Document - AI News Release: Pakistan: Government opponents face harassment through arrests, detentions and torture




Índice AI: ASA 33/05/92/s

Distr: SC/PO



00:01 Hrs. GMT

del miércoles 3 de junio de 1991




PAQUISTÁN


HOSTIGAMIENTO DE LOS OPOSITORES AL GOBIERNO:

ARRESTOS, DETENCIONES Y TORTURAS



El gobierno paquistaní está "hostigando implacablemente" a sus opositores en la privincia de Sindh, donde el partido de la oposición tiene mayor implantación. Amnistía Internacional ha afirmado que el hostigamiento consiste en arrestos masivos practicados en redadas de la policía, así como en detenciones reiteradas y en actos generalizados de tortura, incluida la violación.

La organización de derechos humanos afirma haber recopilado los nombres de 600 miembros de partidos de la oposición arrestados desde la destitución del gobierno de Benazir Bhutto, hace ya casi dos años, pero cree que la cifra total de arrestos puede llegar a los millares. Según los datos de que dispone Amnistía Internacional, no parece que a ninguna de esas 600 personas se la haya declarado culpable de delito alguno y, de hecho, a muchos los han liberado varias veces.

Amnistía Internacional ha dicho: "La primera oleada de arrestos se registró tan sólo unas semanas después de la destitución del gobierno del Partido Popular de Paquistán. Desde entonces, los dirigentes y miembros de base de los partidos de oposición han sido objetivo específico de los arrestos".

Los arrestos en masa más recientes se practicaron a final de mayo, en una operación que se saldó, según los informes, con la aprehensión de alrededor de un millar de miembros del Partido Popular de Paquistán que iban a manifestarse en protesta contra el fraude en las votaciones.

Amnistía Internacional ha manifestado que, en el periodo previo a las elecciones, los miembros del Partido Popular y de otros partidos de la oposición son arrestados, y en ocasiones secuestrados, aparentemente para que no puedan hacer campaña.

Muchos millares más han sido aprehendidos tras incidentes violentos de los que el gobierno culpa al Partido Popular sin que, al parecer, fundamente sus acusaciones en investigación alguna. Tras el asesinato de un juez en junio de 1991, varios centenares de miembros del Partido Popular fueron arrestados; según parece, unas 2.500 personas más resultaron también aprehendidas la semana siguiente en el transcurso de una operación de búsqueda de los asesinos. Poco después, la mayoría recobró la libertad.

A muchos presos los han tenido en detención secreta, en algunos casos trasladándolos de una comisaría a otra, con objeto de dificultar a los familiares su localización. Manzoor Hussain Wassan, ex ministro provincial del gobierno del Partido Popular, fue arrestado por agentes que vestían de civil y cada uno de los nueve días que duró su privación de libertad lo trasladaron a una comisaría distinta.

La organización ha dicho que la forma como se practican los arrestos ha sufrido algunos cambios a lo largo de los últimos 20 meses, pero que, al final, sigue habiendo arrestos en masa y detenciones prolongadas. Antes, a los disidentes políticos los detenían aplicándoles órdenes de detención administrativa y ahora, según parece, los detienen una y otra vez acusándolos de delitos comunes. Cuando la policía no puede fundamentar los cargos que presenta, habitualmente presenta otros nuevos.

Amnistía Internacional afirma: "A los opositores más destacados los acusan de nuevos delitos en cuanto recobran la libertad; la serie de detenciones a que se ven sometidos a veces se prolonga durante meses."

Por ejemplo, Imdad Obhaya, activista del Partido Popular de Paquistán, fue arrestado y liberado cuatro veces seguidas: en cada ocasión volvían a arrestarlo cuando se disponía a salir de la comisaría en la que lo habían tenido privado de libertad. El tiempo que estuvo detenido, por cargos que en ningún caso prosperaron, sumó en total más de seis meses.

También es habitual que se haga uso de la tortura contra los detenidos políticos para intentar hacerles "confesar" que son terroristas. Muchos presos han asegurado que los colgaban del techo por las muñecas o los tobillos, que los azotaban o golpeaban hasta que brotaba la sangre, y que les aplicaban descargas eléctricas y les privaban de alimentos y de sueño. En ciertos casos, algunos presos han fallecido tras ser objeto de torturas.

Asimismo, se han recibido numerosos informes según los cuales a las presas políticas las violan cuando se encuentran bajo custodia de la policía. Por ejemplo, Amnistía Internacional recibió información sobre el caso de una mujer que aseguró haber sido apaleada, haber sufrido abusos y haber sido brutalmente violada por la policía, todo ello tras salir del tribunal en que se celebraba una vista contra su esposo. Sin embargo, pocos casos de violación de mujeres bajo custodia llegan a los tribunales debido a que éstos exigen que las mujeres sean examinadas por médicos de la policía, algo a lo que son reacias por temor a ser objeto nuevamente de malos tratos.

Amnistía Internacional también ha recibido informes sobre posibles ejecuciones extrajudiciales de opositores políticos, entre ellas el homicidio deliberado, en 1990, de un simpatizante de uno de los candidatos del Partido Popular a manos de un miembro de las fuerzas de seguridad.
























NO PUBLICAR ANTES DE LAS 00:01 HRS GMT DEL MIÉRCOLES 3 DE JUNIO DE 1992

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE