Document - AI News Release: Human rights violations in Bosnia-Herzegovina and Kosovo







Índice AI: EUR 63/02/92/s

Distr: SC/PO


00:01 Hrs. GMT

del viernes 23 de octubre de 1992




VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS EN BOSNIA-HERZEGOVINA Y KOSOVO


Amnistía Internacional ha dicho hoy que en Bosnia-Herzegovina, territorio desgarrado por la guerra, se siguen perpetrando violaciones de derechos humanos. Asimismo, la organización mundial ha advertido que en otros lugares de la extinta Yugoslavia, como la provincia de Kosovo, se puede crear otra situación de grave crisis en los derechos humanos.

Amnistía Internacional envió un equipo de investigación para entrevistar a la multitud de refugiados que habían huido de las matanzas, palizas y detenciones en Bosnia-Herzegovina, o que habían sido expulsados de la región. Los entrevistados proporcionaron a la organización de derechos humanos informes de primera mano con todo tipo de detalles que ahora se añaden al cúmulo de informaciones de los medios de comunicación sobre los malos tratos en los campos de detención y las matanzas perpetradas por las fuerzas serbias, así como nuevos informes sobre violaciones cometidas contra los serbios.

En el informe hecho público hoy por la organización los jóvenes narran cómo han visto matar a tiros a sus padres, los habitantes de varios pueblos relatan el modo en que los cercaron y encerraron en estadios deportivos, sótanos y trenes, y personas que estuvieron detenidas recuerdan los salvajes apaleamientos de que fueron objeto.

Amnistía Internacional ha afirmado: "A causa de la guerra ha sido muy difícil conseguir información directa de testigos y pruebas que corroborasen lo que ha estado ocurriendo en Bosnia-Herzegovina. Disponemos de información

detallada sobre muchos más incidentes que no hemos podido verificar. Posiblemente nadie podrá conocer jamás el alcance total de las violaciones de derechos humanos cometidas, pero sí sabemos que han sido terribles y que hay que poner fin a esa situación ya".

Amnistía Internacional sigue recibiendo nuevos informes que documentan las continuas violaciones en Bosnia-Herzegovina. Pero además, en la organización aumenta el sentimiento de inquietud por los informes que llegan a diario sobre la represión, las detenciones y palizas en la provincia de Kosovo cometidas por las fuerzas de seguridad, integradas en su mayor parte por serbios, contra la población de origen mayoritariamente albanés, que ha problamado república a Kosovo y que se niega a reconocer la autoridad serbia.

Amnistía Internacional ha advertido que las tensiones registradas en la provincia de Kosovo entre los serbios y la población de origen albanés pueden degenerar en una catastrófica situación de violencia interétnica como la ya registrada en Bosnia-Herzegovina.

El informe hecho público hoy incluye relatos detallados y auténticos sobre las experiencias de refugiados en campos de prisioneros, así como informes de testigos presenciales sobre el homicidio premeditado de musulmanes en Bosnia-Herzegovina.

Una muchacha de 15 años relató a Amnistía Internacional cómo vio a su padre convertirse en uno de los al menos 83 musulmanes a los que se dio muerte en un pueblo. Ella y su hermana pudieron ver a unos combatientes serbios disparar contra su padre y unos vecinos, que intentaban escapar, y cómo luego los traían de vuelta encañonados por la espalda.

La muchacha afirmó: "Él nos dijo que no tuviéramos miedo, que no iba a pasar nada". Momentos después lo mataron a tiros y abrieron fuego contra ella y su hermana, que huyeron corriendo a su casa. Después, los hombres continuaron disparando a través de las ventanas. "Dispararon tanto -dijo la muchacha- que cuando cesó el fuego pensaron que nos habían matado".

Según los informes, a otras muchas personas las han matado en campos de detención, donde las condiciones de subsistencia de todos los detenidos a menudo son muy precarias. Los presos son objeto de frecuentes y duras palizas, la alimentación que se les proporciona es escasa y, según parece, los detenidos se ven sometidos habitualmente a las humillaciones de sus guardas. A un sacerdote católico, cuyo caso se detalla en el informe, le propinaron golpes y patadas antes incluso de llegar al centro de detención, y una vez allí, lo apalearon hasta que perdió el conocimiento, dejándole contusionado de la cabeza a los pies.

Amnistía Internacional ha dicho: "Por desgracia, la información de nuestro documento refleja sólo una parte del conjunto de la situación. Todavía estamos investigando informes sobre violaciones de mujeres que estaban detenidas y sobre los nuevos incidentes de los que cada semana recibimos noticia".

"Entretanto, la situación en Kosovo va de mal en peor mientras los ojos del mundo están atentos sólo a lo que ocurre en Bosnia-Herzegovina. Los derechos humanos están siendo gravemente violados en ambas regiones".

"La situación en la extinta Yugoslavia es trágica. Todo el que pueda debería adopatar medidas para poner fin a la violación de los derechos humanos que contribuye a esa tragedia".











NO PUBLICAR ANTES DE LAS 00:01 HRS GMT DEL VIERNES 23 DE OCTUBRE DE 1992

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE