Document - Saudi "Day Of Rage" Protester To Go On Trial: Khaled al-Johani

URGENT ACTION

AU: 59/12 Índice: MDE 23/004/2012 Arabia Saudí Fecha: 21 de febrero de 2012 ACCIÓN URGENTE A JUICIO MANIFESTANTE DEL “DÍA DE LA IRA” SAUDÍ El único hombre que se manifestó el “Día de la Ira” en Riad, Arabia Saudí, el 11 de marzo será juzgado el 22 de febrero. Amnistía Internacional lo considera preso de conciencia, recluido únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión y reunión. Khaled al-Johani, profesor de 40 años, fue detenido por las fuerzas de seguridad en Riad el 11 de marzo de 2011, minutos después de haber hecho una entrevista para el servicio en árabe de la BBC en la que habló de la falta de libertades en Arabia Saudí. Al parecer, debido a la fuerte presencia de fuerzas de seguridad desplegada ese día, fue el único manifestante que llegó al lugar donde estaba previsto celebrar la protesta. Según informes, tras su detención fue acusado formalmente de acudir a un lugar donde estaba prevista una manifestación y de hablar con medios de comunicación extranjeros “de manera perjudicial para la reputación del reino”. No se le ha permitido buscar un abogado de su elección ni se le ha entregado la lista de los cargos contra él. Tras pasar casi un año recluido, va a ser sometido a juicio el 22 de febrero de 2012 ante el Tribunal Especial, establecido en 2008 para juzgar a personas detenidas por cargos de terrorismo. Se cree que al principio estuvo recluido en la prisión de Ulaysha, donde pasó dos meses régimen de aislamiento. Luego lo trasladaron a la prisión de Al Hair, donde se le permitió comunicarse con su familia. Según informes, este mes, tras una pelea, al parecer, con otros reclusos, ha sido recluido de nuevo en régimen de aislamiento y confinado en una ocasión a un espacio al aire libre en un día de mucho frío, sin comida y sin ropa de abrigo. Los informes indican que, además, los guardias lo han insultado y amenazado y que se encuentra mal psicológicamente. Escriban inmediatamente, en árabe, en inglés o en su propio idioma: Pidiendo a las autoridades que dejen a Khaled al-Johani en libertad de inmediato y sin condiciones si se halla recluido únicamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión y reunión. Instando a las autoridades a que garanticen que, mientras tanto, está protegido contra la tortura y otros malos tratos y tiene acceso habitual a su familia, a un abogado de su elección y a los servicios médicos que pueda necesitar. Expresando preocupación por lo informes según los cuales ha sufrido tortura u otros malos tratos, y pidiendo a las autoridades que abran una investigación exhaustiva, imparcial e independiente sobre ellos. ENVÍEN LOS LLAMAMIENTOS, ANTES DEL 3 DE ABRIL DE 2012 A: Rey King of Saudi Arabia His Majesty King ‘Abdullah Bin ‘Abdul ‘Aziz Al-Saud The Custodian of the two Holy Mosques Office of His Majesty the King Royal Court, Riyadh Arabia Saudí Fax: (vía el Ministerio del Interior) +966 1 403 3125 (insistan) Tratamiento: Your Majesty / Majestad Viceprimer ministro segundo y ministro del Interior Second Deputy Prime Minister and Minister of the Interior His Royal Highness Prince Naif bin ‘Abdul ‘Aziz Al-Saud, Ministry of the Interior, P.O. Box 2933, Airport Road Riyadh 11134 Arabia Saudí Fax: +966 1 403 3125 (insistan) Tratamiento: Your Royal Highness / Alteza Y copia a: Ministro de Justicia Minister of Justice His Excellency Shaykh Dr Mohammed Bin Abdul kareem Al- Issa Ministry of Justice University Street Riyadh 11137 Arabia Saudí Fax: + 966 1 401 1741 Tratamiento: Your Excellency / Excelencia Envíen también copia a la representación diplomática acreditada en su país. Inserten a continuación las correspondientes direcciones: Nombre Dirección 1 Dirección 2 Dirección 3 Fax Número de fax Correo-e. Dirección de correo electrónico Tratamiento Tratamiento Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha anteriormente indicada.

Fecha: 21 de febrero de 2012 ACCIÓN URGENTE A JUICIO MANIFESTANTE DEL “DÍA DE LA IRA” SAUDÍ Las autoridades saudíes no toleran, en general, las manifestaciones. Quienes intentan organizarlas o participar en ellas suelen ser recluidos en régimen de incomunicación, sin cargos y sin acceso a un tribunal ante el que impugnar la legalidad de su detención. Según informes, tras una manifestación contra la ofensiva militar israelí de la Franja de Gaza lanzada el 27 de diciembre de 2008, un portavoz del Ministerio del Interior hizo el 30 de diciembre de ese año el anuncio explícito de que las manifestaciones estaban prohibidas en Arabia Saudí. Tras manifestaciones celebradas a comienzos de marzo de 2011 en Al Qatif (véase AU 61/11, de 7 de marzo de 2011, MDE 23/005/2011) y en medio de informes sobre la convocatoria de nuevas manifestaciones para pedir reformas en Arabia Saudí, el Ministerio del Interior emitió el 5 de marzo de 2011 una declaración en la que confirmaba la prohibición de las manifestaciones en el país. Según esa declaración, las fuerzas de seguridad tomarían “todas las medidas necesarias” contra quienes intentaran alterar el orden. Al día siguiente, el Consejo de Ulemas (eruditos religiosos) hizo hincapié también en la prohibición de las manifestaciones en el país. Además de prohibirlas, advirtió contra el uso de manifestaciones o cualquier otro medio que, a su juicio, generara discordia y división en la sociedad, manifestando que no eran el medio adecuado para pedir reformas ni para dar consejos. El mismo día, el Consejo de la Shura (órgano consultivo nombrado por el rey) insistió en la importancia de proteger la seguridad del reino y no hacer caso de los llamamientos a organizar manifestaciones, sentadas y marchas, que consideraba incompatibles con los principios del derecho islámico. En Arabia Saudí, quienes critican al gobierno están expuestos a sufrir graves violaciones de derechos humanos a manos de las fuerzas de seguridad bajo el control del Ministerio del Interior. A menudo son recluidos en régimen de incomunicación, sin cargos ni juicio, o, a veces, en régimen de aislamiento, y se les impide consultar a abogados y acceder a los tribunales para impugnar la legalidad de su detención. Con frecuencia se utilizan la tortura u otros malos tratos para obtener confesiones de los detenidos, castigarlos por negarse a "arrepentirse" u obligarlos a comprometerse a no criticar al gobierno. La detención en régimen de incomunicación suele durar hasta que se obtiene una confesión, lo que puede suponer meses o, en ocasiones, años. Arabia Saudí es Estado Parte en la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, que prohíbe el uso de pruebas obtenidas mediante tortura u otros malos tratos. Su artículo 15 dispone: “Todo Estado Parte se asegurará de que ninguna declaración que se demuestre que ha sido hecha como resultado de tortura pueda ser invocada como prueba en ningún procedimiento, salvo en contra de una persona acusada de tortura como prueba de que se ha formulado la declaración”. Para más información, véanse los informes de Amnistía Internacional Arabia Saudí: Repression in the name of security, publicado el 1 de diciembre de 2011 (http://www.amnesty.org/en/library/info/MDE23/016/2011/en), y Arabia Saudí: Medidas represivas en nombre del antiterrorismo, publicado el 11 de septiembre de 2009 ( http://www.amnesty.org/es/library/info/MDE23/025/2009). Nombre: Khaled al-Johani Género: masculino AU: 59/12 Índice: 23/004/2012 Fecha de emisión: 21 de febrero de 2012

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE