Document - Algeria: Release Malik Medjnoun, unlawfully detained for over a decade

AMNESTY INTERNATIONAL

AMNISTÍA INTERNACIONAL

DECLARACIÓN PÚBLICA

Índice: MDE 28/002/2011

Fecha: 21 de julio de 2011

Argelia: Malik Medjnoun, recluido ilegalmente durante más de un decenio, debe ser puesto en libertad

Amnistía Internacional condena el juicio injusto de Malik Medjnoun, declarado culpable del asesinato del famoso cantante de la Cabilia Lounès Matoub. Cuando fue llevado finalmente a juicio el 18 de julio de 2011, Malik Medjnoun llevaba ya casi 12 años recluido. Amnistía Internacional ha reiterado su llamamiento a las autoridades argelinas para que lo dejen en libertad.

Malik Medjnoun ha sido declarado culpable de “pertenencia a un grupo terrorista” y “complicidad en asesinato” y condenado a 12 años de prisión. Estaba encarcelado sin juicio desde septiembre 1999 por su presunta participación en el asesinato de Lounès Matoub, cometido en junio de 1998.

Amnistía Internacional pidió el año pasado que fuera puesto en libertad, tras haber desoído las autoridades los reiterados llamamientos de la organización para que fuera sometido a un juicio justo. La sentencia condenatoria de esta semana en un juicio manifiestamente injusto, que ha durado sólo un día, ha confirmado el temor de Amnistía Internacional de que las autoridades no tuvieran en ningún momento la intención de garantizar a Malik Medjnoun el debido proceso y de hacer justicia a la familia de Lounès Matoub.

Por consiguiente, la organización ha pedido de nuevo que Malik Medjnoun sea puesto en libertad y que se abra una investigación exhaustiva, independiente e imparcial sobre su presunta tortura bajo custodia.

Tras su detención, Malik Medjnoun pasó siete meses en régimen de incomunicación y, según informes, fue torturado. Su abogado defensor, Ait Habib, cree que se ha dictado sentencia condenatoria por motivos políticos, pues tres testigos interrogados por el tribunal han confirmado que Malik Medjnoun se encontraba con ellos en el momento del asesinato, del que se enteraron cuando estaban comiendo todos juntos.

El abogado ha manifestado que la decisión del tribunal ha estado basada únicamente en la confesión del otro acusado, Abdelhakim Chenoui, quien, según informes, la hizo bajo tortura, y en los antecedentes penales de Malik Medjnoun.

Además, el tribunal no ha llamado a declarar a tres testigos de descargo clave, que se entregaron a las autoridades en el marco de amnistías concedidas por el gobierno a ex miembros de grupos armados. La defensa consideraba que sus testimonios, junto con un informe de balística sobre el arma homicida tampoco tenido en cuenta por el tribunal, demostraban la inocencia de Malik Medjnoun.

Al prestar testimonio, la esposa de Lounès Matoub, así como sus dos hermanas, que resultaron heridas cuando fue asesinado, pidieron al juez que llamara a declarar a varios testigos que les parecía que demostrarían la inocencia de Malik Medjnoun. Se rechazó su solicitud.

Los familiares de la víctima, así como los miembros de la Asociación Lounès Matoub, están indignados con la sentencia. Creen que Malik Medjnoun y Abdelhakim Chenoui no son culpables, sino que los han utilizado como chivos expiatorios para ocultar la incapacidad de las autoridades para procesar a los verdaderos asesinos.

El homicidio de Lounès Matoub generó en la región argelina de la Cabilia diversas manifestaciones contra el gobierno, en las que se corearon lemas como “Pouvoir, Assassin (“Gobierno, asesino”) y “Ramenez les vrais assasins” (“Traigan a los verdaderos asesinos”).

En vez de condenar a Malik Medjnoun en un proceso deficiente y tras tenerlo recluido sin juicio durante casi 12 años, las autoridades deben dejarlo en libertad de inmediato y garantizarle una reparación por su sufrimiento.

Información complementaria

Según informes, el otro acusado, Abdelhakim Chenoui, “confesó” el asesinato de Lounès Matoub e implicó a Malik Medjnoun, pero posteriormente se retractó de ello y dijo que lo había confesado bajo coacción y amenazas. Amnistía Internacional no tiene noticia de que se hayan investigado alguna vez las denuncias de tortura de los acusados.

Lounès Matoub murió de un disparó el 25 de junio de 1998, cuando unos hombres armados tendieron una emboscada a su automóvil. Malik Medjnoun fue detenido un año después del homicidio por agentes de seguridad armados y vestidos de civil en la ciudad de Tizi Ouzou, donde vivía. Estuvo recluido en régimen de incomunicación y sin que se reconociera su detención, bajo custodia del Departamento de Información y Seguridad (Département du Renseignement et Securité, DRS), los servicios de inteligencia.

Afirma que durante ese tiempo fue torturado continuamente durante dos días por agentes de seguridad, que lo golpearon con el mango de una piqueta, le aplicaron descargas eléctricas y lo sometieron al “paño” (chiffon), método de tortura consistente en obligar a la víctima a tragar agua sucia, sustancias químicas u orina embutiéndole un trapo sucio en la boca.

Días antes de la detención de Malik Medjnoun había sido detenido Abdelhakim Chenoui, tras entregarse a las autoridades en el marco de una amnistía concedida por el gobierno a los ex miembros de grupos armados que accedieran a deponer las armas. Abdelhakim Chenoui estuvo sometido entonces a desaparición forzada durante seis meses, en los que estuvo recluido en secreto, bajo custodia del Departamento de información y Seguridad, y, presuntamente, fue torturado.

FIN/

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE