Document - USA: Mental health in question as execution set: Marshall Gore

URGENT ACTION

AU: 230/13 Índice: AMR 51/059/2013 EE. UU. Fecha 21 de agosto de 2013

ACCIÓN URGENTE

FIJADA FECHA DE ejecución PESE A LAS DUDAS SOBRE LA SALUD MENTAL DEL CONDENADO

Marshall Gore, de 50 años, será ejecutado en Florida el 1 de octubre por un asesinato cometido en 1988. Existen dudas sobre su “competencia” mental para ser ejecutado.

Marshall Gore fue condenado a muerte en 1995 por el asesinato de Robyn Novick, cuyo cadáver fue hallado en una zona rural del condado de Miami Dade (Florida) el 16 de marzo de 1988, cuatro días después de su desaparición. La Corte Suprema de Florida revocó la sentencia en 1998 por conducta indebida de la fiscalía, pero Marshall Gore volvió a ser condenado a muerte en un segundo juicio en 1999. Gore ya había sido condenado a muerte en el condado de Columbia (Florida) en 1990, por el asesinato de Susan Roark, una estudiante que desapareció en Tennessee en enero de 1988 y cuyo cuerpo apareció en Florida dos meses después. En un dictamen de 2009, la Corte Suprema de Florida señaló que la cuestión del “estado mental” de Marshall Gore fue un “tema recurrente” en las actuaciones de ambos casos.

El 13 de mayo de 2013, el gobernador Rick Scott firmó la orden de ejecución de Marshall Gore en el caso de Miami Dade. El abogado que defendía a Marshall Gore ante el tribunal del estado alegó ante el gobernador que su cliente podría ser “no apto” para ser ejecutado, que era “irracional” y que “no se podía razonar con él”. La ejecución de una persona que no puede comprender racionalmente la razón y la realidad de su castigo es una violación de la Constitución de Estados Unidos. Tal como exige la legislación de Florida, el gobernador nombró una comisión integrada por tres psiquiatras para evaluar la competencia mental del preso. Durante la evaluación, Marshall Gore les dijo que había una conspiración de las autoridades de Florida para obtener órganos de presos ejecutados, y que un senador del estado estaba esperando los ojos de Marshall Gore para su hijo. Los psiquiatras concluyeron que Marshall Gore fingía una enfermedad mental para evitar la ejecución. Esos mismos tres peritos habían declarado recientemente apto a otro recluso, John Ferguson. Ferguson tenía décadas de historial de esquizofrenia paranoide y fue ejecutado el 5 de agosto; mostró síntomas de delirio hasta el final (http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR51/057/2013/es).

El abogado que representaba a Marshall Gore ante el tribunal federal formuló un recurso sobre competencia ante la corte federal de primera instancia. El 18 de junio, el juez señaló que había una “base razonable” para afirmar que Marshall Gore podría ser no apto para la ejecución, dadas las diversas declaraciones “delirantes” que había hecho. El juez señaló que Marshall Gore había indicado que creía que se había ordenado su ejecución para lograr su “muerte y obtener sus órganos, para ser un sacrificio humano o para ambas cosas”, que la fecha fijada entonces para la ejecución (el 24 de junio) era la suma de 6-6-6 y que “debido a su inocencia virginal del asesinato, es el blanco de unos adoradores de Satán que llevan años amenazando con esa fecha por correo”.

El 24 de junio, la corte federal de primera instancia declaró que concurrían en el caso “un conjunto de circunstancias muy poco habituales”, pues Marshall Gore estaba representado por dos abogados diferentes ante el tribunal estatal y el federal. Dado que el abogado estatal no había presentado un recurso de competencia ante el tribunal estatal, el juez federal resolvió que no podía estudiar el recurso. Desde esa fecha, el abogado federal se ha hecho cargo de los recursos estatales. Tras una vista ante la corte estatal celebrada en julio, en la que un perito de la defensa afirmó que Marshall Gore era no apto para la ejecución y dos de los tres psiquiatras nombrados por el gobernador alegaron lo contrario, el juez resolvió que Marshall Gore tenía “una comprensión racional de que va a ser ejecutado porque asesinó a la señora Novick y de que morirá como consecuencia de esa ejecución”. La Corte Suprema del estado confirmó esta resolución el 13 de agosto.

Escriban inmediatamente, en inglés o en su propio idioma:

Tomando nota de los graves crímenes de los que fue declarado culpable Marshall Gore y del sufrimiento causado por la delincuencia violenta;

Oponiéndose a su ejecución y señalando las dudas sobre su competencia mental para ser ejecutado;

Pidiendo al gobernador que conmute su condena a muerte.

ENVÍEN LLAMAMIENTOS, ANTES DEL 2 DE OCTUBRE DE 2013, A:

Gobernador Rick Scott: Governor Rick Scott, Office of the Governor, The Capitol, 400 S. Monroe St. Tallahassee, FL 32399-0001, EE. UU.

Correo-e.: Rick.scott@eog.myflorida.com

Tratamiento: Dear Governor/Señor Gobernador

Envíen también copias a la representación diplomática de Estados Unidos acreditada en su país. Incluyan a continuación las direcciones correspondientes:

Nombre Dirección 1 Dirección 2 Dirección 3 Fax Fax Correo electrónico Correo-e Tratamiento TratamientoConsulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha indicada.

ACCIÓN URGENTE

FIJADA FECHA DE ejecución PESE A LAS DUDAS SOBRE LA SALUD MENTAL DEL CONDENADO

Información adicional

En 1986, en Ford v Wainwright, la Corte Suprema de Estados Unidos confirmó que la ejecución de personas con demencia violaba la prohibición de la Octava Enmienda de la Constitución estadounidense de “castigos crueles e inusitados". Sin embargo, la resolución Ford no definió cómo se considera si una persona es competente para ser ejecutada (aunque los estados adoptaron en general la sugerencia del juez Powell de que la prueba debería ser si el preso es consciente de su ejecución inminente y de los motivos por los que va a ser ejecutado), y la Corte no estableció los procedimientos específicos que deben seguir los estados individuales para determinar si un recluso está considerado legalmente demente. Como consecuencia de ello, los estados establecieron normas diferentes y la protección para los reclusos con enfermedades mentales graves es mínima (consulten USA: The execution of mentally ill offenders, enero de 2006, http://www.amnesty.org/en/library/info/AMR51/003/2006/en).

En junio de 2007, en Panetti v. Quarterman, la Corte Suprema aclaró la resolución Ford, pues, según reconoció, no había “establecido una norma exacta sobre la competencia” (véase http://www.amnesty.org/en/library/info/AMR51/114/2007/en). La resolución Panetti estableció que “no es lo mismo ser consciente de los motivos por los que va a ejecutarle el estado que comprenderlos racionalmente.” En 2012, en un caso de Florida, la Corte de Apelaciones del 11º. Circuito resolvió: “La cuestión principal de la resolución Panetti es que aún no existe una cuestión principal bien definida en esta área de la ley. En lugar de tratar de responder de forma más concreta a la pregunta de qué hace falta para que exista una comprensión racional de la muerte por ejecución y de sus motivos, la Corte Suprema prefirió dejar que ‘una cuestión de esta complejidad’ fuera abordada de un modo más exhaustivo y basándose en un historial mejor por la corte federal de primera instancia y la corte de apelación de ese caso [de pena de muerte de Texas]. La decisión de no decidir más es, lamentablemente, la última palabra de la Corte Suprema sobre la ‘cuestión de esta complejidad’”.

En la resolución Panetti la Corte Suprema había reconocido que “es difícil definir un concepto como la comprensión racional”. En otras palabras, siempre habrá errores e incoherencias. Sólo hay una solución: la abolición. Mientras está pendiente ese resultado en el órgano legislativo o en virtud de una orden judicial, debe emplearse la facultad de indultar del poder ejecutivo.

Según la apelación de Marshall Gore ante la Corte Suprema de Florida, el perito de la defensa que intervino en la vista sobre competencia del estado en julio afirmó que, en su opinión, aunque Gore sabía que iba a ser ejecutado, no tenía una comprensión racional de los motivos de ese castigo. El perito señaló asimismo varios expedientes penitenciarios del caso de Marshall Gore de la última década que indicaban la existencia de pensamientos delirantes y otros pensamientos distorsionados, y que se le había prescrito medicación antipsicótica en el pasado. El perito discrepó de la opinión de los peritos del estado de que Marshall Gore estaba fingiendo su enfermedad.

Hace más de un siglo, la Corte Suprema de Estados Unidos declaró que la prohibición contenida en la Constitución estadounidense de los “castigos crueles e inusitados” tenía un carácter “progresivo” y que “podría adquirir un significado más amplio a medida que la opinión pública sea informada por la justicia humana”. En las últimas décadas, un país tras otro ha abolido la pena de muerte, y en la actualidad hay 140 países abolicionistas en la ley o en la práctica. En cambio, ha habido 1.343 ejecuciones en Estados Unidos desde que la Corte Suprema de ese país aprobó las nueves leyes sobre la pena capital en 1976. En Florida se llevaron a cabo 78 de estas ejecuciones. En lo que va de año se han realizado 23 ejecuciones en Estados Unidos, cuatro de ellas en Florida.

En los últimos cuatro años, cuatro estados de Estados Unidos han abolido la pena de muerte en la ley: Nuevo México (2009), Illinois (2011), Connecticut (2012) y Maryland (2013), por lo que actualmente son 18 los estados abolicionistas. La cifra anual de condenas de muerte en Estados Unidos ha ido en descenso desde la década de 1990, cuando alcanzó su punto culminante. Florida sigue siendo uno de los estados que van en contra de esta tendencia. En 2012 se dictaron en Florida 22 condenas de muerte, más que en cualquier otro año desde 1998 y más del 25 por ciento de todas las condenas de muerte dictadas en el país. Recientemente, Florida promulgó legislación que amenaza con aumentar el ritmo de ejecuciones en el estado (véase http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR51/038/2013/es).

Amnistía Internacional se opone incondicionalmente a la pena de muerte en todos los casos y en todos los países.

Nombre: Marshall Gore

Sexo: hombre

AU: 230/13 Índice: AMR 51/059/2013 Fecha de emisión: 21 de agosto de 2013

image1.jpg image2.jpg

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE