Document - Bahrain: Amnesty International appeals for immediate release of prisoners of conscience following mass arrests

Servicio de Noticias 16/96

ÍNDICE AI: MDE 11/01/96

29 DE ENERO DE 1996


BAHREIN: AMNISTÍA INTERNACIONAL DIRIGE UN LLAMAMIENTO EN FAVOR DE LA LIBERACIÓN INMEDIATA DE LOS PRESOS DE CONCIENCIA DESPUÉS DE LAS DETENCIONES MASIVAS PRODUCIDAS


Después de las detenciones masivas practicadas tras los nuevos enfrentamientos ocurridos este mes entre manifestantes y las fuerzas de seguridad en Bahrein, Amnistía Internacional pidió la semana pasada al gobierno que libere inmediatamente a todas las personas encarceladas por manifestarse pacíficamente.


«Es indignante que estos manifestantes hayan sido detenidos simplemente por expresar sus opiniones políticas», ha dicho Amnistía Internacional.


En una carta dirigida al gobierno de Bahrein el 23 de enero, Amnistía Internacional pidió urgentemente garantías de que todos los detenidos estaban siendo tratados humanamente y que les permitían las visitas de sus familiares, abogados y médicos, en caso de precisar atención médica. La organización también solicitó información sobre los detenidos políticos, como los cargos formulados contra las personas acusadas de delitos tipificados en el Código Penal, con garantías de que recibirán un juicio justo en un plazo razonable de tiempo, de acuerdo con las normas internacionales.


Los informes sobre las detenciones en masa se recibieron después de los nuevos enfrentamientos ocurridos a comienzos de mes en muchas zonas, entre ellas Bani Jamra, SItra, Jiddhafs y al Sanabes. Los manifestantes protestaban contra el cierre por las fuerzas de seguridad de varias mezquitas en las que destacados clérigos chiitas habían pedido al gobierno que restaurara los derechos democráticos. En algunos casos, se retuvo a familiares de personas buscadas como forma de coaccionarlas para que se entregaran.


El 28 de enero, el gobierno dijo que había detenido a 180 personas en relación con los disturbios de ese mes, mientras que los grupos de la oposición y los abogados dijeron que podían ser hasta dos mil, la mayoría aprehendidos en sus casas en redadas realizadas de madrugada o en la calle en puestos de control. Al parecer, todos están detenidos en régimen de incomunicación.


Entre las personas detenidas hay ocho clérigos y dirigentes chiitas que según el gobierno serán juzgados por «instigar y organizar la violencia». Estas ocho personas, que ya habían sido detenidos en los disturbios producidos el año pasado y liberados en septiembre de 1995, son: jeque Abd al Amir al Jamri, jeque Hussein el Deihi, jeque Ali bin Ahmed al Jeddhafsi, jeque Ali Ashour, jeque Hassan Sultan, Sayyed Ibrahim Adnan al Alawi y Hussein Meshema’a. El 22 de enero también se detuvo a Salah Abdallah Ahmed al Khawaja, al que se había liberado una semana antes después de cumplir una condena de siete años por oposición política.


INFORMACIÓN GENERAL


Además de los detenidos arrestados recientemente, continúa habiendo unas 600 personas detenidas desde los disturbios del año pasado iniciados en diciembre de 1994. En enero de 1995, se produjeron fuertes enfrentamientos cuando el gobierno expulsó a siete dirigentes chiitas que habían solicitado la restauración del Parlamento y otros derechos democráticos. Al menos murieron doce manifestantes, y centenares de personas estuvieron detenidas en régimen de incomunicación durante periodos variables. Hay constancia de que dos detenidos murieron bajo custodia. La mayoría de las personas detenidas no han sido acusadas ni procesadas. Algunas han sido juzgadas y una, Issa Qambar, fue condenado a muerte en un juicio que carecía de garantías.


Las protestas se reanudaron en octubre de 1995 con peticiones para que se liberara a todos los detenidos. Fueron aumentando de sentadas en colegios y mezquitas a enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Entre los seiscientos detenidos hay alumnos y escolares de hasta siete años, algunos de los cuales fueron liberados después de una semana de detención sin acceso a sus familiares o abogados.


Amnistía Internacional siente preocupación debido a que los detenidos continúan recluidos en régimen de incomunicación y pueden ser torturados. La organización también siente preocupación debido a que los juicios en el Tribunal de Seguridad del Estado, que ha procesados a muchos acusados, son injustos.


La organización ha escrito reiteradas veces al gobierno de Bahrein pidiendo permiso para que una delegación de investigación visite el país y se reúna con altos cargos. Hasta la fecha no ha habido respuesta afirmativa.


Las preocupaciones y recomendaciones de Amnistía Internacional se han detallado en un informe publicado en septiembre de 1995 titulado Bahrain: A human rights crisis, que se ocupaba de los disturbios producidos entre diciembre de 1994 y abril de 1995.


How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE