Document - Moroccan authorities criticized for cracking down on Témara protests

AMNESTY INTERNATIONAL

AMNISTÍA INTERNACIONAL

DECLARACIÓN PÚBLICA


Índice: MDE 29/004/2011

Fecha: 17 de mayo de 2011

Críticas a las autoridades marroquíes por reprimir las protestas en Temara


Amnistía Internacional ha manifestado hoy su preocupación por las denuncias según las cuales el 15 de mayo los cuerpos de seguridad marroquíes hicieron un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos.

Los manifestantes habían convocado un pícnic de protesta para exigir el cierre de un centro de detención secreta situado en Temara, al sur de la capital, Rabat. Las protestas formaban parte de una campaña que condena el uso de la tortura y otros malos tratos en Temara, emprendida en abril y a principios de mayo por ex detenidos y presos condenados por delitos de terrorismo, así como por periodistas y activistas y organizaciones de derechos humanos.

Según testigos presenciales con los que habló Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad marroquíes dispersaron por la fuerza marchas y manifestaciones previstas en Rabat, Fez, Tánger y Temara usando porras, golpeando a los manifestantes y propinándoles patadas. Las fuerzas de seguridad también impidieron otros intentos de manifestantes de concentrarse en Temara. Como resultado, decenas de personas han sufrido heridas, incluso en la cabeza. Las fuerzas de seguridad detuvieron a decenas de manifestantes, los recluyeron durante unas horas y luego los dejaron en libertad.

Las manifestaciones habían sido convocadas por el Movimiento 20 de Febrero, que pide reformas en Marruecos, inspirado en movimientos de cambio similares de otros países de Oriente Medio y el Norte de África.

En la dura represión ejercida por las fuerzas de seguridad intervinieron soldados, así como miembros de la policía antidisturbios y de las Fuerzas Auxiliares Marroquíes.

Víctimas y testigos presenciales han contado a Amnistía Internacional que las fuerzas de seguridad persiguieron a decenas de personas antes de que comenzara la concentración y les impidieron llegar a Temara, donde se suponía que se iba a celebrar la protesta.

Allí, según los informes, decenas de efectivos de seguridad rodearon a los manifestantes y los golpearon con porras.

Oussama el Khelifi, uno de los coordinadores del Movimiento 20 de Febrero, ha relatado a Amnistía Internacional que perdió la consciencia después de que en Temara las fuerzas de seguridad lo golpearan con porras por detrás en la cabeza y en el hombro, a aproximadamente 1 kilómetro del centro de detención. Fue trasladado a un hospital de Temara con heridas en la cabeza y en la nariz y fue dado de alta el 16 de mayo.

En Tánger, familiares de presos condenados por terrorismo, ex presos y activistas de derechos humanos intentaron organizar una marcha hacia Temara, pero las fuerzas de seguridad les dieron el alto en el barrio de Bir Ashifa y les confiscaron los permisos de conducir.

Según la información recabada por Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad agredieron a varios manifestantes de Tánger en circunstancias poco claras, posiblemente tras un altercado entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes. Al menos dos de ellos, los hermanos Ahmed y Al Mofadhal Shahboun, fueron detenidos por las fuerzas de seguridad y trasladados a un lugar desconocido. Sus familiares pasaron horas intentando ponerse en contacto con comisarías de policía hasta que los dos hombres aparecieron el 16 de mayo de 2011 en el Tribunal de Primera Instancia de Tánger. No está claro qué cargos se han presentado contra ellos.

En Fez, las fuerzas de seguridad frenaron una marcha que intentaba sumarse a las protestas de Temara. Más tarde durante el día, el Movimiento 20 de Febrero organizó al menos dos manifestaciones, en parte como reacción a la represión contra los manifestantes y también para reivindicar mayores libertades. Según los informes, varias personas fueron recluidas en vehículos policiales, agredidas y luego puestas en libertad. Algunas sufrieron hedidas graves.

Khadija Hemimis, mujer de 55 años, sufrió una herida en el oído y fue ingresada en el hospital, donde le dieron dos puntos de sutura. A sus dos hijas las golpearon con porras y les propinaron patadas las fuerzas de seguridad.

El Sindicato Nacional de la Prensa Marroquí ha criticado a las autoridades marroquíes por la agresión a periodistas en las protestas de Temara en Rabat. Según se ha afirmado, las fuerzas de seguridad golpearon al menos a cinco periodistas durante las manifestaciones.

En una declaración oficial a la agencia estatal de noticias, Maghreb Arabe Presse, el ministro de Comunicación Khalid Naciri afirmó que las manifestaciones no estaban autorizadas, por lo que habían sido dispersadas legítimamente. El ministro negó que el gobierno administrara centros de detención secreta y aseguró que las instalaciones de Temara eran la sede administrativa de la Dirección de Vigilancia del Territorio. Añadió que el ministro de Justicia había instruido tanto al fiscal general como al Consejo Nacional de Derechos Humanos que inspeccionara el centro. Sin embargo, no dio detalles sobre el plazo de tal inspección.

Amnistía Internacional insta a las autoridades marroquíes a que respeten y defiendan el derecho de reunión pacífica, tal como establece el artículo 21 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en el que Marruecos es Estado Parte. La organización condena el uso excesivo de la fuerza para dispersar a manifestantes pacíficos, e insta a las autoridades marroquíes a que emprendan investigaciones exhaustivas, imparciales e independientes sobre las denuncias de uso excesivo de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad y a que se aseguren de que se hace rendir cuentas a los responsables.

Amnistía Internacional también exhorta a las autoridades a que revelen la verdad sobre el centro de detención de Temara y a que lo cierren. Las personas detenidas deben estar recluidas únicamente en lugares de detención reconocidos, una salvaguardia esencial contra la tortura y los abusos.

Información complementaria

Las manifestaciones y los intentos de concentraciones del 15 de mayo de 2011 han sido convocadas por grupos que apoyan peticiones de reforma política y de derechos humanos en Marruecos. Eran la continuación de las celebradas en todo el país el 20 de febrero de 2011 para pedir reformas, a las que asistieron millares de personas, que transcurrieron en buena parte sin que se recibieran informes sobre intromisiones indebidas de las fuerzas de seguridad y que prosiguieron en marzo, abril y mayo.

A principios de mayo, el Movimiento 20 de Febrero convocó una protesta para condenar las prácticas de tortura y otros malos tratos del centro de detención de Temara y para exigir su cierre.

El centro de detención de Temara, operado por la Dirección de Vigilancia del Territorio, es uno de los lugares donde se denuncian más casos de tortura en el país. Amnistía Internacional ha documentado decenas de casos de personas detenidas en el marco de las medidas “antiterroristas” que presuntamente han sido sometidas a tortura u otros malos tratos mientras estaban allí bajo custodia. Se las recluía en el centro de forma secreta y no reconocida, lo cual vulnera tanto la legislación marroquí como las normas internacionales de derechos humanos.


How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE