Document - 1998 United Nations Commission on Human Rights: Standing up for the victims?

ÍNDICE AI: IOR 41/04/98/sServicio de Noticias 38/98



EMBARGADO HASTA LAS 11.00 HRS GMT DEL 12 DE MARZO DE 1998


PERIODO DE SESIONES DE 1998 DE LA COMISIÓN

DE DERECHOS HUMANOS DE LA ONU


¿EN DEFENSA DE LAS VÍCTIMAS?



GINEBRA -- En el año que se conmemora el 50 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas debe tomar sus decisiones centrándose en las víctimas de violaciones de derechos humanos, según ha afirmado hoy Amnistía Internacional en una conferencia de prensa.


«Las necesidades de las víctimas de abusos contra los derechos humanos son las que deben guiar las deliberaciones de la Comisión», ha declarado Nicholas Howen, director del Programa de Asesoría Legal y Relación con Organizaciones Internacionales de Amnistía Internacional. «Sin embargo, los gobiernos parecen dispuestos a pasar por alto algunas graves situaciones de derechos humanos. Para las víctimas, en este aniversario habrá muy poco que celebrar.»


La decisión de la Unión Europea de no apoyar ninguna resolución sobre el expediente de derechos humanos de China ya ha arrojado sombras sobre la Comisión, al inclinarla en favor de sostener un diálogo con China entre bambalinas. Este diálogo no debe suplantar el examen del expediente de derechos humanos de China. Amnistía Internacional opina que las conversaciones entre Estados no deben suplantar la función de la Comisión de enfrentarse a los gobiernos que violan los derechos humanos.


«La decisión de no someter a examen el expediente de derechos humanos de China en la Comisión tiene más que ver con las diferencias políticas de los Estados miembros de la UE y con la existencia de un lucrativo mercado que con una mejora real de la situación de derechos humanos», ha afirmado Howen.


«Los gobiernos también parecen dispuestos a pasar por alto una vez más seis años de atrocidades de derechos humanos en Argelia. No hay ningún otro país en el que se cometan tales abusos contra los derechos humanos que no esté sometido a la vigilancia, y aún menos a las medidas, de la comunidad internacional».


Se estima que unos 80.000 hombres, mujeres y niños han muerto desde que se inició el conflicto, en 1992. Miles de personas han sido apuñaladas hasta morir, han sido torturadas o han «desaparecido». Las fuerzas de seguridad, las milicias armadas por el Estado y los grupos islámicos han sido los responsables de estos abusos contra los derechos humanos.


El Secretario General de la ONU, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos y otros altos funcionarios de las Naciones Unidas han expresado su preocupación por esta tragedia de derechos humanos sin que ello haya generado medidas concretas.


La gravedad de la situación de derechos humanos en Argelia exige que se lleve a cabo una investigación internacional sobre la responsabilidad de los homicidios y otros graves abusos. Amnistía Internacional pide a la Comisión que desempeñe su función y designe un Relator Especial para Argelia, cuya prioridad inmediata sería ─apoyado por los mecanismos temáticos de la Comisión y por otros expertos técnicos─ llevar a cabo una investigación sobre el terreno acerca de las matanzas y demás abusos, informar urgentemente a la Comisión y formular recomendaciones para posteriores acciones.

«¿Por qué la Comisión permanece callada ante estos horrores? ¿Cuántas más muertes y mutilaciones necesita para actuar?», se pregunta Howen. «Es inconcebible que la Comisión, el principal vigilante de los derechos humanos con que cuenta la ONU, vuelva la espalda año tras año ante la situación de Argelia.»


«El silencio no es una opción posible para la Comisión. En este año del 50 aniversario, debe actuar de forma decisiva para proteger los derechos humanos de los argelinos si no quiere arriesgarse a no estar a la altura de los problemas del mundo real.»


En el periodo de sesiones de la Comisión, que se prolongará del 16 de marzo al 24 de abril, la organización planteará los casos de países en los que existe una pauta de violaciones de derechos humanos sistemáticas, persistentes y graves. Aunque se centrará especialmente en Arabia Saudita, Argelia, Camboya, Colombia, Kenia y Turquía, Amnistía Internacional también planteará los casos de otros países en los que se cometen graves violaciones de derechos humanos.



INFORMACIÓN GENERAL SOBRE LOS PAÍSES


Arabia Saudita


En Arabia Saudita se detiene a cientos de personas por motivos políticos. La tortura y los malos tratos son generalizados. Las ejecuciones son habituales y se llevan a cabo vulnerando totalmente las salvaguardias más básicas de derechos humanos. La flagelación y la amputación se imponen como castigo para ciertos delitos. Las mujeres son objeto de violaciones de derechos humanos a causa de su género, bien debido a la existencia de leyes discriminatorias o en virtud de actitudes y prácticas igualmente discriminatorias. La Comisión examina el caso de Arabia Saudita con arreglo el llamado «procedimiento 1.503» confidencial, pero esto no ha tenido como consecuencia ninguna mejora significativa en la situación general de derechos humanos.


Argelia


Se estima que unas 80.000 personas han muerto desde el comienzo del conflicto, en 1992. Sólo en los últimos meses, unos dos mil hombres, mujeres y niños han muerto o han resultado heridos. La población civil está cada vez más atrapada en una espiral de violencia. Grupos armados que se autodenominan «islámicos» han matado a miles de civiles, a menudo con indescriptible brutalidad. Las violaciones de derechos humanos perpetradas por las fuerzas de seguridad argelinas han ido en aumento, incluida entre ellas la ejecución extrajudicial de individuos y grupos. Otras víctimas de las fuerzas de seguridad han muerto bajo custodia o torturadas, y muchas sencillamente han «desaparecido» tras ser arrestadas.


Camboya


A pesar de las grandes inversiones realizadas para reconstruir las instituciones camboyanas tras años de guerra civil, los avances logrados se han visto mermados por la falta de protección de los derechos humanos por el real gobierno de Camboya. El Representante Especial de la ONU ha dicho que el clima de impunidad del país hace concebir serias dudas sobre la limpieza de las próximas elecciones. No ha habido ninguna investigación seria sobre la presunta complicidad oficial en un atentado con granadas perpetrado el 30 de marzo de 1997 contra una marcha pacífica de protesta, en el que murieron 16 personas y resultaron heridas otras cien. No se han investigado adecuadamente al menos 43 homicidios por motivos políticos de personas vinculadas a la oposición tras el golpe de julio de 1997.



Colombia


La crisis de derechos humanos en Colombia continúa deteriorándose, con ejecuciones extrajudiciales, «desapariciones» y torturas generalizadas. Aunque el número de violaciones directamente atribuibles a las fuerzas armadas ha descendido, paralelamente han aumentado los abusos cometidos por grupos paramilitares que actúan con su respaldo tácito o activo. Los grupos armados de oposición continúan perpetrando numerosas violaciones del derecho internacional humanitario. Los defensores de los derechos humanos son hostigados, intimidados y agredidos violentamente, y al menos 10 de ellos han muerto en 1997. Se ha avanzado muy poco en la identificación y el enjuiciamiento de los responsables de estas muertes.


Kenia


La violenta represión del gobierno a mediados de 1997 contra activistas en favor de la democracia produjo al menos 13 muertes y brutales ataques de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes pacíficos. En los últimos años, la policía y las fuerzas de seguridad han torturado o matado a cientos de keniatas. Se han generalizado los arrestos arbitrarios y hay más de 700 presos condenados a muerte. Se ha detenido a defensores de los derechos humanos por sus actividades no violentas y algunos han sido torturados bajo custodia. Este año, más de un centenar personas han resultado muertas y miles han huido de sus hogares en el valle del Rift, a causa de una oleada de violencia que parece instigada por razones políticas.


Turquía


La tortura de hombres, mujeres y niños continúa siendo una práctica generalizada en toda Turquía, y se han producido casos de «desapariciones» y muertes bajo custodia policial. Hay frecuentes informes de tortura mediante descargas eléctricas y de torturas sexuales. Las fuerzas de seguridad también han matado injustificadamente a presuntos miembros o simpatizantes de grupos armados de oposición, especialmente en el sureste del país. Durante 1997, las autoridades arrestaron a sindicalistas, periodistas, estudiantes y otros manifestantes pacíficos, y muchos presos políticos continúan encarcelados tras juicios que no reunieron las más mínimas garantías. Los miembros de una minoría religiosa cumplen largas condenas, al parecer por haber aparecido en público con turbantes y mantos.




Si desean recibir un ejemplar del informe de AI UN Commission on Human Rights -- Building on past achievements o concertar una entrevista, pónganse en contacto con:


Mark Ogle, encargado de prensa:Tel: (+41) 22 798 2500

Móvil: (+44) 468 670 247

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE