Document - Bahrain: Open Letter to the Shura Council Joint Letter by Amnesty International and ARTICLE 19

Amnistía Internacional


Carta abierta


Índice AI: MDE 11/001/2006 (Público)

Servicio de Noticias 153/06

15 de junio de 2006

http://web.amnesty.org/library/Index/ESLMDE110012006


Bahrein: Carta abierta al Consejo Consultivo


Carta conjunta de Amnistía Internacional y ARTICLE 19




Dr. Faisal Radhi Almousawi

Presidente del Consejo Consultivo

Bahrein


15 de junio de 2006


Las propuestas de reforma del Decreto 18 de 1973 sobre Reuniones, Procesiones y Concentraciones Públicas (“Código de Reuniones de Bahrein”)


Señor Presidente del Consejo Consultivo:


Amnistía Internacional y ARTICLE 19 toman nota, acogiéndolo con gran satisfacción, del compromiso contraído por el Estado de Bahrein el 25 de abril de 2006, cuando, en el marco de su designación para el recién creado Consejo de Derechos Humanos de la ONU, prometió proteger y hacer valer los derechos humanos. Felicitamos al Estado de Bahrein por su elección como miembro del Consejo durante un año y aprovechamos la ocasión para señalar que es por ello de especial importancia que cumpla las más estrictas normas en la promoción y protección de los derechos humanos y coopere plenamente con el Consejo.


A este respecto, nos preocupa la noticia de que, desde la elección de Bahrein como miembro del Consejo, la Cámara de Representantes ha aprobado diversas propuestas de reforma del Decreto 18 de 1973 sobre Reuniones, Procesiones y Concentraciones Públicas (en adelante, “Código de Reuniones”) y ha remitido el nuevo texto al Consejo Consultivo. Algunas de estas propuestas, así como ciertas disposiciones del decreto original de 1973 que se han conservado en el nuevo texto, constituyen un impedimento para la realización plena de derechos humanos fundamentales proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, como el derecho a la libertad de expresión y reunión. Tememos que estas restricciones, si se aplican, constituyan un grave incumplimiento de la obligación internacional de Bahrein de hacer valer el derecho a la libertad de expresión y asociación, especialmente si se tienen en cuenta el paso dado por Bahrein al ratificar el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el hecho de que el gobierno bahreiní haya reiterado su adhesión a tal obligación en sus compromisos con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.


Amnistía Internacional y ARTICLE 19 temen que, tal como se halla redactado ahora, el proyecto de código permita las violaciones del derecho a la libertad de expresión y asociación y a la intimidad. Por consiguiente, ambas organización le instan, señor presidente del Consejo Consultivo, a iniciar un examen exhaustivo del nuevo proyecto de Código de Reuniones teniendo en cuenta las observaciones siguientes:


La definición de “reunión pública” es demasiado amplia y puede utilizarse de manera indebida


Según el artículo 8, se considera “reunión pública” toda aquella “celebrada en un lugar público o privado, en la que participen personas sin invitación personal”.


Las reuniones celebradas en privado o en que participen un pequeño número de personas no deben estar sujetas al requisito de su notificación oficial previa. Amnistía Internacional y ARTICLE 19 temen que la amplia definición de “reunión pública” de este artículo y la autoridad que confiere al jefe de los servicios de seguridad pública para determinar si una determinada reunión es privada o no van más allá del requisito legítimo del orden público y la seguridad y otorgan a las autoridades poderes excesivos para vigilar y controlar las actividades pacíficas.


Ambas organizaciones creen que el sistema de notificación previa en el caso de las reuniones pequeñas es una medida innecesaria e intimidante, que puede hacer pensar que el Estado vigila todas las reuniones de personas. Por consiguiente, le pedimos, señor presidente del Consejo Consultivo, que ejerza presión para que se reforme el artículo 8 de manera que sólo las reuniones públicas en gran escala tengan que cumplir el requisito de la notificación previa.


Las penas son excesivas y desproporcionas en el caso de la conducta relacionada con el uso de la palabra


Amnistía Internacional y ARTICLE 19 consideran que imponer penas, incluso de prisión, por conductas relacionadas con el uso de la palabra en situaciones en que no hay ninguna amenaza de violencia ni incitación a la violencia ni al odio es incompatible con el derecho internacional. Tales medidas tienen un grave efecto inhibidor de la libertad de expresión y reunión, al disuadir de participar en formas legítimas de expresión del pensamiento y en la vida pública por temor a las penas.


Le instamos, señor presidente del Consejo Consultivo, a que, junto con los demás miembros de éste, se oponga a la imposición de penas de prisión por organizar una reunión pública o participar en ella en aplicación del artículo 13.


Asimismo, consideramos que la imposición de severas penas por no notificar previamente una reunión resulta particularmente inapropiada en el caso de los participantes. Éstos raras veces están en condiciones de confirmar o no si el procedimiento de notificación se ha cumplido debidamente, y tampoco es apropiado imponerles a ellos tal obligación. Por tanto, pedimos que se eliminen los artículos 13.a y 13.b.


La libertad de asociación pertenece a todas las personas, no sólo a los ciudadanos


En todos los tratados internacionales básicos de derechos humanos se establece explícitamente que los derechos humanos asisten a todas las personas que se encuentren en la jurisdicción de un país, no sólo a sus ciudadanos, y que estos derechos deben protegerse sin discriminación. Negar derechos civiles básicos concretos es inadmisible, por lo que pedimos que se elimine del nuevo proyecto de Código de Reuniones el artículo 10.a, que figuraba ya en el texto original


La prohibición de las manifestaciones con fines electorales es injustificable


La capacidad de las personas de expresar su apoyo a los candidatos en unas elecciones es un derecho inalienable, dimanante de los principios fundamentales de la democracia. Consideramos que esta prohibición es injustificable e instamos al Consejo Consultivo a que pida la eliminación del articulo 10.b, que figuraba ya en el texto original y se conserva en el nuevo proyecto de Código de Reuniones.


El derecho de asociación no sólo es un importante derecho político y civil en sí mismo, sino que también resulta esencial para la debida aplicación del derecho a la libertad de expresión. Amnistía Internacional y ARTICLE 19 hacen hincapié en que el derecho a la libertad de expresión es un derecho humano fundamental, que sirve de base a la realización de otros derechos humanos y a la participación plena en la vida pública. Por tanto, le instamos, señor presidente del Consejo Consultivo, a que, junto con los demás miembros de éste, examine nuestros motivos de preocupación sobre estos asuntos y ejerza presión para que se realicen los mencionado cambios en el proyecto de código ante de que el Consejo Consultivo proceda a ratificarlo.


Esperando su respuesta en relación con estos asuntos, le saludan atentamente


Agnes Callamard

Directora ejecutiva de ARTICLE 19 Global Campaign for Free Expression



Malcolm Smart

Director del Programa de Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional




Copias a: Ministro de Estado de Asuntos Parlamentarios: Majid bin Mohsin al-‘Alawi

Ministro de Trabajo: Dr. Abdulaziz Al-Faadhel





How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE