Document - Sudan: Obstruction and Delay: Peacekeepers needed in Darfur now


OBSTRUCCIONES Y DEMORAS



Darfur necesita con urgencia

efectivos de mantenimiento de la paz



"Sería muy arriesgado no contar con los recursos adecuados en una situación tan grave como la de Darfur porque pondría en peligro los esfuerzos que se están haciendo por estabilizar la región, en la que ya ha habido demasiado sufrimiento."


Jean-Marie Guéhenno, secretario general adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz , 8 de octubre del 2007



¿Cuánto tiempo ha de pasar todavía antes de que se despliegue en Darfur una fuerza de mantenimiento de la paz eficaz y con los recursos necesarios? ¿Cuánto tiempo más tiene que continuar sufriendo la población civil el abuso de sus derechos fundamentales, como homicidios, violaciones, secuestros y desplazamientos forzados?


El 31 de julio del 2007 el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad una resolución para enviar efectivos de mantenimiento de la paz. La Resolución 1769 establecía la Operación Híbrida de la Unión Africana y las Naciones Unidas en Darfur (UNAMID), integrada por más de 26.000 efectivos de mantenimiento de la paz. Una resolución anterior del Consejo de Seguridad (Resolución 1706 de septiembre del 2006) no había prosperado pues tenía que ser aceptada por Sudán. Esta vez, China, que en el pasado se ha abstenido en las resoluciones sobre Darfur, ejerció presión sobre el gobierno sudanés y éste aceptó la resolución.


Pero se corre verdadero peligro de que transcurra otro año antes de que la UNAMID, que debía estar establecida y funcionado antes de finales de este año, realmente lo esté. El gobierno de Sudán ya está introduciendo obstáculos y dilaciones para la UNAMID –el mismo tipo de obstrucciones que tanto han debilitado a las fuerzas de la Misión de la Unión Africana en Sudán (AMIS)–. Por su parte, la comunidad internacional no está demostrando el compromiso necesario para desplegar oportunamente una fuerza capaz de proteger a la población civil de Darfur.


La Misión de la Unión Africana (AMIS) en Darfur


Aunque en un principio la presencia de la AMIS proporcionó un cierto grado de protección a los civiles de Darfur, la AMIS no cuenta ahora, ante el rápido deterioro de la situación, con el personal ni con los recursos suficientes para proteger a la población de Darfur.


A veces ni siquiera ha podido protegerse a sí misma. Cuando la base de la AMIS en Haskanita fue atacada el 29 de septiembre de este año, 10 miembros de su personal perdieron la vida, 11 resultaron gravemente heridos, y uno de los más de 50 que tuvieron que huir sigue en paradero desconocido. La base fue destrozada y saqueada. Se cree que los asaltantes eran miembros de facciones de los grupos armados de oposición que consideran a la AMIS aliada del gobierno de Sudán. Sin helicópteros militares a su disposición, las fuerzas del cuartel general de la AMIS en Al Fasher no pudieron asistir a sus colegas de Haskanita. Tuvieron que recurrir a pedir ayuda al gobierno de Sudán, una de las partes del conflicto.


La AMIS no da más de sí. Con las 10 víctimas de Haskanita, el total de personal de la AMIS que ha perdido la vida desde el despliegue de la operación en el 2004, asciende ya a 28. Aunque tiene bases en unas cuantas ciudades, la proximidad de una de ellas no supone necesariamente para los civiles una protección frente a los ataques. El 8 de octubre de este año, la ciudad de Muhajeria quedó atrapada en los enfrentamientos entre el gobierno, las milicias yanyawid y las fuerzas de la facción Minni Minawi del Ejército de Liberación de Sudán (SLA/MM), la cual había firmado un acuerdo de paz con el gobierno. Más de 60 personas, en su mayoría civiles, perdieron la vida. Durante el ataque, un avión Antonov –del gobierno sudanés aunque pintado de blanco (los colores de la ONU)–, sobrevoló repetidamente la ciudad. El gobierno de Sudán tiene prohibido efectuar ofensivas aéreas en Darfur (Resolución 1591 de la ONU) y ya ha recurrido anteriormente a la estratagema de pintar de color blanco los aviones que utiliza para bombardear. La AMIS proporcionó refugio a centenares de personas que acudieron huyendo a su base, pero no pudo proteger a la población de la ciudad.


Los ataques contra Haskanita y Muhajeria son una simple indicación de la incapacidad de la AMIS para proteger a la población civil. En Haskanita, la AMIS estuvo prácticamente acuartelada durante los dos meses anteriores al ataque, habiendo recibido órdenes de varios grupos armados de oposición de no aventurarse fuera de la base. No es éste un caso excepcional: por todo Darfur las fuerzas de la AMIS disponen de escasísimos recursos para arriesgarse a patrullar. Y sin capacidad para patrullar, no tienen posibilidad alguna de proteger a la población civil y ganarse su confianza.


Las carencias de la AMIS


Las carencias de la operación de la AMIS podían haberse evitado. El funcionamiento de la AMIS se ha visto socavado tanto por los obstáculos que el gobierno sudanés ha puesto a sus operaciones como por los inadecuados recursos que ha puesto a su disposición la comunidad internacional. La AMIS sufre crecientes ataques de los grupos armados de oposición que proliferan más y más en Darfur. Prácticamente ninguna de las carreteras de Darfur ofrece seguridad, y los convoyes sufren ataques de los yanyawid, los grupos armados de oposición, las milicias progubernamentales y los ladrones armados que saquean y se llevan armas y vehículos. Para algunas facciones de la oposición, la AMIS es una fuerza enemiga, demasiado próxima al gobierno.



Falta de personal


A finales de septiembre, la AMIS disponía tan solo de 5.454 efectivos, aunque estaba previsto que tuviera 6.171. Con más de dos millones de personas desplazadas en el interior del país y otros dos millones más afectadas por el conflicto y en peligro, era obvio desde el principio que la AMIS no tenía una dotación adecuada de personal para proteger a la población civil de Darfur. Además, la fuerza carece de personal civil, particularmente de un componente para asuntos civiles que mantenga una buena relación con la sociedad civil y de suficientes enlaces políticos y observadores de los derechos humanos.


Falta de transporte

La AMIS no puede desplazarse con rapidez ni para proteger a la población civil ni a sus propias unidades. Ahora dispone de vehículos blindados para transporte de personal suministrados por Canadá –que estuvieron retenidos en Puerto Sudán durante seis meses en el 2005 antes de que se permitiera su traslado a Darfur–, pero no dispone de helicópteros militares. Los 24 helicópteros de los que dispone gracias a la subvención del gobierno canadiense están arrendados a contratistas y los pilotos civiles se niegan a pilotarlos si temen que existe algún riesgo de seguridad. Los funcionarios del gobierno sudanés suelen decir a los pilotos que existen riesgos de seguridad cuando la AMIS necesita investigar incidentes. Cuando la AMIS quería acudir en ayuda de los atacados en Haskanita, los pilotos de sus helicópteros se negaron. La AMIS tampoco dispone de aviones de ala fija y no tiene más remedio que arrendar los Antonov del gobierno de Sudán.


Falta de libertad para circular


La AMIS tiene que hacer frente a numerosos obstáculos a su libertad de circulación. Necesita autorización cada vez que quiere que despegue uno de sus aviones de un aeropuerto. Las patrullas sufren frecuentes retrasos o abandonan su actividad porque les dicen que las carreteras no son seguras; a menudo las bloquean durante horas en las carreteras. También se producen retrasos en la concesión de visados al personal de la AMIS y más retrasos en la concesión de permisos para viajar a Darfur. En algunas zonas, el gobierno ha impuesto toques de queda al personal de la AMIS, exigiendo que estén de regreso en sus bases antes de las 19 horas e incluso ha detenido a los que no lo estaban.


También han impuesto restricciones a la AMIS los grupos armados de oposición. Por ejemplo, en Gereida en febrero del 2006 y en Haskanita en julio de este año, se prohibió que las fuerzas de la AMIS salieran de sus bases.


Falta de armamento


Mientras las armas proliferan en Darfur, la AMIS, que sólo dispone de ametralladoras, tiene menos armamento que los grupos armados de oposición y los yanyawid.



Falta de actividad patrullera


Cuando le ha sido posible mantener una actividad patrullera constante, incluidas las patrullas de apoyo a la recolección de leña, es cuando más éxito ha tenido la AMIS. Cuando no realiza actividad proactiva de este tipo, aumenta la probabilidad de que la población desplazada sufra ataques. Muchas de las personas desplazadas en el interior del país ni siquiera se encuentran en campamentos, sino en zonas rurales remotas. Algunas ya están desilusionadas con la AMIS, a la que acusan de estar confabulada con el gobierno. Hasta los campamentos para personas desplazadas han pasado a ser "zonas de acceso prohibido". Hoy apenas hay actividad patrullera; algunas veces hay días en que en todo Darfur sólo se registra una operación patrullera, y esa "patrulla" puede ser meramente una visita al mercado para comprar alimentos. Cuando se redujo la paga a la SLA/MM, los miembros de esta facción se negaron a patrullar con la AMIS y en las áreas bajo el control de esta facción, la AMIS se niega a patrullar sin ellos.


Recursos que se requieren sobre el terreno


"Si no disponemos de estos recursos, la misión no podrá cumplir las considerables expectativas que se han depositado en ella."

Jean-Marie Guéhenno, secretario general adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz , 8 de octubre del 2007


"Módulo de apoyo moderado" y "módulo de apoyo a gran escala"


La ONU introdujo un "módulo de apoyo moderado" (principalmente equipo) y un "módulo de apoyo a gran escala" (principalmente personal) para reforzar a la AMIS. El despliegue de ambos módulos ha sufrido fuertes retrasos debido a demoras del gobierno sudanés y a la falta de apoyo de los Estados miembros de la ONU. Por ejemplo, la misión pedía 35 vehículos blindados para transporte de personal, pero los Estados miembros no los proporcionaron. El módulo de apoyo moderado de agosto del 2006 sólo fue aprobado por Sudán en noviembre del 2006, y su implementación se retrasó. Tras otros cinco meses de demoras, Sudán aceptó por fin el módulo de apoyo a gran escala en abril del 2007, pero hasta mediados de este mes (octubre del 2007), un año después de su introducción, no llegará a Darfur el primer destacamento de personal –un batallón de ingenieros, enviado por China–.

Resolución 1769


La Resolución 1769 (2007) del Consejo de Seguridad establece estrictos plazos de aplicación.


· La lista de los países que aportarían contingentes debía conocerse antes del 31 de agosto del 2007;

· La capacidad operacional inicial para el cuartel general, incluidas las estructuras de mando y control necesarias, debía estar establecida a más tardar en octubre del 2007;

· La autoridad de mando operacional sobre el módulo de apoyo moderado (principalmente equipo) y el módulo de apoyo a gran escala que ya se hubieran desplegado, debía asumirse antes de finales de octubre;

· "c) Tan pronto sea posible y no más tarde del 31 de diciembre de 2007, la UNAMID, habiendo completado todas las tareas restantes necesarias para que pueda dar efecto a la totalidad de los elementos de su mandato, asumirá los poderes traspasados de la AMIS con miras a lograr una capacidad operacional y una dotación de efectivos plenas tan pronto sea posible a partir de entonces".


La continua obstrucción y demoras del gobierno de Sudán, unidas a la falta de compromiso que ha demostrado la comunidad internacional, retrasará el despliegue y pondrá en peligro tanto a la población de Darfur como a las propias fuerzas de mantenimiento de la paz.


Obstáculos para un despliegue oportuno


"Los plazos de aplicación fijados para la UNAMID se están retrasando debido a [...]los retrasos para obtener respuesta sobre la lista de países que aportan contingentes presentada al Gobierno del Sudán."

Informe del secretario-general de la ONU Ban Ki-moon, 8 de octubre del 2007


Composición de las tropas


La Resolución 1769 establece que "la operación híbrida deberá ser predominantemente africana y que los efectivos deberán provenir, en la medida de lo posible, de países africanos". La ONU ha presentado al gobierno de Sudán la lista de países que se han ofrecido a aportar contingentes, pero el gobierno no la ha aceptado todavía. En la lista, acordada con la Unión Africana el 2 de octubre, unos 16.000 efectivos procedían de países africanos y menos de 4.000 de otros países. Durante una reunión internacional de alto nivel celebrada en septiembre de este año para aprobar la composición de la fuerza, Sudán, apoyado por otros miembros de la Unión Africana, se opuso al despliegue de un batallón de ingenieros de Noruega, así como a unidades de infantería de Uruguay y Tailandia. Es muy importante que la UNAMID cuente con los conocimientos técnicos y logísticos necesarios y, en ciertas áreas de vital importancia, podría resultar muy difícil obtener lo necesario exclusivamente en África, por ejemplo, en ciertas áreas de apoyo militar aéreo, unidades de aviones militares de ala fija y batallones de ingenieros.


Mientras tanto, los 3.000 efectivos adicionales del módulo de apoyo en gran escala siguen sin desplegarse. El primer contingente, el batallón de ingenieros enviado por China, no llega hasta mediados de este mes. La llegada de otros dos batallones más, de Ruanda y Nigeria, está prevista para finales de octubre.


Para Amnistía Internacional la nacionalidad de las fuerzas que participen en la UNAMID no es importante. Lo que importa es que las fuerzas sean eficaces, que se ganen la confianza de la población civil a la que deben proteger y que estén debidamente entrenadas para operar en todo momento conforme al dictado del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, y ajustándose a un reglamento de intervención claro.



Helicópteros


"El déficit de helicópteros no se debe a objeciones del Gobierno de Sudán sino a la falta de ofrecimientos de los países que aportan contingentes"

Informe del Departamento de Información Pública de la ONU sobre las respuestas de Jean-Marie Guéhenno en la conferencia de prensa, 8 de octubre del 2007


El módulo de apoyo en gran escala incluía helicópteros de combate ofrecidos al parecer por Jordania, pero el gobierno de Sudán se negó a aceptarlos. La ONU ha pedido unos 18 helicópteros de transporte y seis helicópteros ligeros, tácticos, para la UNAMID. Pese a ser una necesidad crítica, los Estados miembros no han acordado todavía su suministro.


Aviones pesados


El gobierno de Sudán negó a la AMIS autorización para el aterrizaje de aviones pesados. La ONU considera que los aviones Antonov utilizados por la AMIS no ofrecen seguridad y no permitiría que la UNAMID los usara. La UNAMID necesita aviones capaces de cargar equipo pesado como vehículos blindados para transporte de personal. La AMIS y la UNAMID afirman que las pistas de aterrizaje son adecuadas para el aterrizaje de aviones pesados, pero el gobierno de Sudán se ha negado siempre a dar su autorización, obligando a que todo el equipo pesado llegue por Puerto Sudán, lo que añade semanas o meses a su transporte a partes remotas de Darfur. Es de vital importancia que el gobierno de Sudán autorice el aterrizaje de aviones pesados de la UNAMID en Darfur.


Tierra


El gobierno de Sudán ha dado su aprobación en principio y "al más alto nivel" para la construcción del cuartel general de la UNAMID en Nyala. Nyala tiene mejor acceso a agua y mejores comunicaciones, tanto internas como externas, que la base actual de Al Fasher. Tiene mejor acceso a la red de carreteras de Darfur, un aeropuerto que permite acomodar vuelos internacionales, una línea de ferrocarril y una carretera, accesible en cualquier tiempo, con Jartum. Sin embargo, el gobierno ha retrasado la finalización de un acuerdo específico sobre la tierra y el permiso de perforación necesario, por lo que de momento el cuartel general tendrá que continuar en Al Fasher, donde más de 600 efectivos de la AMIS ocupan ya una base construida sólo para 356 personas.


Libertad de circulación


La UNAMID aún tiene que obtener del gobierno de Sudán garantías de libertad de circulación, incluidos vuelos nocturnos y exención de toques de queda. Esto debería figurar en el convenio sobre el Estatuto de las Fuerzas, que aún no se ha ultimado.


Informes públicos


La UNAMID no obtenido aún garantías firmes de que podrá publicar informes independientemente, sin requerir la aprobación de las partes en el conflicto.

Desarme


"En Darfur puedes conseguir cualquier arma que quieras en cualquier parte, del gobierno o de los rebeldes. Todo el mundo tiene armas. Así que cualquier incidente se convierte en una catástrofe."

Habitante de Darfur, del grupo étnico Ma’aliya


La Resolución 1769 de la ONU no menciona desarme, sino sólo que la UNAMID "estará a alerta a la presencia de armas". Pero la proliferación de armas es un problema sumamente importante y el desarme, pues, una necesidad imperiosa.


El número de secuestros y ataques contra convoyes y vehículos humanitarios sigue siendo elevado. Los campamentos para personas desplazadas internamente se están militarizando y las carreteras no ofrecen seguridad. Así pues, cualquier misión de mantenimiento de la paz que se quiera eficaz tendrá, eventualmente, que ayudar a asegurar la implementación de un programa eficaz de desarme, desmovilización y reintegración social para todos los grupos armados que operan en Darfur.


Recomendaciones


Recomendaciones al gobierno de Sudán


· Aceptar la lista de países que aportarán contingentes acordada por la Unión Africana y las Naciones Unidas.

· Dejar de obstruir el despliegue de la UNAMID, entre otras cosas poniendo fin a las demoras en la finalización de la asignación de tierra a la Operación Híbrida.

· Garantizar la libertad de circulación de la UNAMID, sin restricciones ni toques de queda.


Recomendaciones al Consejo de Seguridad y a los Estados miembros de la ONU


· Continuar ejerciendo presión sobre Sudán para que deje de obstruir el despliegue de la UNAMID, especialmente para que: acepte con prontitud el acuerdo de la UA-ONU sobre la composición de la fuerza; permita que la UNAMID disponga de los recursos adecuados, incluidos suficiente armamento y medios de transporte aéreo y terrestre; garantice que no se impondrán restricciones a la libertad de circulación de la UNAMID, y para que ponga de inmediato tierras a disposición de la UNAMID a fin de que ésta pueda construir sin más dilación sus bases.


Recomendaciones al Consejo de Paz y Seguridad de la UA y a los Estados miembros de la UA


· Ejercer presión sobre Sudán para que acepte el acuerdo de la UA-ONU sobre la composición de la UNAMID y no imponga restricciones a su libertad de circulación.



Hay que actuar ahora


Exprese su preocupación por la demora en desplegar una fuerza de mantenimiento de la paz para proteger eficazmente a la población civil de Darfur, enviando copia de este documento, con una breve carta introductoria, a su representante parlamentario o al ministro o ministra de Asuntos/Relaciones Exteriores de su país.




Equipo Regional de África Oriental,

Amnistía Internacional, 1 Easton Street, London WC1X 0DW, Reino Unido

Correo electrónico: eastafrica@amnesty.org


TRADUCCIÓN DE EDITORIAL AMNISTÍA INTERNACIONAL (EDAI), ESPAÑA




********



Page 8 of 8

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE