparente de detener a la población que no era serbia y que permanecía en ellos, o para obligar a esas personas a huir.


Amnistía Internacional también está investigando las matanzas denunciadas en Mostar, que según parece ocurrieron durante la retirada serbia de esa ciudad. Hay denuncias de que las fuerzas serbias habían mantenido encarceladas a algunas de las víctimas antes de matarlas, aunque todavía no se han encontrado pruebas que lo confirmen.


La organización cree que no hay pruebas suficientes como para apoyar las denuncias según las cuales, en Bosnia-Herzegovina, se han llevado a cabo ejecuciones sistemáticas y a gran escala en los centros de detención. El testimonio recogido hasta el momento indica que muchas personas murieron a causa de los golpes recibidos en esos centros de detención, pero es difícil determinar si hubo una intención clara de causar la muerte en todos los casos. También hay denuncias de algunos incidentes en que se mató a los detenidos disparándolos de uno en uno o de dos en dos.


En un incidente, del que informó un testigo que estuvo detenido en el centro de Manjača, los soldados serbios mataron a un hombre que se cree que era de Kljuc. A mediados de julio, parece ser que se ordenó a la víctima que cavara un hoyo enfrente del establo en el que dormía, después de lo cual cuatro soldados uniformados entraron en el establo, le ordenaron que se tumbara en el suelo boca arriba y saltaron encima de él con las duras botas militares que llevaban puestas, y lo golpearon con cables eléctricos durante unos 20 minutos. A continuación, mientras la víctima sangraba por la boca y los oídos, un soldado sacó un cuchillo grande, le abrió el vientre de un tajo vertical y le sacó parte de sus órganos internos. Luego se ordenó a cuatro prisioneros que trasladaran el cuerpo al hoyo que había cavado la víctima previamente y que rellenaran la tumba.


Asimismo, son frecuentes las denuncias de ejecuciones extrajudiciales ocurridas al detener a la gente o expulsarla de sus ciudades. En un incidente ocurrido a principios de junio, según los informes, mataron a tiros al menos a seis hombres desarmados en el pueblo de Blagaj, cerca de Bosanski Novi. Un grupo de alrededor de 15 soldados serbios había ordenado a los hombres que se tumbaran boca abajo en la calle principal. A continuación, tres soldados ordenaron a tres de ellos que se pusieran de pie. Les mataron de un disparo según caminaban, a punta de pistola, por otra calle en la que se había concentrado a las mujeres y niños del pueblo. Según los informes, previamente habían matado de un disparo a otros dos hombres en la calle principal y sus cuerpos yacían allí tapados. Más tarde, mataron de igual modo a un sexto hombre mientras la gente del pueblo estaba retenida en el patio de una fábrica antes de meterla en un tren. El citado hombre se dirigió a un soldado serbio al que reconoció, y entonces le golpearon en la frente con el cañón de un arma semiautomática, le dieron patadas en la espalda y a continuación le mataron de uno o dos disparos.


Otra testigo de la ciudad de Zvornik denunció que, a principios de abril de 1992, ella, su familia y sus vecinos fueron rodeados por soldados serbios que se identificaron a sí mismos como "hombres de Arkan" (miembros de un grupo paramilitar dirigido por Željko Ražnatović, al que se conoce más comúnmente con el nombre de guerra de Arkan). No está claro si eran realmente hombres de ese grupo o si utilizaban su nombre sólo para asustarles. La mujer describió la matanza de los seis hombres que se encontraban entre las citadas personas de la siguiente manera:


"Nos hicieron salir a mi huerto... y nos obligaron a tumbarnos boca abajo, éramos 15, mujeres, niños y ellos seis [los hombres]. Estrangularon a mi hijo mayor con un cable, yo lo vi. Después nos hicieron levantar y un hombre se quedó con nosotros para matarnos, pero una chica le suplicó, `si tiené, le dijo, `una madre, si tiene una hermana, no nos maté".


Amnistía Internacional continua reuniendo información relativa a otras preocupaciones en Bosnia-Herzegovina, en especial sobre las denuncias de violación ocurridas en el centro de detención de Trnopolje y en otras localidades bajo control serbio.

1En este documento se utiliza el término "arresto" conforme a su definición en el Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión, de las Naciones Unidas, a saber: "Por arresto se entiende el acto de aprehender a una persona con motivo de la supuesta comisión de un delito por acto de autoridad."

2Por detención se entiende la privación de libertad de una persona tal como lo define el Conjunto de Principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión, de las Naciones Unidas.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE