Document - Brazil: Indigenous community facing imminent eviction

title

AU: 294/11 Índice: AMR 19/015/2011 Brasil Fecha: 30 de septiembre de 2011

ACCIÓN URGENTE UNA COMUNIDAD INDÍGENA SE ENFRENTA A UN DESALOJO INMINENTE Treinta y cinco familias de la comunidad guaraní-kaiowá de Laranjeira Ñanderu se enfrentan al desalojo de sus tierras ancestrales en el estado de Mato Grosso do Sul, Brasil. Si son desalojadas, se verán obligadas a vivir junto a una transitada carretera a las afueras de una localidad cercana, sin acceso a agua o a tierra donde cultivar cosechas. El 21 de septiembre, un juez local dictó una orden de desalojo contra la comunidad de Laranjeira Ñanderu, compuesta por 120 personas que actualmente viven en una zona boscosa en la hacienda de Santo Antônio da Nova Esperança, en el municipio de Rio Brilliante, a 150 km al sur de la capital del estado, Campo Grande. El juez resolvió que la comunidad debía ser expulsada por el órgano federal responsable de los pueblos indígenas en Brasil (FUNAI) y trasladada a una zona junto a una transitada carretera, según recomendación del Departamento Nacional de Transportes e Infraestructura. La zona en cuestión es sucia, ruidosa y polvorienta, y sufre inundaciones periódicas. No hay acceso a agua ni a tierra en la que cultivar cosechas. Los funcionarios de FUNAI se reunieron con la comunidad el 26 de septiembre y dijeron a sus miembros que intentarían combatir la orden de desalojo, pero ya se han rechazado dos recursos anteriormente. La zona en la que vive actualmente la comunidad lleva desde 2007 en espera de ser identificada como tierras ancestrales de Laranjeira Ñanderu, pero el proceso se ha visto paralizado por los recursos judiciales y por la falta de escoltas de la policía federal para acompañar a los grupos de expertos en antropología que están trabajando para identificar las tierras como ancestrales. Este es el tercer desalojo al que se enfrenta la comunidad de Laranjeira Ñanderu en tres años y medio a causa de su largo conflicto por su derecho a la tierra. La comunidad reocupó por primera vez sus tierras ancestrales a finales de 2007. En mayo de 2008 los miembros de la comunidad fueron desalojados, pero más tarde regresaron. Tras su último desalojo en septiembre de 2009, el terrateniente quemó sus casas y sus pertenencias. Después de eso, la comunidad pasó un año y ocho meses en un campamento improvisado levantado en una cuneta de la carretera federal BR-163, frente a sus tierras ancestrales. Allí, sin acceso a saneamiento básico, agua o atención médica, sufrió amenazas constantes de guardias de seguridad contratados localmente. En mayo de 2011, cuando las obras para ensanchar la carretera se acercaron a su campamento, y frustrada por la lentitud del proceso de demarcación de tierras, la comunidad llevó a cabo una nueva reocupación. ESCRIBAN INMEDIATAMENTE, en portugués o en su propio idioma: ν expresando preocupación porque el largo historial de desalojos ha puesto en peligro a la comunidad de Laranjeira Ñanderu, y pidiendo a las autoridades que detengan el desalojo propuesto y garanticen el derecho de la comunidad a sus tierras ancestrales; ν instando a las autoridades a dar prioridad a la identificación de las tierras de Laranjeira Ñanderu en el proceso general de identificación de tierras, iniciado en 2007; ν instando a las autoridades a completar todas las demarcaciones de tierras pendientes y cumplir así con las obligaciones que han contraído en virtud del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la Constitución de Brasil. ENVÍEN LOS LLAMAMIENTOS ANTES DEL 9 DE NOVIEMBRE DE 2011 A: Ministro Federal de Justicia Exmo. Sr. José Eduardo Martins Cardozo Esplanada dos Ministérios Bloco "T" 70712-902 - Brasília/DF Fax: + 55 61 2025-7803 Tratamiento: Exmo. Sr. Ministro

Secretari a Federal de Derechos Humanos Exma Sra. Ministra Maria do Rosário Setor Comercial Sul - B, Quadra 9, Lote C, Edificio Parque Cidade Corporate, Torre "A", 10º andar, Brasília, DF CEP: 70308-200 Fax: + 55 61 2025-9414 Tratamiento: Exma. Sra. Ministra

Y copia a: Consejo Indigenista Misionero, (CIMI – ONG local) CIMI Regional Mato Grosso do Sul Av. Afonso Pena, 1557 Sala 208 Bl.B 79002-070 Campo Grande/MS BRASIL

Envíen también copia a la representación diplomática acreditada de Brasil en su país. Incluyan las direcciones de las sedes diplomáticas locales a continuación: Nombre Dirección 1 Dirección 2 Dirección 3 Fax Número fax Correo-e. Dirección correo-e. Tratamiento Tratamiento Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha antes indicada.

UA: 168/11 Index: AMR 19/009/2011 Brazil Date: 07 June 2011

ACCIÓN URGENTE UNA COMUNIDAD INDÍGENA SE ENFRENTA A UN DESALOJO INMINENTE

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA El estado de Mato Grosso do Sul contiene algunas de las zonas indígenas más pequeñas, pobres y densamente pobladas de Brasil: bolsas rurales de pobreza rodeadas por grandes plantaciones de soja y caña de azúcar y por ranchos de ganado, plagadas de enfermedades y con unas condiciones de vida miserables. Unos 60.000 indígenas guaraní-kaiowá viven una existencia precaria, pues la descomposición social ha provocado elevados niveles de violencia, suicidio y desnutrición. Frustrados por la lentitud del proceso de demarcación de tierras, los indígenas guaraní-kaiowá han comenzado a reocupar tierras ancestrales, pero han sido víctimas de intimidaciones y desalojos violentos.

En noviembre de 2007, el Ministerio de Justicia, la Fiscalía Federal, la FUNAI (Fundação Nacional do Índio) y 23 dirigentes indígenas firmaron un acuerdo (Termo de Ajustamento de Conduta, TAC) por el que la FUNAI se comprometía a identificar para su entrega 36 tierras ancestrales guaraní-kaiowá, entre ellas las de Laranjeira Ñanderu, para abril de 2010. La falta de recursos y las apelaciones judiciales han retrasado el proceso de identificación, que todavía no se ha llevado a cabo, aunque FUNAI ha anunciado recientemente que en marzo de 2012 se publicarán algunos de los estudios antropológicos (aunque no el de Laranjeira Ñanderu).

Ante la prolongada falta de resolución de sus reclamaciones a sus tierras ancestrales, varias comunidades guaraní-kaiowá han terminado viviendo junto a carreteras. Se han visto expuestas a amenazas de guardias de seguridad contratados para impedir sus intentos de reocupar la tierra, a problemas de salud derivados de vivir en refugios temporales inadecuados y a falta de atención médica. Además, muchos de sus miembros han muerto o han resultado heridos en accidentes de tráfico.

Tanto la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, firmada por Brasil en 2007, como el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, en el que Brasil es parte, consagran el derecho de los pueblos indígenas a sus tierras tradicionales y piden a los Estados que establezcan mecanismos con los que adjudicar y reconocer este derecho. La Constitución brasileña (1988) afirma también el derecho de los pueblos indígenas a sus tierras y la responsabilidad de la Unión de demarcarlas.

AU: 294/11 Índice: AMR 19/015/2011 Fecha de emisión: 30 de septiembre de 2011

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE