Document - Special Court for Sierra Leone: Challenges remain as new court-house is officially opened

Amnistía Internacional

Comunicado de prensa


Índice AI: AFR 51/005/2004 (Público)

Servicio de Noticias 052/2004

http://web.amnesty.org/library/Index/ESLAFR510052004


Fecha de embargo: 00:01 horas GMT de 9 de marzo de 2004


Tribunal Especial para Sierra Leona: Continúan los retos cuando se inaugura oficialmente la nueva sede



La víspera de la inauguración oficial de la nueva sede del Tribunal Especial para Sierra Leona, Amnistía Internacional recuerda a la comunidad internacional los importantes retos que se plantean todavía a la hora de enjuiciar a los autores de los crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y demás violaciones graves del derecho internacional que se cometieron durante el conflicto armado de Sierra Leona.


“Es una ocasión para reafirmar la aspiración de que el Tribunal Especial logre que se les haga justicia a los millares de víctimas de los espantosos crímenes cometidos, entre los que hubo homicidios, mutilaciones, violaciones, esclavitud sexual y levas de niños –ha manifestado hoy Amnistía Internacional–. No obstante, es importante reconocer los retos que se le plantean al Tribunal Especial al cumplir su cometido y responder a ellos.”


El Tribunal Especial representa un nuevo tipo de tribunal. Establecido conjuntamente por las Naciones Unidas y el gobierno de Sierra Leona, es un tribunal internacional y nacional, con jueces internacionales y sierraleoneses, y basado en el país donde se cometieron los crímenes. Es un tribunal africano, establecido para juzgar a personas acusadas de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra cometidos contra africanos.


Desde que comenzó su trabajo, el Tribunal Especial ha encontrado serios obstáculos debido a la falta de cooperación y apoyo tanto de Estados particulares como de la comunidad internacional en general. Se ha visto coartado por la negativa de algunos Estados a cumplir los compromisos que han contraído en virtud del derecho internacional y ha tenido que hacer frente también a un grave déficit en su financiación.


"En particular, se debe ejercer presión internacional sobre el gobierno de Nigeria que, en flagrante incumplimiento de las obligaciones que le impone el derecho internacional, está traicionando a todas las víctimas africanas al proteger abiertamente de la acción de la justicia al ex presidente liberiano Charles Taylor”, ha explicado Amnistía Internacional.


“Todos los Estados, tanto de África Occidental como más en general, deben responder afirmativamente a la petición de firmar acuerdos jurídicos vinculantes con el Tribunal Especial para, entre otras cosas, entregar a las personas contra las que se dicten actas de acusación.”


“Pedimos también a todos los Estados que hagan contribuciones económicas generosas y oportunas al Tribunal Especial para que tenga garantías de recibir su presupuesto completo y pueda realizar su trabajo sin restricciones y sin necesidad de hacer concesiones”, ha añadido Amnistía Internacional.


"El Tribunal Especial deber aplicar las más estrictas normas internaciones de justicia procesal –ha señalado también la organización–. Hacer justicia supone dar garantías de juicio justo y respetar la presunción de inocencia mientras no quede probada la culpabilidad más allá de toda duda razonable."


A Amnistía Internacional le pareció decepcionante que, en noviembre de 2003, la Sala de Apelaciones del Tribunal Especial, reunida por primera vez, confirmara una enmienda a las Reglas de Procedimiento y Prueba que niega el derecho de los acusados a recurrir contra las decisiones sobre importantes peticiones preliminares.


"La necesidad de garantizar el derecho del acusado a un juicio rápido no debe comprometer el derecho a un juicio justo”, ha manifestado la organización.


A Amnistía Internacional le defraudó también el hecho de que el Estatuto del Tribunal Especial no siguiera el ejemplo del Estatuto de Roma de la Corte Penal Interna autorizándole a conceder reparaciones a las víctimas de delitos de su competencia.


“Las reparaciones son esenciales para ayudar a las víctimas a rehacer su vida –ha señalado la organización–. El Tribunal Especial debe trabajar con el gobierno, la sociedad civil y la comunidad internacional para adoptar con carácter prioritario medidas para garantizar el derecho de las víctimas a obtener una reparación en forma de restitución, indemnización, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición."


Por último, es esencial comprender que la existencia de un tribunal mixto internacional y nacional reunido en Freetown ofrece una oportunidad única de reforzar el sistema nacional de justicia para que pueda asumir la responsabilidad de enjuiciar a quienes han cometido crímenes horribles pero no figuran entre el pequeño número de personas contra las que el Tribunal Especial ha dictado acta de acusación.


Será de vital importancia la decisión del Tribunal Especial sobre la aplicabilidad de la amnistía general prevista en el acuerdo de paz de Lomé de 1999 a los delitos de su competencia.


"De acuerdo con el derecho internacional, no puede haber amnistías ni indultos en el caso de los crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y demás violaciones graves del derecho internacional –ha explicado Amnistía Internacional–. Estamos seguros de que la decisión del Tribunal Especial confirmará no sólo que la amnistía no puede impedirle juzgar a los autores de tales crímenes, sino, además, que la misma prohibición de las amnistías establecida en el derecho internacional es también aplicable a los tribunales nacionales.”



Información general


Entre los asistentes a la inauguración oficial de la nueva sede del Tribunal Especial para Sierra Leona el próximo 10 de marzo de 2004 estarán el presidente Ahmad Tejan Kabbah y altos cargos de la ONU y de los países donantes.


El Tribunal Especial ha dictado hasta ahora acta de acusación contra 13 personas, en tanto que principales responsables de los crímenes de lesa humanidad, crímenes de guerra y demás violaciones graves de derechos humanos cometidas después del 30 de noviembre de 1996. Dos de ellas han muerto, y otras dos, incluido Charles Taylor, todavía no han sido entregadas al Tribunal Especial. En el caso de Charles Taylor, a pesar del acta de acusación y de haberse dictado también una orden internacional de detención contra él, en agosto de 2003 se le permitió salir de Liberia con destino a Nigeria, donde continúa aún, con garantías del gobierno de que no será entregado al Tribunal Especial ni comparecerá tampoco ante los tribunales nigerianos.


Se espera que los juicios den comienzo dentro de dos meses.

Encontrarán más información en el documento Sierra Leone: Statement at the official opening of the court-house of the Special Court for Sierra Leone (Índice AI: AFR 51/004/2004), publicado por Amnistía Internacional el 9 de marzo de 2004.


Documento Público

****************************************

Si desean más información pónganse en contacto con la oficina de prensa de Amnistía Internacional en Londres, llamando al número + 44 20 7413 5566, o visiten http://news.amnesty.org. Para los documentos y comunicados de prensa traducidos al español consulten http://web.amnesty.org/library/eslindex.



How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE