Document - AI News Release: Pakistan: Call for stay of execution for 20 convicted after unfair trials







Indice AI: ASA 33/22/91/s

Distr: SC/PO



PARA PUBLICACION INMEDIATA




PAQUISTÁN


PETICIÓN DE APLAZAMIENTO DE LA EJECUCIÓN DE 20 PERSONAS

DECLARADAS CULPABLES EN JUICIOS INJUSTOS


Amnistía Internacional ha pedido urgentemente a las autoridades de Paquistán que aplacen la ejecución inminente de al menos 20 personas declaradas culpables por los tribunales especiales para "juicios rápidos" creados en agosto.

La organización afirmó que ninguno de los presos había sido juzgado con las debidas garantías y que temía que su muerte anunciara una oleada de ejecuciones en todo el país, tras una pausa de tres años en la aplicación de la pena de muerte en Paquistán.

La organización dijo que algunos informes elevaban el número de ejcuciones inminentes a 40, y que los tribunales especiales continuaban dictando sentencias de muerte.

Amnistía Internacional ha asegurado: "Estos casos anuncian un negro futuro para Paquistán porque suponen una vuelta atrás de las autoridades respecto a los derechos humanos".

La organización ha afirmado también que siente preocupación porque las autoridades están revisando los casos de muchos presos cuyas sentencias de muerte fueron conmutadas después de 1988.

"Al menos 100 de esos presos se encuentran de nuevo en el pabellón de la muerte. No sabemos qué les ocurrirá, pero tememos que tanto ellos como al menos otros 2.000 presos corran el riesgo de que se anule la conmutación de su sentencia".

En virtud de la legislación aprobada en Paquistán este año, el gobierno federal goza de la facultad de establecer tribunales especiales para garantizar los juicios rápidos de personas acusadas de delitos considerados "horribles, brutales y extraordinarios... o escandalosos para la moralidad pública".

Esos tribunales especiales tienen también jurisdicción exclusiva en ciertos casos políticos, entre ellos aquellos en los que no ha habido violencia, tales como "la condena de la creación el Estado y la defensa de la abolición de su soberanía"

Amnistía Internacional ha dicho que los plazos arbitarios establecidos para los procedimientos judiciales por el sistema de "juicios rápidos" y su negación del derecho de apelación a los tribunales superiores violan el derecho fundamental a un juicio con las debidas garantías.

Los tribunales deben dictar sentencia en un plazo de 30 días y los aplazamientos no pueden durar más de dos días. Al menos en un caso, un tribunal especial impuso la sentencia de muerte tras un juicio que sólo duró tres días.

Amnistía Internacional ha dicho: "Sencillamente, eso no es suficiente en casos que atañen a la vida y a la muerte. Según la legislación internacional, los acusados deben tener el tiempo adecuado para preparar una defensa completa."

Los tribunales especiales para "juicios rápidos" fueron creados durante el gobierno del general Zia ul Haq, pero fueron abandonados después que la primera ministra Benazir Bhutto asumió el poder en diciembre de 1988.

En aquel momento había más de 2.000 presos en el pabellón de la muerte, algunos de ellos declarados culpables por el sistema rápido y otros mediante juicios injustos llevados a cabo por tribunales militares. Sus sentencias se conmutaron en diciembre de 1988.

El gobierno actual, que tomó posesión en 1990, ha criticado públicamente las conmutaciones.


Amnistía Internacional ha dicho: "Creemos que existe el peligro real de que los presos cuyas sentencias de muerte fueron conmutadas sean juzgados de nuevo por los tribunales especiales."

La legislación de Paquistán estipula como método de ejecución el ahorcamiento o, en casos de adulterio, la lapidación. En virtud del sistema de juicios rápidos, el gobierno federal puede especificar cómo y dónde va a ser llevada a cabo la ejecución.

El gobierno ha dicho reiteradamente que está a favor de las ejecuiones públicas como método disuasorio del delito.

Amnistía Internacional, que se opone a la pena de muerte en toda circuntancia, por considerarla una violación del derecho a la vida y el más cruel e inhumano de todos los castigos, ha asegurado que nunca se han presentado pruebas de que la pena de muerte sea un elemento especialmente disuasorio.

La organización ha instado al presidente Ghulam Ishaq Khan a que no lleve a cabo las inminentes ejecuciones y a que ordene una revisión de todos los casos juzgados por los tribunales especiales. También ha solicitado la abolición del sistema de juicios rápidos.








How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE