Document - Liberia: Human rights defenders charged with sedition

Servicio de Noticias 238/99

ÍNDICE AI: AFR 34/02/99/s

17 de diciembre de 1999


Liberia: Defensor de los derechos humanos, acusado de sedición.


Amnistía Internacional ha manifestado hoy que la detención y la acusación de sedición de James Torh, defensor de los derechos humanos liberiano, viola el derecho fundamental a la libertad de expresión.


«El gobierno ha vuelto a intentar silenciar a sus críticos presentando vagos cargos de sedición contra James Torh», ha declarado Amnistía Internacional.


«James Torh es preso de conciencia y debe ser puesto en libertad de forma inmediata e incondicional.»


La policía detuvo a James Torh, director ejecutivo de la organización Forerunners of Universal Rights for Growth and Development (FOCUS), el 15 de diciembre en la capital, Monrovia. Torh se encuentra aún en la Prisión Central de la ciudad. Si es declarado culpable, puede ser condenado a cinco años de cárcel.


Los informes recibidos por Amnistía Internacional indican que la policía lo intimidó y amenazó violentamente cuando lo tomó bajo custodia.


James Torh ha hablado a menudo muy abiertamente sobre cuestiones de derechos humanos en Liberia, particularmente sobre los derechos de los niños. En las últimas semanas expresó públicamente su desacuerdo con la opinión del presidente Charles Taylor sobre la necesidad de crear en el país una comisión para estudiar las violaciones perpetradas durante los siete años de conflicto civil de Liberia.


Los cargos de sedición parten de los comentarios realizados el 8 de diciembre por Torh ante unos estudiantes de enseñanza secundaria. Según la orden de detención de la policía, James Torh está acusado de decir que «[...] el presidente tiene en el bolsillo al gobierno de Liberia», que «[...] el gobierno grita que no hay dinero, mientras vemos en la calle ostentosos automóviles» y que «[...] los liberianos que votaron a este gobierno deben arrepentirse, porque llevaron al poder al gobierno equivocado».


«James Torh tiene todo el derecho a expresar sus opiniones políticas de forma pacífica, un derecho fundamental de toda persona», ha añadido la organización.


La organización de derechos humanos insta al gobierno liberiano a que respete el derecho de todos los defensores de los derechos humanos a llevar a cabo su tarea sin hostigamientos y sin temor a ser detenidos.


Información general


Los defensores de los derechos humanos, incluidos los periodistas, siguen siendo amenazados y hostigados en Liberia por desarrollar su labor.


En marzo, la organización FOCUS y la Comisión Justicia y Paz de Liberia, organización no gubernamental de derechos humanos, fueron demandadas por parlamentarios de los condados de Sinoe, Maryland, Grand Kru y Bong por publicar un informe sobre la esclavitud infantil. Los parlamentarios pedían diez millones de dólares estadounidenses de indemnización por daños porque, según afirmaban, los informes sobre trabajos forzados de estas organizaciones dañaban la imagen de sus condados y dificultaban la obtención de ayuda internacional.


La Comisión Justicia y Paz también recibió amenazas del presidente Taylor en 1998, cuando le instó a investigar las violaciones de derechos humanos que se habían producido durante los combates de septiembre. En aquella ocasión, altos cargos del gobierno interrogaron a cuatro miembros de la Comisión.


En 1989, el Frente Patriótico Nacional de Liberia de Charles Taylor inició una guerra que duraría hasta 1996 y provocaría la caída del presidente Samuel Doe y su gobierno. Durante estos siete años de guerra, todos los bandos del conflicto perpetraron impunemente abusos generalizados y sistemáticos contra los derechos humanos. Nadie ha sido puesto en manos de la justicia por estos abusos.


En 1997, todos los bandos del conflicto firmaron unos acuerdos de paz que pusieron fin a la guerra civil de Liberia. El gobierno que salió de las urnas, presidido por Charles Taylor, ex líder de la oposición armada, tomó el control del país. Desde que acabó la guerra ha habido un importante descenso en el número de abusos contra los derechos humanos, pero la situación de estos derechos continúa siendo delicada y sigue habiendo amenazas contra periodistas y defensores de los derechos humanos.



******************************************************************************


Si desean más información, llamen a la Oficina de Prensa de Amnistía Internacional en Londres (Reino Unido), teléfono +44 171 413 5566, o visiten nuestro sitio web en http://www.amnesty.org.



How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE