Document - Egypt: 200 families at risk from falling rocks



AU: 35/10 Índice: MDE 12/008/2010 Egipto Fecha: 16 de febrero de 2010


ACCIÓN URGENTE

RIESGO DE DESPRENDIMIENTOs DE rocas PARA 200 FAMILIAS

200 familias de Manshiyet Nasser, asentamiento informal del este de El Cairo, Egipto, podrían sufrir en cualquier momento lesiones graves o morir debido al alto riesgo de desprendimiento de rocas existente allí. Hasta ahora las autoridades no las han realojado.

Zamzam Mohamed Abdel Nabi, de 35 años; su esposo, Mohamed Hassan, de 40, panadero, y sus dos hijos, Alaay Husssein, son una de las alrededor de 200 familias de Manshiyet Nasser en situación de riesgo. Viven en pisos de alquiler en edificios de cinco plantas situados al final de la calle de Al Me’adessa, junto al promontorio rocoso de Al Muqattam. Sus viviendas se han construido al pie de éste, por lo que el riesgo de que caigan rocas sobre ellas es muy grande.

En 2009, expertos en geología contratados por la gobernación de El Cairo determinaron varias veces que esta parte de la calle de Al Me’adessa corría un peligro inminente. Sin embargo, no se ha evacuado a las familias a un lugar seguro, por lo que viven temiendo constantemente por su salud y su vida. No se les ha ofrecido alojamiento temporal ni otra vivienda. Ellas dicen que no tienen medios para mudarse a otro lugar, dado sus bajos ingresos y su dependencia de la economía informal existente en la zona y en el cercano casco antiguo de El Cairo. Trabajadores contratados por las autoridades han intentado estabilizar el promontorio, rompiendo algunas rocas, pero al hacerlo han caído piedras sobre las viviendas y, según informes, se han abierto grietas en las paredes de edificios vecinos. El 2 de enero de 2010, las familias presentaron una queja en la comisaría de policía de Manshiyet Nasser por el peligro que corrían. A lo largo de enero se quejaron también ante la gobernación de El Cairo y el Parlamento egipcio y organizaron varias sentadas para pedir su realojo en un lugar seguro, pero todo fue en vano.

El 11 de febrero de 2010, Amnistía Internacional presenció el desalojo forzoso de familias que vivían en la misma calle al ser demolidos tres edificios. Estos desalojos no respetaron las normas internacionales de derechos humanos sobre desalojos. Se desplegaron en la zona fuerzas de seguridad y se desalojó a las familias en el acto, sin haberlas avisado previamente. No se les había informado de la fecha del desalojo, y tuvieron que sacar de allí sus posesiones de inmediato. Tampoco se les consultó antes ni después del desalojo. Ese mismo día fueron realojadas en pisos de las viviendas de Suzanne Mubarak, en la zona mejorada de Al Duwayqa, en Manshiyet Nasser. No se les proporcionó ninguna documentación que les garantizara alguna seguridad de tenencia ni garantías de que no serán desalojadas de nuevo por la fuerza en el futuro. Según los habitantes de la zona, durante el desalojo a algunas familias no se les proporcionó otra vivienda. Asimismo, han explicado que algunas familias expresaron su preocupación por si la demolición de esos edificios podía afectar a la seguridad estructural de los restantes. Un hombre protestó, pero la policía lo amenazó, diciéndole que si no se callaba se iba a dictar una orden de detención contra él en aplicación de la legislación del estado de excepción.

ESCRIBAN INMEDIATAMENTE en árabe, en inglés o en su propio idioma:

  • Instando a la Gobernación de El Cairo a que proceda de inmediato a evacuar a las 200 familias de la calle de Al Me’adessa de la parte peligrosa de ésta y a realojarlas en otro lugar para garantizar su seguridad y a que organice consultas verdaderas con los habitantes de la zona para determinar lugares adecuados de realojo y garantizar que toda otra vivienda que se proporcione es adecuada.

  • Recordando a las autoridades su deber de proteger la vida y la salud de los habitantes de la calle de Al Me’adessa y su derecho a una vivienda adecuada, de ofrecerles información suficiente sobre el peligro que corren y las medidas adoptadas para asegurar las rocas de la zona y de consultar con ellos de manera adecuada para buscar soluciones apropiadas a su difícil situación.

  • Señalando que se debe iniciar con carácter prioritario un proceso efectivo de consulta con los habitantes de todas las zonas consideradas "no seguras" de Manshiyet Nasser y aplicar con prontitud las medidas necesarias para salvaguardar su vida y su seguridad, respetando las garantías contra el desalojo forzoso.

ENVÍEN LOS LLAMAMIENTOS ANTES DEL30 DE MARZO DE 2010 A:

Gobernador de El Cairo

Governor of Cairo

Dr. Abdel-Azim Morsi Wazir

7 Abdin square, Al Gomhoriya Street

Cairo, Egipto

Fax: +20223904620

Correo-e: Cairogov@Cairo.gov.eg

Tratamiento: Dear Governor / Señor Gobernador

Director del Fondo para la Urbanización de los Asentamientos Informales

Informal Settlement Development Fund Director

Ali El-Faramawy

2 Latin America Street, Garden City

Cairo, Egipto

Fax: +20222634000

Tratamiento: Dear Mr. Ali El-Farawamy / Señor Ali El-Farawamy




Envíen también copias a la representación diplomática de Egipto acreditada en su país. Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha anteriormente indicada.


acción URGENTe

RIESGO DE DESPRENDIMIENTOs DE rocas PARA 200 FAMILIAS

InformaCIÓN COMPLEMENTARIA

Desde 1997, los estudios geológicos realizados por organismos oficiales han determinado que la calle de Al Me’adessa es una zona peligrosa de Manshiyet Nasser. El 27 de diciembre de 2009, un comité de enumeración de la administración municipal de Manshiyet Nasser hizo un recuento de las familias residentes allí, procedimiento que suele realizarse para asignar otras viviendas a las personas desalojadas de las suyas. Sin embargo, las autoridades no consultaron con los habitantes de la zona sobre condiciones de realojo ni sobre su evacuación. Al día siguiente, unos obreros contratados por las autoridades locales comenzaron a estabilizar el promontorio rompiendo algunas rocas. La policía dijo a los habitantes que abandonaran la zona durante unos días o que firmaran unos documentos en los que se comprometían a evacuar los edificios, aparentemente para eximir de responsabilidad a las autoridades si caían rocas sobre ellos. Ellos se negaron a marcharse, pues no tenían dónde ir, pero los trabajos iniciados para intentar asegurar el promontorio continuaron y, según informes, causaron daños en algunas viviendas y otros edificios. El 2 de enero de 2010, las familias afectadas formalmente una queja en la comisaría de policía de Manshiyet Nasser por la amenaza constante de desprendimiento de rocas. La policía remitió el asunto a la administración municipal de Manshiyet Nasser, que envió ingenieros para evaluar el peligro para los edificios y decidir si debían hacerse reparaciones o demoler los edificios realojar a sus habitantes, conforme a la Ley de Edificación de 2008. Los ingenieros no tomaron ninguna decisión por razones que se desconocen. Las familias se quejaron entonces ante la Gobernación de El Cairo y el Parlamento egipcio y organizaron sentadas para pedir su realojo en un lugar seguro, pero todo fue en vano. Hubo un desprendimiento de rocas el 4 de febrero de 2010 o hacia esa fecha; afortunadamente no causó daños graves, pero sirvió para recordar una vez más el peligro que corren los habitantes de la zona.

Debido a la grave falta de viviendas asequibles, en Egipto millones de personas (alrededor de 12 en todo el país, según fuentes oficiales) tienen que vivir en asentamientos informales. Más de la mitad de ellas están en El Gran Cairo, donde 26 asentamientos informales han sido calificados oficialmente como "inseguros" por las autoridades egipcias debido a su ubicación en zonas rocosas o a otros factores. Uno de éstos es Manshiyet Nasser. Esta calificación como zonas “inseguras” se ha hecho en el contexto de un plan urbanístico de El Gran Cairo que deberá estar terminado para 2050 y según el cual todo Manshiyet Nasser se transformará en zonas ajardinadas y destinadas al alojamiento turístico.

En septiembre de 2008, un desprendimiento de tierras en la zona de Al Duwayqa de Manshiyet Nasser mató al menos a 119 personas e hirió a 55, según la investigación de la Fiscalía. Con ayuda de geólogos, las autoridades identificaron 14 zonas inseguras dentro del asentamiento informal de Manshiyet Nasser, donde viven alrededor de un millón de personas. Tras el desprendimiento de 2008 se han sucedido los desalojos. No se respetan las garantías contra el desalojo forzado. Las autoridades no mantienen conversaciones ni consultas con los habitantes de las zonas afectadas, ni siguiera cuando se identifican como zonas inseguras mucho antes de su desalojo, y no les notifican la fecha de éste con antelación. Muchas personas denuncian que continúan viviendo en peligro y no se les consulta sobre cómo encontrar una solución ni en su realojo. La demolición de casas en sus barrios pone aún más en peligro las suyas. Los habitantes de la zona temen que las autoridades derriben sus hogares y los trasladen, sin consultar con ellos, a Al Nahda, nueva zona urbana situada unos 30 kilómetros al noreste de El Cairo y lejos de sus medios de vida y sus redes sociales. Hasta ahora, las personas desalojadas de Manshiyet Nasser han sido realojadas en las cercanas viviendas de Suzanne Mubarak, pero ya no hay casi espacio allí: según la gobernación de El Cairo, al final de 2009 habían sido realojadas allí alrededor de 4.000 familias. Algunas de las familias desalojadas se han quedado sin hogar. A las que se ha proporcionado alojamiento no se les ha garantizado la seguridad de tenencia en su nuevo lugar de residencia.

El 29 de diciembre de 2009 se dictó acta de procesamiento contra un vicegobernador de El Cairo y siete funcionarios más de la administración municipal de Manshiyet Nasser por homicidio y lesiones involuntarios en relación con el desprendimiento de tierras de Al Duwayqa de septiembre de 2008. La próxima sesión de su juicio, ante el Tribunal de Delitos Menores de Manshiyet, comenzará el 10 de marzo de 2010.

AU: 35/10 Índice: MDE 12/008/2010 Fecha de emisión: 16 de febrero de 2010

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE