Document - Maldives: Human rights problems mar independence day

Servicio de Noticias 208/96

ÍNDICE AI: ASA 29/03/96/s

8 DE NOVIEMBRE DE 1996


MALDIVAS: LOS PROBLEMAS DE DERECHOS HUMANOS ENSOMBRECEN EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA


«La celebración la próxima semana del aniversario de la independencia de la República de las Maldivas no debe ocultar el sufrimiento de más de una decena de presos políticos, entre los que hay presos de conciencia, que siguen languideciendo en centros de detención» ha declarado hoy Amnistía Internacional.


«El clima de temor e intimidación ha negado a los intelectuales del país la oportunidad de expresar sus opiniones libremente», ha manifestado la organización de derechos humanos. «Muchos de ellos han sido encarcelados únicamente por criticar al Gobierno, y deben quedar en libertad inmediatamente.»


Algunas personas que han expresado opiniones críticas contra el Gobierno del presidente Maumoon Abdul Gayoom, que lleva en el poder desde 1978, han estado detenidas durante largos periodos sin cargos ni juicio. Otras han permanecido bajo arresto domiciliario con acceso restringido a llamadas telefónicas, libros y visitas, y sólo se las ha permitido salir de su domicilio cuando necesitaban atención médica o desplazarse a los tribunales.


Algunos presos han sido juzgados de forma injusta por tribunales que parecían propensos a dejarse influir por las autoridades gubernamentales. Las actuaciones de los tribunales también parecen basadas en decisiones arbitrarias del juez que decide si el preso tiene derecho a representación legal.


Uno de los presos de conciencia actualmente encarcelado es Mohammed Nasheed, periodista freelance condenado a dos años de cárcel por un tribunal de Malé el 3 de abril de 1996, al parecer por realizar comentarios sobre las elecciones generales de 1994 y las presidenciales de 1993 en un artículo publicado en una revista filipina.


Durante su periodo de arresto domiciliario en Malé, no se le permitió recibir visitas ni llamadas telefónicas. Tras apelar ante el Tribunal Supremo, se redujo su sentencia a seis meses, unos nueve días menos que los que había pasado bajo arresto domiciliario. Sin embargo, el Gobierno no tuvo en cuenta su periodo de arresto domiciliario y lo envió otros tres meses a la cárcel de Gaamadhoo.


En la actualidad también está arrestado Ilyas Ibrahim, cuñado del presidente Gayoom, que trató de presentarse como candidato presidencial en agosto de 1993 y posteriormente fue acusado de conducta inconstitucional. Ilyas Ibrahim huyó del país, pero fue condenado a quince años de cárcel in absentia. Con las garantías de las autoridades de que no sería detenido, regresó en marzo de 1996 y quedó bajo arresto domiciliario.


Se cree que hay presos de conciencia entre las más de diez personas detenidas en la isla de Fuvahmulaku en enero y febrero de 1996, al parecer en relación con una manifestación ─pacífica, según los informes─ por la subida de las tarifas eléctricas. Entre ellos están Mohamed Didi, Hussain Shareef, Hussain Shakir y Ahamed Saeed, al parecer detenidos sin cargos ni juicio.


«El presidente Gayoom debe liberar urgentemente a todos los presos de conciencia», ha declarado Amnistía Internacional. «Sólo cuando el pueblo pueda disfrutar de la libertad de expresar sus opiniones abiertamente, podrá celebrar con plenitud el día nacional de la república.»



COMUNICADO EMITIDO POR AI-PAÍSES BAJOS Y PAX CHRISTI


Amnistía Internacional y Pax Christi prevén una mayor atención a los derechos humanos en la revisión de los principios de actividad comercial de Shell - Surgen nuevas preguntas respecto a las operaciones en Nigeria.


El 31 de octubre, una delegación de Pax Christi y Amnistía Internacional se reunió con una delegación de Shell en Rotterdam. Shell indicó que está dispuesta a incluir referencias a los derechos humanos en la versión revisada de su Declaración de Principios Generales para la Actividad Comercial como parte de un proceso de revisión.


Esta reunión es la última de una serie de reuniones que han tenido como base un memorándum de Amnistía Internacional y Pax Christi titulado The Challenge for Shell: «Multinational Enterprises can make an important contribution to the enjoyment of fundamental human rights».1


Shell ha manifestado que expresará su apoyo a la Declaración Universal de Derechos Humanos en su Declaración de Principios Generales para la Actividad Comercial.


Amnistía Internacional y Pax Christi también entienden que el código de conducta de Shell contendrá una referencia explícita a los principios fundamentales de derechos humanos. Shell también declarará en sus principios que la empresa puede pronunciarse contra violaciones graves de derechos humanos. El principio de no injerencia política será redefinido. Asimismo, en línea con el memorándum, se espera que Shell refuerce el mecanismo de supervisión para garantizar la observancia de sus principios de actividad comercial, incluidas las normas sobre derechos humanos.


La propuesta de Amnistía Internacional y Pax Christi de elegir a un «director de derechos humanos», cuya función podría ser crucial en un mecanismo de supervisión, no fue aceptada por Shell, pero la empresa está estudiando otros mecanismos que velen por el cumplimiento de los principios.


La petición de reinsertar una referencia explícita a los códigos de conducta internacionales que afectan a las multinacionales (la Declaración de Principios de la OIT y las Directrices de la OCDE) y de reforzar la importancia legal del código de Shell fue rechazada. Los representantes de Shell afirmaron que esto no afectaba el apoyo y el cumplimiento por parte de la empresa de ambos códigos internacionales.


Está previsto que Shell presente un borrador de sus nuevos principios en una mesa redonda con Amnistía Internacional y Pax Christi que se celebrará a finales de año. La reunión se centrará, entre otras cosas, en el perfeccionamiento de mecanismos que garanticen el cumplimiento de los principios de Shell sobre derechos humanos.


El debate sobre la política de derechos humanos de Shell en Nigeria debe continuar


Esta semana, Amnistía Internacional y Pax Christi presentaron su reacción a la respuesta de Shell al párrafo del memorándum que trata de Nigeria. En la reunión del 31 de octubre con Shell, ambas organizaciones de derechos humanos solicitaron a la empresa que expresara su preocupación por los 19 ogonis que siguen encarcelados y aún se enfrentan a la perspectiva de ser juzgados y ejecutados injustamente por el mismo tribunal que juzgó a Ken Saro-Wiwa y a otras ocho personas hace un año.


Las dos organizaciones pidieron a Shell que indicara que, a pesar de las recientes «reformas jurídicas», los 19 presos ogonis siguen sin garantías de tener un juicio justo de acuerdo con las normas internacionales, y que es precisa una reforma urgente y global de los tribunales especiales o su abolición. Asimismo, las terribles condiciones en que están encarcelados los 19 ogonis deben motivar a Shell a unirse a la petición de una mejora inmediata en su situación.


Ambas organizaciones han estudiado las «normas de compromiso» de los agentes de seguridad destinados en las propiedades de Shell y las dos han concluido que no cumplen las normas internacionales de derechos humanos establecidas para la policía. En ellas no hay un objetivo claro, no se hace referencia a la seguridad pública y se utilizan términos emocionales y discriminatorios, como «elementos antisociales». Se ha pedido a Shell que revise las «normas de compromiso» tomando como base los Principios Básicos sobre el Uso de la Fuerza y de Armas de Fuego por Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley y el Código de Conducta para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley, ambos de las Naciones Unidas.


Amnistía Internacional y Pax Christi también pidieron a Shell que facilitara información sobre qué cursos de capacitación de los agentes de seguridad asignados a la protección del personal y las propiedades de la empresa incluyen realmente formación práctica en las normas internacionales para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.


Asimismo, se ha preguntado a Shell si ha tomado alguna medida en relación al caso de dos de los más destacados líderes sindicales del petróleo encarcelados en Nigeria, Frank Kokori (detenido desde 1994) y Milton Dabibi (detenido desde principios de 1996), y también si ha elevado alguna protesta ante el Gobierno nigeriano sobre la injerencia de éste en el funcionamiento democrático de los sindicatos en Nigeria.


Respecto a la compra de armas por Shell para la policía, Amnistía Internacional y Pax Christi han reiterado su preocupación por la posibilidad de que Shell Nigeria y otras empresas vuelvan a participar en el futuro en la compra de armas para la policía nigeriana en una situación en la que estas armas podrían utilizarse para cometer violaciones de derechos humanos. Amnistía Internacional y Pax Christi señalaron que los agentes de la policía nigeriana no están adecuadamente sometidos a sistemas de rendición de cuentas y formación basados en las normas de derechos humanos, y que cualquier arma financiada o importada por las empresas internacionales en Nigeria queda bajo el control de la Policía Nacional Nigeriana, algunos de cuyos elementos han perpetrado graves violaciones de derechos humanos.


Información general sobre el memorándum de Amnistía Internacional y Pax Christi


Hace un año, tras la ejecución de Ken Saro Wiwa en Nigeria, Amnistía Internacional y Pax Christi se pusieron en contacto con Shell para expresar su preocupación sobre el papel desempeñado por esta empresa en Nigeria. En abril de 1996, una delegación de las Secciones neerlandesas de Amnistía Internacional y de Pax Christi, en la que figuraba el presidente de Amnistía Internacional, Sr. Huijnen, y el vicepresidente de Pax Christi, Sr. Havermans, presentó un memorándum a una delegación de Shell encabezada por el presidente de Shell Nederland, Sr. Slechte.


El memorándum, titulado The Challenge for Shell: «Multinational Enterprises can make an important contribution to the enjoyment of fundamental human rights» incluye un análisis de la Declaración de Principios Generales para la Actividad Comercial de Shell y propone que este código preste más atención al área de los derechos humanos. Además, el memorándum analiza la política de Shell en Nigeria aplicando los criterios de su propio código y los de la OIT y la OCDE, y presenta algunas propuestas para adoptar una postura constructiva sobre la situación de los derechos humanos en Nigeria.


Las Secciones nacionales de ambas organizaciones de derechos humanos en Australia, Nueva Zelanda y Reino Unido concertaron reuniones con los directivos de Shell para hablar del memorándum, y otras Secciones de Amnistía Internacional y Pax Christi en EE. UU., Alemania, Bélgica, España y otros países dirigieron llamamientos por escrito a Shell.


Para más información:

Amnistía Internacional: Gemma Crijns

Tel: +31 20 626 44 33

Fax: +31 20 626 08 89


Pax Christi: Jan Gruiters

Tel: +31 30 233 33 46

Fax: +31 30 236 81 99




En las oficinas de Pax Christi y Amnistía Internacional pueden solicitarse ejemplares del memorándum sobre Shell.


Para más información, llamen a Susan Kobrin al 0171 814 6238 /6239 en la Oficina de Prensa o escríbanle a la dirección de correo electrónico skobrin@amnesty.org.uk Internet: URL http://www.oneworld.org/amnesty



NOTA A LOS DIRECTORES


PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA: JUEVES 7 DE NOVIEMBRE DE 1996


AMNISTÍA INTERNACIONAL REINO UNIDO (AI-UK) CONMEMORA EL ANIVERSARIO DE LA EJECUCIÓN DE KEN SARO-WIWA


Para conmemorar el aniversario de la ejecución de Ken Saro-Wiwa, Amnistía Internacional UK convoca una concentración silenciosa frente a la representación nigeriana (High Commission) el sábado 9 de noviembre.


Hace un año, el Gobierno militar de Nigeria ejecutó en la horca a Ken Saro-Wiwa, escritor, activista ecológico y preso de conciencia, y a otros ocho activistas ogonis, acusados por motivos políticos de asesinato, tras juicios manifiestamente injustos. La ejecución provocó una amplia condena internacional.


Ken Saro-Wiwa y sus ocho compañeros no podrán volver a la vida, pero el pueblo ogoni continúa sufriendo la represión de las autoridades. Diecinueve ogonis siguen en una cárcel militar nigeriana, acusados del mismo delito que provocó las ejecuciones del año pasado.


La concentración que este sábado organiza AI-UK no es sólo una conmemoración. La organización solicita a la comunidad internacional que se centre en persuadir al Gobierno nigeriano de que defienda los derechos humanos. Es fundamental que no dejemos que se relaje la voluntad política y la presión sobre Nigeria.


Acude y apóyanos


Fecha:Sábado 9 de noviembre

Hora:1 - 4pm

Lugar:Nigerian High Commission,

9 Northumberland Avenue,

Londres WC2



Amnistía Internacional trabaja en todo el mundo para conseguir la liberación de los presos de conciencia, la celebración de juicios justos para los presos políticos y el final de la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, las «desapariciones» y la pena de muerte.

1 El título hace referencia a un fragmento del artículo 1 de la Declaración Tripartita de Principios de la Organización Internacional del Trabajo. [El reto para Shell: «Las empresas multinacionales pueden hacer una importante contribución al disfrute de los derechos humanos fundamentales».]

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE