Document - Turkey: Amnesty International urges Turkish Parliament to halt deterioration in human rights


Servicio de Noticias 136/95




ÍNDICE AI: EUR 44/82/95/s

26 DE JULIO DE 1995



TURQUÍA: AMNISTÍA INTERNACIONAL EXHORTA AL PARLAMENTO TURCO A QUE FRENE EL DETERIORO DE LA SITUACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS



Amnistía Internacional declaró hoy que el gobierno turco debería actuar ahora para poner fin al deterioro de la situación en que se encuentran los derechos humanos en el país.


El 23 de julio, el parlamento turco aprobó una serie de reformas a la constitución de Turquía. Ninguno de los 12 cambios aprobados, a los que se ha dado profusa publicidad, aborda los problemas fundamentales de derechos humanos en Turquía.


La organización de derechos humanos ha expresado hoy «su decepción porque los recientes cambios en la constitución no tratan los problemas fundamentales de la situación de los derechos humanos, a pesar de las solemnes promesas de atajar el desastroso historial de este país en esa materia».


Mientras aumentan el número de presos de conciencia, las muertes bajo custodia como consecuencia de torturas y las «desapariciones», el parlamento turco se ha felicitado por reformas como la reducción de la mayoría de edad y el cambio del calendario parlamentario.


Amnistía Internacional ha hecho campaña durante años en favor de tres cambios legislativos básicos que contribuirían a adaptar la situación de Turquía a las normas internacionales y a proporcionar salvaguardias contra las violaciones más graves.


La organización ha declarado que «el parlamento turco debería hacer tres sencillos cambios en el código penal que podrían ayudar a proteger a los ciudadanos turcos contra la tortura, las «desapariciones» y el encarcelamiento por expresar opiniones pacíficas.»


* abolir o modificar los artículos del código penal que se aplican para encarcelar a personas por motivos de conciencia;

* extender a todos los detenidos el derecho a un abogado y a ver a la familia;

* reducir el periodo máximo de custodia policial.


Actualmente hay decenas de personas encarceladas o amenazadas con periodos de hasta cinco años de cárcel por expresar opiniones pacíficas, en aplicación del artículo 8 de la Ley Antiterrorista, que prohíbe cualquier declaración considerada dañina para el estado unitario turco.


Mehdi Zana, ex alcalde de Diyarbakır, cumple actualmente una condena de 12 años en virtud del artículo 8 por varias declaraciones, entre ellas un discurso que pronunció ante el Sub-Comité de Derechos Humanos del Parlamento Europeo.


Tales condenas violan el artículo 10 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales del que Turquía es parte.


En 1994 hubo al menos 29 muertes bajo custodia como consecuencia de torturas, y dos muertes bajo custodia en circunstancias sospechosas. Sinan Demirbaş murió el 21 de julio después de 13 días de interrogatorio en régimen de incomunicación en la comisaría de Elazig, por presunta evasión del servicio militar. Su padre afirmó haber visto quemaduras de cigarrillos en los brazos de su hijo. La policía alega que Sinan Demirbas murió tras golpearse la cabeza contra las paredes de su celda y caerse por las escaleras en el hospital al que se le había llevado cuatro días antes de su muerte.


Amnistía Internacional cree que su muerte se podía haber evitado si se hubiera permitido el acceso a un abogado y la pronta comparecencia de los detenidos ante un juez, tal y como estipula el artículo 5 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE