Document - China: 13 years on from Tiananmen - an unresolved human rights issue

Índice AI: ASA 17/023/2002/s

Servicio de Noticias 77/02


No publicar antes de las 00:00 horas GMT del 31 de mayo de 2002


China: 13 años después de Tiananmen - una cuestión de derechos humanos no resuelta


«Gracias por su carta [...] No olvidaremos a quienes perdieron la vida en 1989. Vivirán con nosotros para siempre. Estoy segura de que, con la ayuda de ustedes, mi vida será mejor.»

(Carta enviada por una Madre de Tiananmen en respuesta a la carta de un miembro de Amnistía Internacional en Canadá.)


Todos los años, personas de todo el mundo conmemoran a las víctimas de la violenta represión que las autoridades chinas ejercieron en 1989 contra el movimiento en favor de la democracia. Amnistía Internacional ha declarado: «Quienes perdieron la vida o quienes fueron encarcelados en 1989 pedían una reforma política, un gobierno transparente y que rinda cuentas y el fin de la corrupción. La mayoría lo hicieron de forma pacífica».


Trece años después de la represión, a pesar de los reiterados llamamientos tanto desde dentro de China como desde el extranjero, las autoridades chinas siguen sin rendir cuentas de quienes murieron, resultaron heridos o fueron encarcelados durante la represión de las manifestaciones de 1989 en favor de la democracia.


Uno de los grupos más destacados y vulnerables de China, las Madres de Tiananmen, ha hecho campaña para pedir a las autoridades chinas una reparación. Ding Zilin y otras miembros del grupo han presentado sus nombres para que la comisión que concede el Premio Nobel de la Paz los tome en consideración este año. Amnistía Internacional sigue respaldando a las Madres de Tiananmen en su lucha por lograr que se rindan cuentas y se otorgue una reparación.


Amnistía Internacional ha documentado los casos de 195 personas que siguen encarceladas tras juicios rápidos e injustos, ya sea por su participación en las protestas de 1989 en favor de la democracia o por pedir más recientemente una revisión del «veredicto» oficial sobre dichas protestas. La cifra real de encarcelados es mucho mayor, y la organización sigue recibiendo nuevos datos sobre personas encarceladas por sus actividades de 1989.


La organización de derechos humanos ha declarado: «El círculo de víctimas sigue ampliándose cada año. Quienes intentan conmemorar el aniversario de la represión, que culminó el 4 de junio de 1989, siguen siendo detenidos y recluidos en campos de trabajo. Quienes piden que se revise lo sucedido (algunos formulan su petición a través de Internet) también han sido detenidos y condenados por llamar la atención hacia aquella campaña de represión».


Wang Jinbo, miembro del Partido Democrático Chino de la provincia de Shandong, fue declarado culpable de subversión y condenado a cuatro años de cárcel en diciembre del 2001. Fue acusado de varios delitos, incluida la difusión en Internet de un mensaje en el que instaba a las autoridades chinas a anular el veredicto oficial de las protestas de 1989 en favor de la democracia.


Otro disidente, Huang Qi, de Chengdu, provincia de Sichuan, fue detenido el 3 de junio del 2000, víspera del undécimo aniversario de la matanza de Tiananmen. Se había creado en parte un sitio web para ayudar a encontrar a los familiares y amigos de las víctimas de la represión de las manifestaciones de 1989 en favor de la democracia, y en él se habían incluido artículos sobre lo que había sucedido durante la campaña de represión.


Huang Qi fue acusado más tarde de subversión, pero su juicio se aplazó varias veces. Finalmente, el 14 de agosto del 2001 fue juzgado en secreto. No se permitió asistir al juicio a ningún miembro de su familia, y desde entonces no se ha anunciado ningún veredicto.


Estas dos detenciones se produjeron después de una serie de detenciones y juicios que reflejan la constante determinación del gobierno de impedir cualquier revisión o debate sobre la matanza ocurrida hace 13 años.


Amnistía Internacional reitera sus llamamientos a las autoridades chinas para que pongan en libertad a todos los presos que continúan recluidos en relación con las protestas de 1989 en favor de la democracia, y para que rindan cuentas de todos los que murieron o resultaron heridos y ofrezcan una compensación a sus familias. Según ha declarado la organización: «Esto pondría fin a la larga batalla para conseguir una reparación por las violaciones de derechos humanos cometidas en el pasado, y supondría un paso importante para China en un momento en el que la comunidad internacional ha mostrado su apoyo a resolver las violaciones graves de derechos humanos mediante el establecimiento de una Corte Penal Internacional».


/ FIN



Documento público

****************************************

Si desean más información, pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres, Reino Unido, en el número + 44 20 7413 5566, o visiten nuestro sitio web en: <http://www.amnesty.org>. Para los documentos y comunicados de prensa traducidos al español, consulten la sección «centro de documentación» de las páginas web de EDAI en: <http://www.edai.org/centro>.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE