Document - Kuwaiti arrested for tweeting about protests

title



AU: 184/11 Índice: MDE 17/001/2011 Kuwait Fecha: 15 de junio de 2011


ACCIÓN URGENTE

detenido un kuwaití por hablar en TwitTer de manifestaciones

Nasser Abul, kuwaití de 26 años, fue detenido el 7 de junio de 2011, acusado de insultar a las familias gobernantes de Bahréin y Arabia Saudí en su cuenta de Twitter. Afirma que fue torturado durante sus dos primeros días de detención. Es preso de conciencia, detenido únicamente por el ejercicio legítimo de su derecho a la libertad de expresión.

Nasser Abul, ciberactivista de 26 años, estaba utilizando Twitter principalmente para hablar en favor de las manifestaciones de Bahréin y otras partes de Oriente Medio. Fue detenido el 7 de junio de 2011, tras ser citado por teléfono por la policía de Seguridad del Estado para interrogarlo. Fue acusado de enviar por Twitter mensajes en los que se insultaba a las familias gobernantes de Bahréin y Arabia Saudí. No se le permitió ponerse en contacto con su familia ni, salvo durante 10 minutos durante una sesión de interrogatorio, con su abogado. Al final su madre pudo hablar con él cuatro días después de su detención. Nasser Abul se halla recluido en un centro de la policía de Seguridad del Estado.

El 12 de junio compareció ante la Fiscalía General, acusado de delitos contra la seguridad del Estado, como “dañar los intereses del país” y “cortar la relación política con países hermanos”. No se permitió asistir a la vista ni a su familia ni a su abogado. El 14 de junio lo llevaron a casa de su familia y la registraron, confiscándole el ordenador y el teléfono. Durante el registro, Nasser Abdul dijo a su madre que lo habían golpeado durante los dos primeros días de detención, insultado, amenazado y prohibido apagar la luz de su celda.

ESCRIBAN INMEDIATAMENTE, en árabe, en inglés o en su propio idioma:

  • Pidiendo a las autoridades kuwaitíes que dejen a Nasser Abul en libertad de inmediato y sin condiciones y retiren los cargos presentados contra él por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión, pues es preso de conciencia.

  • Instándolas a que garanticen que está protegido contra la tortura y otros malos tratos y tiene acceso a su familia, a un abogado de su elección y a los servicios médicos necesarios.

  • Señalando que la detención de Nasser Abul constituye un incumplimiento de la obligación internacional de Kuwait de hacer respetar la libertad de expresión, garantizada en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en el que Kuwait es Estado Parte.



ENVÍEN LOS LLAMAMIENTOS, ANTES DEL 27 DE JULIO DE 2011, A:

Emir de Kuwait

Amir of the State of Kuwait

His Highness Sheikh Sabah al-Ahmad al-Jaber Al Sabah

al-Diwan al-Amiri, al-Safat, Kuwait

Fax: +965 22430559

Correo-e: amirsoffice@da.gov.kw

Tratamiento: Your Highness / Alteza




Ministro de Justicia

His Excellency Mohammad Mohsen al-Afasi

Minister of Justice

Ministry of Justice

PO Box 6, al-Safat 1300, Kuwait

Fax: +965 2242257

Correo-e: info@moj.gov.kw

Tratamiento: Your Excellency / Excelencia



Copia a:

Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Chairperson

Parliamentary Human Rights Committee National Assembly

P.O. Box 716, al-Safat 13008, Kuwait

Fax: +965 2245 5806

Correo-e: ipu-grp@kna.kw (Asunto: FAO Chairperson of the Parliamentary Human Right Committee)


Envíen también copias a la representación diplomática acreditada en su país. Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha anteriormente indicada.

ACCIÓN URGENTE

detenido un kuwaití por hablar en Twiter de manifestaciones

Twitter es un sitio web que ofrece un servicio de red social y microblogging. Permite a sus usuarios enviar y leer mensajes llamados tweets. Los tweets son mensajes de texto de hasta 140 caracteres, que se muestran en la página de perfil de usuario.


Nasser Abul, ciberactivista, utilizaba Twitter para apoyar a los manifestantes de Bahréin.


Las manifestaciones de Bahréin en demanda de reformas comenzaron en febrero de 2011 y dieron lugar a la detención de al menos 500 personas, cuatro de las cuales han muerto bajo custodia en circunstancia poco claras. Decenas de las personas detenidas han sido sometidas a juicio ante tribunales militares, que en muchos casos las han declarado culpables e impuesto desde breves condenas de prisión hasta, en dos casos hasta ahora, la pena de muerte. Las autoridades bahreiníes impusieron el 15 de marzo un estado de excepción, conocido como Estado de Seguridad Nacional, que levantaron el 1 de junio.


El 12 de junio, un miembro de la familia gobernante de Bahréin, Sheikh Abdullah Mohammad bin Ahmad Al-Fatih Al-Khalifa, anunció que iba a demandar a Nasser Abul por difamar y calumniar a su familia.


Según informes, varios usuarios de Twitter de Kuwait han sido interrogados últimamente por la policía de Seguridad del Estado en relación con sus actividades y publicaciones en Internet.


En 2000, el Comité de Derechos Humanos de la ONU expresó “su inquietud por los límites impuestos a la libertad de expresión y de opinión en Kuwait, que no son admisibles según lo dispuesto en el párrafo 3 del artículo 19 [del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos]”. El Comité pidió a Kuwait que garantizara que toda persona puede disfrutar de sus derechos conforme al artículo 19 sin temor a sufrir hostigamiento. (Véanse los documentos de la ONU CCPR/CO/69/KWT y A/55/40 (Vol. I), párr. 488, de 27 de julio de 2000.) No obstante, la difamación y la calumnia siguen siendo delitos en la legislación kuwaití, como disponen los artículos 209 y 210 del Código Penal, castigados con una pena máxima de dos años de prisión.


El Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria manifestó en una opinión de 2008 que el uso de la legislación penal es particularmente inapropiado en caso de presunta difamación contra funcionarios públicos, pues se espera que éstos toleren más críticas que los ciudadanos corrientes.


Expertos en derechos humanos de la ONU afirman también que la presunta difamación de figuras públicas, como políticos, no debe tratarse como delito, pues es de esperar que las personas objeto de interés público toleren mejor las críticas que los ciudadanos particulares. También aseguran que la libertad de opinión y expresión comporta el derecho a criticar libremente a los políticos y otras personalidades públicas.


AU: 184/11 Índice: MDE 17/001/2011 Fecha de emisión: 15 de junio de 2011

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE