Document - Amnesty International Uruguay expresses its concern about events in Haiti involving Uruguayan soldiers stationed there as members of the United Nations Stabilization Mission in Haiti (MINUSTAH)

AMNISTÍA INTERNACIONAL

AMNISTÍA INTERNACIONAL

DECLARACION PUBLICA

Índice AI: AMR 52/003/2011

8 de Septiembre de 2011

Amnistía Internacional Uruguay manifiesta su preocupación frente a los acontecimientos ocurridos en Haití que involucran a militares uruguayos destacados en aquel país como integrantes de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH)

MINUSTAH ha sido desplegada en dicho país por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con el mandato, entre otras cosas, de proteger a civiles que se encuentren en riesgo inminente de violencia física, apoyar a las instituciones y organizaciones haitianas en sus esfuerzos por promover y proteger los derechos humanos, y vigilar la situación de los mismos en el país. La comisión de actos como los que han sido reportados que involucran a integrantes del contingente uruguayo de MINUSTAH resultan aberrantes no sólo a la dignidad de la persona humana y contrarios a las obligaciones de derechos humanos de Uruguay, sino también contrarios a los compromisos contraídos por el Estado al contribuir con tropas a este emprendimiento de Naciones Unidas.

Tras el terremoto que asoló a Haití el 12 de enero de 2010 la situación de precariedad de los derechos de la población haitiana creció, lo que fue apreciado por el Consejo de Seguridad cuando adaptó el mandato de MINUSTAH a las nuevas circunstancias por resolución 1908 (2010). Es en situaciones de crisis y emergencia cuando más en peligro se encuentran los derechos humanos. Es en estas circunstancias también en las que todos los actores, incluyendo los cascos azules, deben redoblar los esfuerzos para impedir que se cometan violaciones de derechos humanos y para garantizar el respeto y la realización de los mismos, tal y como establecen los estándares internacionales de derechos humanos.

Además, los actores implicados en la ayuda humanitaria deben integrar en sus programas la prevención de todas las formas de violencia de género, en particular la violencia sexual, así como la respuesta a las mismas. En especial, los efectivos que sirven en operaciones de Naciones Unidas deben evitar en todo momento cometer cualquier acto que involucre explotación o abuso sexual, actividades sexuales con personas menores de 18 años o el intercambio por dinero, empleo, bienes o servicios por sexo, o involucrarse en actividades sexuales que afecten su imparcialidad o el bienestar de otros. En general, se prohíbe a los efectivos militares que participan en dichas operaciones cometer cualquier acto que resulte en daño físico, sexual o psicológico a miembros de la población local, en especial mujeres y niños.

Amnistía Internacional Uruguay insta a las autoridades uruguayas a facilitar y llevar adelante las investigaciones independientes, imparciales y exhaustivas que sean necesarias para esclarecer los sucesos recientemente denunciados. En caso de que se comprueben las denuncias de violencia sexual contra un civil haitiano, el gobierno debe garantizar que los presuntos autores comparezcan ante la justicia penal ordinaria a efectos de dirimir las responsabilidades a que haya lugar. A su vez, el gobierno debe informar sobre los resultados de las investigaciones y procesos que se conduzcan a la presunta víctima, en especial, y también al gobierno y pueblo haitiano, y a las Naciones Unidas. En caso de que la violación o violaciones sean confirmadas y las responsabilidades sean establecidas, el Estado uruguayo debe asegurar que la víctima de dichos abusos reciba una reparación integral consistente con el perjuicio sufrido.

FIN/

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE