Document - Former Yugoslavia: AI appeals to Goverment representatives to finally resolve the issue of missing persons

Servicio de Noticias 057/99

ÍNDICE AI: EUR 05/01/99/s

24 DE MARZO DE 1999



DECLARACIÓN PÚBLICA


EX YUGOSLAVIA


AMNISTÍA INTERNACIONAL PIDE A LOS REPRESENTANTES GUBERNAMENTALES QUE RESUELVAN DE UNA VEZ

EL PROBLEMA DE LOS DESAPARECIDOS



Los próximos días 24 a 26 de marzo se reunirán altos cargos de los gobiernos de Bosnia y Herzegovina, Croacia y de la República Federativa de Yugoslavia para estudiar el enorme número de casos pendientes de personas que siguen en paradero desconocido a consecuencia de los conflictos armados que sufrió la región entre 1991 y 1995. La reunión se celebrará en Amsterdam, bajo los auspicios de la Comisión Internacional para Personas Desaparecidas.


Amnistía Internacional ha pedido a estos representantes y a sus respectivos gobiernos que asuman su responsabilidad y faciliten a los familiares de las más de 20.000 personas desaparecidas información sobre la suerte y el paradero de sus seres queridos.


La atención mundial se ha desviado de la región tras la firma del acuerdo de paz para Bosnia y Herzegovina y la restitución al gobierno croata de territorios que estaban en poder de los serbios, al mismo tiempo que el estallido del conflicto armado en la provincia de Kosovo provoca una oleada de denuncias sobre graves abusos contra los derechos humanos. Así, los casos no resueltos de las personas que desaparecieron entre 1991 y 1995 corren el riesgo de convertirse en una estadística más de la guerra.


Pero los familiares de esas personas no pueden reconstruir su vida y asumir lo sucedido en esos años hasta que averigüen qué les ha ocurrido a sus seres queridos. Al mismo tiempo, no debe permitirse que los autores de «desapariciones» y de homicidios deliberados y arbitrarios gocen de impunidad por las violaciones de derechos humanos que han cometido, pues alentaría a otros a que repitan estos crímenes.


Los responsables de los gobiernos tienen el deber moral y legal de interrumpir su regateo político y utilizar sus conocimientos y su autoridad para resolver el problema.


Por otra parte, en el contexto de la posguerra, las «desapariciones» no resueltas, legado del conflicto armado, constituyen un grave impedimento para los procesos de normalización y de reconciliación, así como para el desarrollo de una cultura de respeto a los derechos humanos más fundamentales.


La creencia más general es que la mayor parte de las personas desaparecidas en los conflictos de Croacia y Bosnia y Herzegovina han fallecido. Resulta probable que muchas de ellas fueran víctimas de homicidios deliberados y enterradas en las fosas comunes que existen en todo el país.


En Bosnia y Herzegovina, la mejora de la cooperación entre las tres comisiones sobre desaparecidos durante el pasado año ha desembocado en un significativo aumento de las exhumaciones de dichas fosas comunes, superando las divisiones étnicas del país. Sin embargo, el trabajo que queda por hacer y las dificultades para la identificación de los cadáveres siguen siendo de proporciones enormes.


En cambio, pocos han sido los avances alcanzados en las negociaciones entre los representantes de los gobiernos de Croacia y de la República Federativa de Yugoslavia sobre la cuestión de los desaparecidos, pese a que muchos de los casos aún no resueltos se refieren a personas que «desaparecieron» en 1991. Sigue sin esclarecerse la suerte de los cientos de serbo-croatas que desaparecieron tras las ofensivas «Relámpago» y «Tormenta» lanzadas por las fuerzas de seguridad croatas en 1995.


En vísperas de la reunión de Amsterdam, Amnistía Internacional ha pedido al representante croata que aplique las recomendaciones relativas a las «desapariciones» que la organización formuló al gobierno croata en agosto de 1998, con motivo del tercer aniversario de la ofensiva «Tormenta».


De forma similar, Amnistía Internacional se ha puesto en contacto con el representante de la República Federativa de Yugoslavia para que preste atención, con carácter urgente, a la suerte corrida por más de mil croatas que siguen en paradero desconocido.


Para que se haga justicia a las víctimas de las «desapariciones» y a sus familias, Amnistía Internacional ha pedido una vez más al gobierno de la República Federativa de Yugoslavia que transfiera a la custodia del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia a los tres ciudadanos yugoslavos contra quienes se ha dictado acta de acusación formal por el secuestro de unas 260 personas desarmadas del hospital de Vukovar, perpetrado en noviembre de 1991.


Información general


Amnistía Internacional lleva muchos años informando y actuando en favor de las miles de personas que desaparecieron a manos de las fuerzas de seguridad o de los grupos armados en la ex Yugoslavia a causa de su origen étnico o nacional, sexo, opiniones políticas, filiación personal o de los cargos que ocupaban en sus comunidades. Numerosos familiares que han hablado con Amnistía Internacional han narrado sus interminables y dolorosos intentos de inducir a las autoridades competentes para que emprendieran acciones. En muchas ocasiones recorrieron grandes distancias y corrieron riesgos personales para obtener información sobre las circunstancias de la «desaparición»; recabaron detalles de posibles centros de detención o sepulturas, así como descripciones de agentes estatales o de grupos armados que podían estar implicados en las «desapariciones» o ser responsables de ellas.


Sin embargo, en general, las autoridades no han tomado ninguna medida a partir de esta información y, por tanto, no sólo son también responsables de las «desapariciones» y perpetúan el sufrimiento de los familiares de las víctimas, sino que consolidan la impunidad con que se cometieron estas violaciones de derechos humanos.


How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE