Document - USA: An Injustice Compounded: Amnesty International demands an end to the cruel and inhuman treatment of Albert Woodfox and Herman Wallace

AMNESTY INTERNATIONAL

AMNISTÍA INTERNACIONAL

DECLARACIÓN PÚBLICA

Índice AI: AMR 51/019/2013

16 de abril de 2013

Una injusticia agravada

Amnistía Internacional exige que se ponga fin al trato cruel e inhumano de Albert Woodfox y Herman Wallace

Cuarenta y un años después de que fueran recluidos en régimen de aislamiento prolongado en sendas prisiones de Luisiana, Amnistía Internacional exige que las autoridades de dicho estado trasladen inmediatamente a Albert Woodfox y a Herman Wallace a un entorno penitenciario menos restrictivo.

Permanecer durante cuatro décadas encerrados 23 horas al día en celdas pequeñas e inhóspitas sin actividades de grupo, programa de rehabilitación o trabajo es un trato cruel, inhumano y degradante que viola los tratados internacionales de derechos humanos de los que Estados Unidos es parte.

La injusticia de estar recluido en condiciones tan crueles se ve agravada por los motivos de gran preocupación que han aparecido en sus casos en los numerosos años de litigio y que indican la posibilidad de que, en el estado de Luisiana, el acceso a la justicia no sea un derecho del que puedan gozar todos.

Albert Woodfox y Herman Wallace fueron acusados en 1972 del asesinato de Brent Miller, guardia penitenciario de la prisión estatal de Luisiana. Los hombres fueron declarados culpables en dos juicios distintos y por jurados integrados en su totalidad por personas de raza blanca. Las declaraciones de culpabilidad se basaron en gran medida en el testimonio de un preso, Hezekiah Brown, que afirmó haber presenciado cómo ambos hombres cometían el crimen. Con los años, han surgido pruebas de que este testimonio fue obtenido por funcionarios que premiaron a Hezekiah Brown con raciones semanales de cigarrillos, la posibilidad de vivir en una cabaña dentro del recinto penitenciario y gestiones para conseguirle un indulto que finalmente le fue concedido.

Este testimonio desacreditado, junto con otras cuestiones (como la ausencia de pruebas físicas que relacionen a los hombres con el delito y la retractación de otros testigos) parecen corroborar las afirmaciones de Albert Woodfox y Herman Wallace de que son inocentes del crimen.

La declaración de culpabilidad de Albert Woodfox como autor de un asesinato ha sido anulada tres veces, la más reciente en febrero de 2013, por discriminación racial en la selección del portavoz del gran jurado. Los jueces ya habían mencionado con anterioridad discriminación racial, conducta indebida del fiscal, defensa inadecuada y ocultación de pruebas exculpatorias.

En 2006, un comisionado judicial del Estado recomendó la revocación de la declaración de culpabilidad de Herman Wallace citando las pruebas de conducta indebida del fiscal. Los tribunales federales estudian ahora sus alegaciones.

El fiscal general de Luisiana ha expresado recientemente su intención de recurrir contra la resolución de febrero del juez federal de distrito que anuló la declaración de culpabilidad de Albert Woodfox. Amnistía Internacional pide al fiscal general que se abstenga de recurrir, permitiendo así que Albert Woodfox sea juzgado de nuevo o puesto en libertad.

Mientras Albert Woodfox y Herman Wallace continúan su larga espera a que se haga justicia, las autoridades de Luisiana deben abordar inmediatamente la crueldad de las condiciones de reclusión que ambos sufren desde hace más de cuatro décadas.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE