Document - Maldives: President must act now to end the cycle of systematic repression

AMNISTÍA INTERNACIONAL

COMUNICADO DE PRENSA


Índice AI: ASA 29/004/2003/s (Público)

Servicio de Noticias: 220/03

23 de septiembre de 2003


Maldivas: El presidente debe actuar ya para poner fin al ciclo de represión sistemática



La escala de las protestas civiles que tuvieron lugar en Malé el pasado fin de semana y los ataques lanzados por los manifestantes contra edificios gubernamentales estrechamente relacionados con las violaciones de derechos humanos endémicas ponen de manifiesto la ira causada entre la población por los flagrantes abusos contra sus derechos humanos.


“En respuesta a la reciente oleada de protestas, el presidente Maumoon Abdul Gayoom debe tomar medidas urgentes para poner fin a la represión sistemática de los activistas políticos pacíficos y debe reformar radicalmente el sistema de justicia penal para salvaguardar los derechos humanos de la población”, ha declarado Amnistía Internacional.


La tortura endémica y los juicios injustos, el abuso de poder por parte del personal de seguridad y una ausencia de fronteras claras entre el poder ejecutivo y el judicial son algunas de las razones principales que desataron las protestas civiles del pasado fin de semana.


Amnistía Internacional ha subrayado: “Al desechar repetidamente los informes de violaciones de derechos humanos en el país, el gobierno del presidente Gayoom ha permitido que los autores de esas violaciones sigan actuando impunemente. En la práctica, esto ha perpetuado un ciclo de represión y ha erosionado la confianza de la población en las instituciones estatales que deben proteger sus derechos fundamentales. Es hora de que las autoridades gubernamentales acepten su propia responsabilidad y admitan su falta de protección y promoción de los derechos humanos”.


El homicidio de al menos tres presos a manos del Servicio de Seguridad Nacional el pasado fin de semana y las heridas sufridas por una decena más en la prisión de Maafushi son sólo el capítulo más reciente de la serie de violaciones de derechos humanos cometidas en el país por personal del Servicio de Seguridad Nacional que actúa bajo las órdenes del presidente.


Amnistía Internacional pide al gobierno de Maldivas que lleve a cabo una investigación totalmente competente y realmente independiente e imparcial sobre el homicidio de los reclusos en la prisión de Maafushi y que se asegure de que los responsables de esas muertes son puestos a disposición judicial. Esta investigación debe ser transparente y cumplir las normas internacionales de derechos humanos.


La organización tiene conocimiento de que el presidente Gayoom ha ordenado una investigación sobre el presunto homicidio de uno de los presos, Hassan Enaam Naseem, a manos de personal del Servicio de Seguridad Nacional. Sin embargo, la investigación en cuestión se limita a la muerte de un solo preso. No se ha anunciado ninguna investigación sobre la muerte de los otros presos y sobre los disparos realizados por personal del Servicio de Seguridad Nacional contra los reclusos de Maafushi.


Además, el presidente parece estar relacionado demasiado estrechamente con la investigación, lo que podría minar la independencia de ésta. Cuando el presidente Gayoom acudió a la televisión el 20 de septiembre para pedir tranquilidad, prometió una “investigación exhaustiva” sobre la muerte de un preso y añadió: “La comisión presidencial establecida para llevar a cabo la investigación es independiente, y no estará sometida a la influencia de ninguna autoridad gubernamental”. Sin embargo, dejó claro que daría “instrucciones” a la comisión “personalmente” y “sin intermediarios”.


Amnistía Internacional ha declarado “Una investigación realmente independiente significa independiente de todas las autoridades gubernamentales, incluido el presidente”.


La organización siente además preocupación porque las autoridades han iniciado una oleada de detenciones arbitrarias. Se ha detenido ya a más de una decena de personas y se teme que haya más detenciones. Según los informes, entre las personas aprehendidas hay niños.


Amnistía Internacional siente asimismo preocupación porque es posible que el gobierno tome medidas severas de represalia contra los reclusos de Maafushi. Según los informes, muchos presos permanecieron encadenados o sin comida y agua durante más de un día tras los disparos contra los internos de esta prisión. Además, los informes indican también que numerosos presos han sido enviados de Maafushi al centro de detención de Dhoonidhoo para ser interrogados. El centro de detención de Dhoonidhoo es famoso por la tortura y los malos tratos a los detenidos.


Información general


Hace varios días estalló una pelea entre dos reclusos de la prisión de Maafushi. Uno de ellos, Hassan Eemaan Naseem, golpeó, según los informes, a un policía que intervino. Naseem fue sacado de la prisión por personal del Servicio de Seguridad Nacional y fue brutalmente golpeado. Según indican los informes, murió el 19 de septiembre a consecuencia de las lesiones sufridas.


Al parecer, el Servicio de Seguridad Nacional guardó silencio sobre su muerte e intentó enterrarlo en secreto. Sin embargo, la noticia de su muerte llegó a otros reclusos y a los familiares del fallecido. Esto dio lugar a disturbios en la prisión de Maafushi y a protestas en la capital, Malé, donde iba a ser enterrado el preso.


Según los informes, las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los internos de la prisión con rifles de asalto AK47, y a consecuencia de ello otro preso, Abdulla Amin, murió por heridas de bala, al parecer el 20 de septiembre. En el tiroteo resultaron heridos más de una decena de presos, algunos de ellos de extrema gravedad.


Al atardecer del 22 de septiembre, al menos 12 presos con heridas de bala graves fueron trasladados a Colombo, en el vecino Sri Lanka, para recibir tratamiento. Uno de ellos murió en un hospital de Colombo, con lo que el número de muertes asciende por el momento a tres. El fallecido tenía heridas de bala en el pecho. Otro preso permanecía en la unidad de cuidados intensivos con heridas de bala en el estómago. No ha sido posible acceder a los otros presos heridos.


Las protestas del pasado fin de semana han sido las primeras de las que se ha tenido noticia en Malé durante la presidencia de Maumoon Abdul Gayoom. Los manifestantes atacaron edificios gubernamentales. Según los informes, la multitud furiosa prendió fuego a las oficinas de la División Electoral, dañó a pedradas el edificio del Parlamento y destruyó los archivos del Tribunal Superior. Al menos dos comisarías fueron incendiadas, según indican los informes. No se ha tenido noticia de ninguna víctima mortal durante estos disturbios.



Documento público

****************************************

Si desean más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres, Reino Unido, en el número + 44 20 7413 5566 o visiten <http://news.amnesty.org>. Para los documentos y comunicados de prensa traducidos al español consulten <http://web.amnesty.org/library/eslindex>.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE