Document - Brazil: Indigenous group in critical situation



Más información sobre AU 306/09 Índice: AMR 19/012/2010 Brasil Fecha: 10 de septiembre de 2010


ACCIÓN URGENTE

GRUPo indígena en situación crítica

Unas 80 personas pertenecientes al grupo indígena guaraní-kaiowá de la comunidad Y’poí han sido víctimas de amenazas a manos de hombres armados contratados por los latifundistas locales, que les han impedido además abandonar el campamento en el que se encuentran y les han privado, así, de agua, alimentos, educación ni salud.


En abril, el grupo reocupó las tierras que reclamaba como parte de su territorio ancestral junto a Paranhos, Brasil. Actualmente, se encuentra rodeado de hombres armados contratados por terratenientes locales, que les han amenazado, llegando a lanzar disparos al aire por la noche. Además, les impiden dejar el campamento en el que se encuentran, circunstancia que les ha empujado a una situación crítica, sin acceso a agua, alimentos, educación ni salud.


LaFundación Nacional de Salud (FUNASA) de Brasil no ha facilitado cuidados a la comunidad, alegando al parecer problemas de seguridad, y los niños y niñas están enfermando por falta de atención médica y agua, y por la sequedad del clima. Aunque la comunidad ha denunciado su situación ante el Ministerio Público Federal, la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) y las autoridades policiales del estado de Mato Grosso del Sur, siguen sin tomarse medidas.


Previamente, en octubre de 2009, se había desalojado violentamente a esta comunidad de sus tierras ancestrales. Integrantes de ella aseguran que, durante la operación de desalojo, vieron cómo los pistoleros se llevaban a Genivaldo Vera y cómo Rolindo Vera, su primo, huía al bosque. Pocos días después se encontró el cadáver de Genivaldo Vera junto a un río de las inmediaciones: tenía la cabeza afeitada y el cuerpo lleno de hematomas. En cuanto a Rolindo Vera, continúa en paradero desconocido. Tras más de 300 días, su familia sigue esperando que la Policía Federal aclare qué le ha sucedido o le lleve su cuerpo. La comunidad querría buscarlo, pero no se le permite salir del campamento.

ESCRIBAN INMEDIATAMENTE, en portugués o en su propio idioma:

  • Exhortando a las autoridades a garantizar la seguridad de la comunidad y a asegurarse de que ésta tenga acceso adecuado a alimentos, agua y cuidados de salud, y de que pueda desplazarse con libertad.

  • Instando a las autoridades a cerciorarse de que la FUNASA y la Policía Federal visiten el lugar y ofrezcan la atención necesaria a la comunidad.

  • Exigiendo que la Policía Federal concluya la investigación sobre la muerte de Genivaldo Vera y el paradero de Rolindo Vera, y que los responsables comparezcan ante la justicia.

  • Pidiendo a las autoridades que completen las demarcaciones pendientes de tierras indígenas, en cumplimiento de sus obligaciones en virtud del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la Constitución de Brasil.


ENVÍEN LLAMAMIENTOS ANTES DEL 22 DE OCTUBRE DE 2010 A:

Ministro Federal de Justicia

Exmo. Sr. Luiz Paulo Teles

Ferreira Barreto

Esplanada dos Ministérios,

Bloco "T" 

70712-902 - Brasília/DF Brasil

Fax: + 55 61 3322 6817/ 3224 3398

Tratamiento: Señor Ministro



Secretaría Especial de Derechos Humanos

Secretaria Especial de Direitos Humanos

Exmo. Secretário Especial

Sr. Paulo de Tarso Vannuchi Esplanada dos Ministérios-

Bloco "T" - 4º andar, 70064-900 Brasília/DF Brasil

Fax: + 55 61 3226 7980Tratamiento: Señor Secretario


Y copias a:

Consejo Indigenista Misionero,

(CIMI, ONG local)

CIMI Regional Mato Grosso do Sul

Av. Afonso Pena, 1557 Sala 208 Bl.B

79002-070 Campo Grande/MS, Brasil

Correo-E: cimims@terra.com.br


Envíen también copia a la representación diplomática de Brasil acreditada en su país. Consulten con la oficina de su Sección si van a enviar los llamamientos después de la fecha antes indicada. Ésta es la primera actualización de AU 306/09. Más información: http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR19/020/2009/es

ACCIÓN URGENTE

GRUPo indígena en situación crítica

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA


En el estado de Mato Grosso del Sur se encuentran algunas de las zonas indígenas más pequeñas, pobres y densamente pobladas de Brasil: bolsas de pobreza de carácter rural, con problemas de salud endémicos y penosas condiciones de vida, rodeadas por grandes plantaciones de soja y caña de azúcar y por ranchos dedicados a la ganadería.

En noviembre de 2007, el Ministerio Público del estado de Mato Grosso del Sur firmó un acuerdo extrajudicial con el nombre de TAC (Termo de Ajustamento de Conduta), con la FUNAI por el que esta última se comprometía a identificar y delimitar, antes de abril de 2010, 36 terrenos ancestrales de la comunidad guaraní-kaiowá para su futura demarcación. El 29 de julio, el Ministerio Público Federal envío una solicitud al tribunal federal del estado, solicitando la ejecución judicial del acuerdo TAC. El Ministerio Público pedía a la FUNAI que cumpliera las condiciones del acuerdo en el plazo de 60 días y, en caso contrario, ordenaba que se encomendara la demarcación a un tercero, que la FUNAI debería pagar. Asimismo, pedía a la FUNAI que pagara la multa estipulada en el acuerdo por retrasos en la identificación de los terrenos ancestrales.

Con el fin de identificar los terrenos que se deben devolver a la comunidad, como se especificaba en el acuerdo firmado en 2007, antropólogos del gobierno han inspeccionado ya las tierras ancestrales que los guaraní-kaiowá han venido reocupando. Sin embargo, los propietarios de la zona las han obstruido en repetidas ocasiones.

Debido a la persistente falta de soluciones para las reivindicaciones territoriales pendientes, varias comunidades guaraní-kaiowá han terminado por reocupar las tierras, a lo que se ha respondido con desalojos violentos, a menudo con la presencia de hombres armados. Empresas de seguridad de dudosa legalidad, muchas de las cuales funcionan en la práctica como milicias ilegales al servicio de terratenientes o de la industria agraria, han protagonizado numerosos abusos contra los derechos humanos en áreas rurales de Brasil, y constituyen una amenaza grave tanto para los pueblos indígenas como para los trabajadores rurales que luchan por su derecho a la tierra.

Tanto la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que Brasil refrendó en 2007, como el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, en el que Brasil es Estado Parte, consagran el derecho de los pueblos indígenas a sus tierras ancestrales, y piden a los Estados que establezcan mecanismos que permitan resolver y reconocer esos derechos. Asimismo, la Constitución brasileña establece el derecho de los pueblos indígenas de Brasil a sus tierras y la responsabilidad del Estado de demarcarlas.



AU: 306/09 Índice: AMR 19/012/2010 Fecha de publicación: 10 de septiembre de 2010

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE