Document - China: Torture in China under the spotlight at the UN

Servicio de Noticias 082/00

ÍNDICE AI: ASA 17/22/00/s

4 de mayo del 2000


La tortura en China, centro de atención en la onu


En comisarías, centros de detención, prisiones, «campos de reeducación por el trabajo» y centros de repatriación de toda China, la tortura es una práctica generalizada que merece una seria condena del Comité contra la Tortura de la onu, ha declarado hoy Amnistía Internacional. El Comité está estudiando actualmente el tercer informe periódico de China sobre su cumplimiento de la Convención contra la Tortura.


«La tortura y los malos tratos no se infligen sólo a puerta cerrada, sino también en público, como una humillación deliberada y una advertencia. En los últimos años, las autoridades han recurrido a la tortura incluso para cobrar multas y recaudar impuestos; algunos funcionarios corruptos la utilizan como medio para el chantaje y la extorsión», manifestó Amnistía Internacional.


Aunque el uso de la tortura está «prohibido» teóricamente desde hace tres decenios, y desde 1979 constituye un delito en determinadas circunstancias, sigue siendo una práctica habitual. Desde que China presentó su último informe ante el Comité, en 1996, los informes indican que un elevado porcentaje de las víctimas han perdido la vida o han sufrido heridas mortales en las primeras veinticuatro horas de su detención.


La tortura afecta tanto a los detenidos políticos como a los comunes. Según los informes, los golpean en la cabeza y los obligan a llevar cascos de metal y después les golpean la cabeza contra la pared. Los guardias penitenciarios propinan deliberadamente a los reclusos puntapiés y golpes en la zona de los riñones y el hígado. Otros métodos de tortura consisten en colgar a las víctimas de los brazos y golpearlas, atarlas o esposarlas en posturas dolorosas y aplicarles descargas eléctricas.


Los informes sobre torturas aumentan durante las periódicas campañas de «mano dura», durante las cuales la policía tiene luz verde para emplear «todos los medios» para alcanzar «resultados rápidos».


Durante las campañas contra la prostitución, muchas mujeres migrantes solteras son acusadas de ejercer la prostitución y sometidas a violaciones y abusos sexuales. La policía tiene facultades para imponer una multa instantánea a las presuntas prostitutas y para someter a éstas y a sus clientes a reclusión administrativa durante un máximo de seis meses. La policía detiene, maltrata y tortura a mujeres para obtener listas de presuntos «clientes» a los que someter a chantaje. Muchas presuntas prostitutas y clientes han muerto bajo custodia como consecuencia de la tortura.


Aunque en los últimos años se han impuesto severas penas de prisión a algunos autores de torturas, la impunidad es la norma dominante. Los funcionarios son expertos en intimidar a testigos, bloquear investigaciones y explotar las lagunas y ambigüedades de las leyes. Incluso cuando se investiga un caso, el castigo suele ser benévolo.


Con frecuencia los funcionarios niegan su responsabilidad en las muertes bajo custodia, y en muchos casos no se hace ninguna autopsia para determinar la causa de la muerte, y la policía actúa con rapidez para incinerar los cuerpos antes de que se pueda realizar una investigación externa completa.


Los informes indican que, desde septiembre de 1999, al menos doce practicantes de Falun Gong han muerto bajo custodia policial en circunstancias no aclaradas. El 27 de septiembre, la policía detuvo a Zhao Jinhua, agricultora de 42 años de la provincia de Shandong, cuando trabajaba en el campo. Según los informes, la policía la presionó para que renunciara a practicar Falun Gong y, al negarse, la golpeó reiteradamente con palos y porras eléctricas. El 7 de octubre la llevaron dos veces al hospital del condado para que la atendieran en urgencias, pero falleció antes de llegar por segunda vez al centro. Aunque expertos médicos han confirmado que Zhao Jinhua perdió la vida a consecuencia de los golpes, según el informe policial, murió debido a un «fallo cardiaco».


Las revisiones introducidas en 1997 al código penal ampliaron los actos que constituyen tortura y que ahora están tipificados como delito. Sin embargo, las leyes penales chinas siguen sin prohibir todos los actos de tortura, como exige la Convención contra la Tortura. El Comité de la onu debe condenar y abordar de forma exhaustiva el uso extendido y continuado de la tortura en China, así como la clara ausencia de avances en la investigación y el enjuiciamiento de los responsables.


En concreto, el Comité debe pedir al gobierno chino que cumpla las principales obligaciones que ha contraído en virtud de la Convención:


  • prohibir claramente en la ley todos los actos de tortura y malos tratos;


  • investigar con diligencia e imparcialidad todos los informes y denuncias de tortura;


  • enjuiciar a todos los perpetradores; y


  • tomar otras medidas efectivas para prevenir la tortura, lo que incluye garantizar que los detenidos tienen acceso inmediato y regular a abogados, familiares y jueces.


Información general


Durante el actual periodo de sesiones, el Comité contra la Tortura, órgano integrado por diez expertos independientes, examinará los informes periódicos de los gobiernos de China, El Salvador, Eslovenia, Estados Unidos, los Países Bajos, Paraguay y Polonia. El Comité estará reunido en Ginebra, Suiza, desde el 1 hasta el 9 de mayo del presente año. El informe de China se estudia los días 4 y 5 de mayo, y el Comité presentará sus conclusiones y recomendaciones el 9 de mayo.



***************************************************************************

Si desean más información, llamen a Amnistía Internacional en Ginebra (teléfono móvil +852 9267 2116), o a la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres, Reino Unido (tel.: +44 207 413 5566) o visiten nuestra página web (http://www.amnesty.org).Para los documentos traducidos al español consulten la sección «centro de documentación» de las páginas web de EDAI en http://www.edai.org/centro/.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE