Document - USA (Pennsylvania): Opposition to Pennsylvania execution grows: Terrance Williams

URGENT ACTION

AU: 261/12 Índice: AMR 51/076/2012 Estados Unidos: Fecha: 11 de septiembre de 2012

ACCIÓN URGENTE CRECE LA OPOSICIÓN A UNA EJECUCIÓN EN PENSILVANIA Previsiblemente, el 3 de octubre se ejecutará en Pensilvania a Terrance Williams, estadounidense de ascendencia africana, de 46 años de edad, por un asesinato cometido cuando tenía 18 años. La viuda de la víctima, cinco integrantes del jurado y numerosos expertos en abusos a menores, han pedido el indulto. El cadáver de Amos Norwood, ciudadano de 56 años muerto a golpes, fue hallado el 15 de junio de 1984 en un cementerio de Filadelfia. Terrance (Terry) Williams compareció en juicio a principios de 1986, y fue declarado culpable de asesinato en primer grado. La fiscalía, que pedía para él la pena de muerte, demostró que, cuando tenía 16 años había sido condenado por robo a mano armada, y cuando tenía 17, lo habían declarado culpable del asesinato de Herbert Hamilton, de 51 años. Por su parte, la defensa presentó el testimonio atenuante de tres testigos (la madre, la novia y el primo del acusado), quienes dieron fe de su buen carácter. Salvo una breve referencia de la madre a que su segundo marido era "muy violento" con su hijo, no se presentó ninguna prueba de los abusos sufridos por Terry Williams. El abogado de la defensa instó al jurado a tener en cuenta la juventud de su cliente (18 años y tres meses) en el momento del delito. En su petición de indulto, Terry Williams explicaba que su infancia se había visto marcada ´"por más de una década de abusos sexuales”, además de “violencia física y emocional, desatención y abandono”. Estos “abusos y desatenciones continuos” lo convirtieron en “presa fácil para acosadores sexuales”, dos de los cuales fueron, según consta en la petición, Amos Norwood y Herbert Hamilton. En 2007, una corte federal de primera instancia concluyó que la actuación de la defensa durante el juicio en el que se condenó a Terry Williams había sido “constitucionalmente deficiente” y “no se había ajustado, en modo alguno, a las normas profesionales imperantes”, al no haber llevado a cabo una “investigación sustancial sobre los antecedentes del cliente". No obstante, debido al alto grado de respeto por las decisiones ya tomadas que, en virtud de la legislación del país, deben mostrar las cortes federales al revisar una causa procedente de un estado, la corte federal de primera instancia resolvió que las negligencias del abogado no alteraban el resultado del juicio. En 2012, la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito confirmó la sentencia, si bien reconoció que las pruebas atenuantes retrataban a una “persona mucho más compleja y atormentada que la presentada durante la fase de determinación de la culpa en el juicio”. Entre quienes han pedido el indulto figuran 30 defensores y defensoras del menor y expertos en abusos a menores, 18 ex fiscales, 8 jueces jubilados, 47 profesionales de la salud mental y numerosos catedráticos de derecho. La viuda de Amos Norwood ha firmado una declaración en la que perdona a Terry Williams por el asesinato de su esposo y expresa su deseo de que “le perdonen la vida”. Asimismo, cinco integrantes del jurado han afirmado que, en estas circunstancias, se oponen a la pena de muerte. ESCRIBAN INMEDIATAMENTE, EN INGLÉS O EN SU PROPIO IDIOMA (AL GOBERNADOR, HASTA EL 3 DE OCTUBRE; Y A LA JUNTA HASTA EL 17 DE SEPTIEMBRE): - explicando que no pretenden disculpar el asesinato de Amos Norwood ni restar importancia al sufrimiento que ha causado; - expresando su preocupación por el hecho de que, durante el juicio, no se presentaran ante el jurado pruebas sobre los graves

abusos sufridos por Terrance Williams durante su niñez, que empezaba a dejar atrás justo en el momento del delito, cuando contaba 18 años;

- Congratulándose de la amplia oposición que suscita esta ejecución: desde ex jueces y ex fiscales, a expertos en abusos a menores, además de cinco integrantes del jurado y la viuda de Amos Norwood;

- pidiendo que se conmute la condena de muerte de Terry Williams. ENVÍEN SUS LLAMAMIENTOS, ANTES DEL 3 DE OCTUBRE, A: Oficina del gobernador, Tom Corbett Office of Governor Tom Corbett Main Capitol Building, Room 225Harrisburg, PA 17120, Estados Unidos Fax: +1 717 772 8284 Correo-e: governor@pa.gov Tratamiento: Dear Governor / Señor gobernador

Junta de Indultos y Libertad Condicional de Pensilvania Pennsylvania Board of Pardons 333 Market Street, 15th Floor Harrisburg, PA 17126, Estados Unidos Fax: +1 717 772 3135 Correo-e: RA-BOP@pa.gov Tratamiento: Dear Board members / Señores miembros de la Junta

Envíen también copia a la representación diplomática de Estados Unidos acreditada en su país. Incluyan las direcciones de las sedes diplomáticas locales a continuación: Tratamiento Tratamiento Tratamiento Tratamiento Fax Tratamiento Correo-e Tratamiento Tratamiento Tratamiento Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha indicada.

ACCIÓN URGENTE CRECE LA OPOSICIÓN A UNA EJECUCIÓN EN PENSILVANIA INFORMACIÓN ADICIONAL La Corte Suprema de Estados Unidos ha afirmado que “la pena capital debe limitarse a los delincuentes que cometen una reducida categoría de los delitos más graves y cuya extrema culpabilidad los convierte en los más merecedores de ejecución”. En 2005, en la causa Roper v. Simmons, la Corte Suprema excluyó del alcance de la pena de muerte a las personas que tuvieran menos de 18 años en el momento del delito, alegando que la culpabilidad de las personas pertenecientes a esa categoría era reducida. La sentencia Roper reconoce la inmadurez, la impulsividad, la escasa capacidad de discernimiento y la ausencia de un sentido desarrollado de la responsabilidad como características de la juventud. Además, la Corte señaló que mientras se acordaba una norma categórica, la consideración de la edad de 18 años como límite para la aplicación de la pena de muerte sería la norma mínima. Asimismo, la Corte apuntó que las “cualidades que distinguen a los menores de los adultos no desaparecen cuando la persona cumple los 18 años”. Y en efecto, las investigaciones científicas han demostrado que el desarrollo del cerebro y la maduración psicológica y emocional continúan hasta los primeros años de la década de los 20 años. Por tanto, si el asesinato de Amos Norwood se hubiera producido tres meses y medio antes, Terry Williams no estaría ahora condenado a muerte, ya que en ese momento habría tenido menos de 18 años. Además, si se hubieran presentado al jurado pruebas y testimonios de expertos sobre los abusos que había sufrido durante su niñez, que estaba superando en el momento del asesinato de Amos Norwood, sería posible que al menos una de las personas que componían el jurado hubiera votado a favor de la cadena perpetua y no de la pena de muerte (como de hecho han asegurado cinco de ellas). En 1993, la Corte Suprema incidió en que “la juventud no es simplemente un hecho cronológico. Es una época y un estado de la vida en que la persona puede ser especialmente susceptible a las influencias y a los daños psicológicos. Según consta en su petición de indulto, la infancia de Terry Williams “tuvo un efecto devastador en su desarrollo psicológico y emocional. Los primeros 18 años de vida de Terry Williams fuero realmente trágicos. Sufrió violencia física a manos de su madre y de su padrastro, y fue violado y agredido sexualmente por adultos que deberían haberlo protegido. En ningún momento, recibió tratamiento mental ni terapias que lo ayudaran a superar el trauma”. El doctor David Lisak, psicólogo clínico y experto en este tipo de abusos y en sus repercusiones en niños y hombres ha declarado que “la violencia y los abusos que Terry Williams sufrió fueron tan graves y tan continuados que no es de esperar que ningún niño que haya pasado por un trauma tan intenso salga de él sin daños psicológicos graves y perdurables.” A Terry Williams se le diagnosticó, entre otras cosas, síndrome de estrés postraumático y, según informes, a día de hoy sigue sufriendo "síntomas secundarios, como ansiedad casi constante, trastornos del sueño y pesadillas". Según consta en la petición de indulto, la explotación sexual de Terry Williams por parte de Amos Norwood había sido cada vez más violenta. El asesinato por el que ahora Terry Williams podría ser ejecutado ocurrió un día después de que Norwood lo agrediera sexualmente. En concreto, Terry Williams confesó al doctor Lisak que, en el momento del asesinato “estaba muy enfadado y muy asustado, y simplemente estallé. Quería hacerle sentir el dolor que él me infligía. No podía pensar con claridad. Estaba furioso y quería vengarme de todas las personas que me usaban y me traicionaban. No podía pensar en nada más”. Terry Williams, lleva más de media vida condenado a muerte y, según informes, está "profundamente arrepentido" de los asesinatos de Herbert Hamilton y Amos Norwood, y “ha demostrado un continuo deseo de ser mejor persona y de influir positivamente en su hija y en la sociedad, más allá de los muros de la prisión”. Con la petición de indulto no se pretende justificar el asesinato de Amos Norwood, sino que se pide a las autoridades correspondientes que consideren los abusos que Terry Williams sufrió durante su niñez como circunstancia atenuante –a diferencia del jurado, al que no se le dio la oportunidad de hacerlo–. Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos, incondicionalmente, y con independencia de la culpabilidad o la inocencia, de la naturaleza del delito o del método utilizado para dar muerte al condenado. Desde que se reanudaron las ejecuciones en Estados Unidos, en 1977, 1.304 personas han sido ejecutadas en ese país, entre ellas 27 en lo que va de 2012. Ésta sería la primera ejecución “no consentida” en Pensilvania desde hace 50 años. En las otras tres ejecuciones consumadas desde 1977, las personas condenadas habían renunciado a apelar. Nombre: Terrance Williams

Sexo (h/m): h AU: 261/12 Índice: AMR 51/076/2012 Fecha de emisión: 11 de septiembre de 2012

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE