Document - Republic of Korea (South Korea): Government must respect the right to freedom of association of all migrant workers

AMNISTÍA INTERNACIONAL

DECLARACIÓN PÚBLICA


Índice AI: ASA 25/009/2008

12 de septiembre de 2008


República de Corea (Corea del Sur): El gobierno debe respetar el derecho a la libertad de asociación de todos los trabajadores y trabajadoras migrantes



La negativa del gobierno de la República de Corea (Corea del Sur) a reconocer legalmente al Sindicato de Migrantes de Seúl-Gyeonggi-Incheon constituye una negación del derecho a formar libremente sindicatos y unirse a ellos, derecho protegido tanto por la ley surcoreana como por el derecho internacional de los derechos humanos.

Situación legal del Sindicato de Migrantes

El Sindicato de Migrantes de Seúl-Gyeonggi-Incheon se formó el 24 de abril de 2005 para dar cobertura a los trabajadores migrantes, independientemente de la situación legal en la que se encontraran. La mayoría de sus miembros son trabajadores migrantes irregulares. El 3 de junio de 2005, el Ministerio de Trabajo de Corea del Sur rechazó la solicitud de reconocimiento legal como sindicato del Sindicato de Migrantes alegando que los trabajadores migrantes irregulares no gozan de los mismos derechos protegidos legalmente, incluido el derecho a la libertad de asociación, garantizado a otros trabajadores por la ley surcoreana. Sin embargo, el 1 de febrero de 2007, el Tribunal Superior de Seúl falló a favor del Sindicato de Migrantes, declarando que la Constitución de Corea del Sur y la Ley de Sindicatos protegen el derecho a la libertad de asociación de todas las personas que establecen una relación laboral como trabajadores, incluidos los migrantes irregulares (decisión 2006 NU 6774 del Tribunal Superior de Seúl).

El Ministerio de Trabajo ha seguido negando al Sindicato de Migrantes el reconocimiento legal, y ha apelado la resolución ante la Corte Suprema, cuya decisión se espera para este año. La negativa del Ministerio de Trabajo a reconocer legalmente el Sindicato de Migrantes es discriminatoria y viola el derecho de los trabajadores irregulares a asociarse en general y a formar sindicatos en particular.

Normas nacionales e internacionales

La postura del Ministerio de Trabajo viola tanto la ley nacional como los tratados internacionales en los que Corea del Sur es Estado Parte. Por ejemplo, el artículo 6, cláusula 1, de la Constitución surcoreana establece que “los tratados debidamente concluidos y promulgados en virtud de la Constitución, y las normas generalmente reconocidas del derecho internacional, tendrán la misma fuerza y el mismo efecto legal que las leyes nacionales de la República de Corea”. Esto significa que Corea del Sur está obligado a proteger los derechos establecidos en los tratados internacionales que ha ratificado.

La Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) protegen todos ellos los derechos de los trabajadores a la libertad de asociación independientemente de su situación legal como migrantes. Aunque Corea del Sur ha formulado una reserva al artículo 22 del PIDCP (libertad de asociación), la reserva únicamente establece que el artículo 22 se aplicará “de conformidad con las disposiciones de las leyes nacionales, incluida la Constitución de la República de Corea”. Puesto que se ha demostrado que el derecho a la libertad de asociación abarca a los trabajadores migrantes irregulares, esta reserva no puede ser motivo para privarlos de él. Por su parte, el artículo 8 del PIDESC establece, entre otras cosas:

1. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a garantizar:

a) El derecho de toda persona a fundar sindicatos y a afiliarse al de su elección, con sujeción únicamente a los estatutos de la organización correspondiente, para promover y proteger sus intereses económicos y sociales. No podrán imponerse otras restricciones al ejercicio de este derecho que las que prescriba la ley y que sean necesarias en una sociedad democrática en interés de la seguridad nacional o del orden público, o para la protección de los derechos y libertades ajenos.

La represión de los sindicatos de trabajadores migrantes viola esta disposición, y no puede justificarse sobre la base de las restricciones que permite, ya que la defensa pacífica de los derechos de los trabajadores no puede interpretarse como una amenaza a la seguridad nacional o el orden público.

En su Recomendación general núm. 30 (2004), el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial recomendó que los Estados que garanticen “que las garantías legislativas contra la discriminación racial se aplican a los no ciudadanos, independientemente de su condición de inmigrantes” y que “todas las personas deberán poder disfrutar de los derechos laborales y de empleo, incluida la libertad de reunión y sindicación, desde que se inicie hasta que se termine una relación laboral” (párrafos 7 y 35, respectivamente).

Además, el Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo protege el derecho a la libertad de asociación de todos los trabajadores, “sin ninguna distinción”, y se ha demostrado que este Convenio se aplica a los trabajadores migrantes irregulares mediante las recomendaciones del Comité de Libertad Sindical (caso núm. 2121 (UGT), 2001 y caso núm. 227 AFL-CIO/CTM, 2002). La Constitución de la OIT reconoce que la libertad de asociación es fundamental para los derechos laborales, y otorga al Comité de Libertad Sindical el mandato para atender denuncias contra todos los Estados miembros de la OIT independientemente de si han ratificado el Convenio 87, dado el carácter fundamental de la libertad de asociación y el derecho a organizarse.

Aunque Corea del Sur no ha ratificado el Convenio 87, como Estado miembro de la OIT está obligado, en virtud de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo (adoptada en 1998), a respetar los principios fundamentales protegidos por este y otros convenios de la OIT. Durante la reelección de Corea del Sur para el Consejo de Derechos Humanos, el país se comprometió a ratificar los cuatro Convenios Fundamentales de la OIT, que incluyen el Convenio 87.

Represión específica

Parece ser que, desde que se formó el Sindicato de Migrantes, el gobierno surcoreano también ha estado convirtiendo a sus dirigentes en blanco de detenciones y expulsiones. El primer presidente del sindicato fue detenido, poco después de la formación del sindicato, por ser un inmigrante irregular o indocumentado, y permaneció recluido durante más de un año. Sus segundos presidente, vicepresidente y secretario general fueron todos detenidos el 27 de noviembre de 2007 por motivos similares en tres lugares distintos de Seúl. Más tarde, el 13 de diciembre de 2007, los expulsaron. El 2 de mayo de 2008, los terceros presidente y vicepresidente fueron detenidos una vez más en circunstancias similares y, el 15 de mayo, fueron expulsados, pese a una recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de que se suspendiera la expulsión hasta que se completara la investigación sobre estas detenciones.

Recomendación

Amnistía Internacional pide al gobierno de Corea del Sur que elimine de inmediato los obstáculos a la formación del Sindicato de Migrantes y a la participación en él, en especial reconociéndolo legalmente como sindicato en el país, de acuerdo con la ley nacional y el derecho y las normas internacionales de derechos humanos.

La organización pide al gobierno que garantice el derecho de todas las personas, independientemente de su situación como inmigrantes, a formar sindicatos y a unirse a un sindicato de su elección.

FIN/

Documento público

****************************************

Si desean más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres llamando al número + 44 20 7413 5566, o visiten http://www.amnesty.org/es/features-news-and-updates. Para los documentos y comunicados de prensa traducidos al español consulten http://www.amnesty.org/es/research.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE