Document - Lesotho: Further information on fear for safety: Candi Ramainoane










EXTERNO Índice AI: AFR 33/04/97/s

24 de octubre de 1997


Más información (actualización núm. 1) sobre AU 66/97 (AFR 33/01/97/s, del 11 de marzo de 1997) - Temor por la seguridad


LESOTHO Candi Ramainoane, redactor jefe de periódico



Todavía no se ha producido ningún arresto en relación con los actos contra Candi Ramainoane denunciados en esta Acción Urgente.


En el clima político cada vez más tenso que impera en Lesotho, se han tomado ciertas medidas contra periodistas que intentan informar sobre reuniones políticas. En julio de 1997, por ejemplo, Candi Ramainoane vio prohibida su entrada a una de estas reuniones; según parece, un ministro del gobierno le dijo que debería darse por satisfecho puesto que no habría salido vivo de allí (véase más adelante).


El 11 de agosto de 1997, el Tribunal Superior de Lesotho ordenó a cuatro ministros del gobierno que dejaran de utilizar al fiscal general de Lesotho para representarlos en un pleito particular por difamación que habían entablado contra MoAfrika ─periódico de propiedad privada que se publica en idioma sesotho, del que Candi Ramainoane es redactor jefe─. El tribunal dispuso que los cuatro ministros debían contratar los servicios de abogados particulares. Los ministros habían emprendido acciones legales contra Ramainoane en octubre de 1996 con motivo de unos artículos aparecidos en la edición del 20 de septiembre de 1996 de MoAfrika, donde se utilizaban expresiones tales como «gobierno corrupto», «la verdad oculta» o «un gobierno con las manos manchadas de sangre». Además de reclamar una indemnización, pretendían conseguir un mandamiento judicial que prohibiera a MoAfrika publicar artículos difamatorios contra ellos.


En respuestas recibidas por algunos miembros de la Red de Acción Urgente, altos cargos del gobierno de Lesotho acusan a Candi Ramainoane de utilizar su labor periodística como tapadera para ocultar sus propias intenciones políticas y las de una fracción del Partido del Congreso de Basutolandia (PCB), a la que parece ser que está vinculado. En las cartas también se asegura que sus artículos periodísticos han contribuido en el pasado a crear un clima en el que sus adversarios en el seno del PCB (ahora asociados con el disidente Congreso para la Democracia en Lesotho) quedaban expuestos al ataque. Estas autoridades formulan la grave acusación de que la temeraria «propaganda» de Candi Ramainoane tuvo su papel en los acontecimientos que culminaron con el secuestro de ministros del gobierno y el homicidio de un ministro por parte de miembros del ejército en 1994. Pese a tan grave aseveración, a Candi Ramainoane nunca se le ha imputado ningún delito, ni siquiera por incitación al crimen.


En respuestas a la Red de Acción Urgente, el ministro de Información y Radiodifusión reconocía que en un debate radiofónico le había dicho a Candi Ramainoane que él y cierto parlamentario «estaban llamando a las puertas de la prisión», pero negaba que esta declaración pudiera haber incitado a otros a atacar a Candi Ramainoane o su propiedad (como se temía Amnistía Internacional).


Los actos contra Candi Ramainoane parecen integrarse en una pauta de extrema susceptibilidad del gobierno hacia los medios de comunicación disidentes.


INFORMACIÓN GENERAL ACTUALIZADA


Este es un año políticamente tenso y turbulento para Lesotho. En febrero, una facción de la fuerza policial se amotinó en protesta por las medidas tomadas para arrestar a ocho policías, aparentemente en relación con un enfrentamiento armado dentro de la Central de Custodia de Maseru en septiembre de 1995, en el que varios altos oficiales de la policía resultaron muertos. Los ocho agentes proclamaron su inocencia y se resistieron al arresto con la ayuda de un grupo numeroso dentro de las filas policiales. Este grupo ocupó la sede de la jefatura policial y «destituyó» a sus oficiales superiores. El ejército disolvió la concentración por la fuerza el 16 de febrero.


Artículos que aparecieron en MoAfrika en aquel momento suscitaron dudas sobre la eficacia del gobierno para controlar el país y a las fuerzas de seguridad, y asimismo inquietud ante las disensiones evidentes en el propio seno del gobierno y entre éste, el ejército y las diversas facciones policiales. Parece que el gobierno y sus correligionarios han visto en tales artículos una amenaza para su posición.


El 7 de junio de 1997 estalló una crisis política y constitucional cuando el primer ministro y sus simpatizantes en el Partido del Congreso de Basutolandia (PCB) se disociaron de este y anunciaron la fundación de un nuevo partido, el Congreso para la Democracia en Lesotho (CDL). Esta fracción disidente, que agrupaba a una mayoría parlamentaria, constituyó un nuevo gobierno y mantuvo a Ntsu Mokhele como primer ministro. Los restantes parlamentarios del PCB condenaron esta acción e impugnaron su constitucionalidad, pero en realidad ahora son el partido minoritario (de oposición). La tensión generada por estos acontecimientos ha paralizado toda actividad en el Parlamento.


Desde entonces, algunos periodistas que informaban sobre reuniones políticas para protestar por la fundación del CDL y los sucesos posteriores en el Parlamento, han sido insultados y hostigados. El 28 de agosto, el portavoz de la Asamblea Nacional prohibió a periodistas (y público en general) asistir e informar de la sesión. El 1 de septiembre, agentes policiales armados dispersaron una manifestación de periodistas contra la prohibición. Los periodistas (encabezados por Candi Ramainoane y el director nacional del Instituto de Medios de Comunicación de Lesotho, Bethuel Thai) acudieron al Parlamento para entregar una petición al portavoz, pero la policía cerró las puertas y los empujó fuera del edificio. Según informes, la policía les dijo que el portavoz había dado instrucciones de prohibir a los periodistas la entrada a la sede parlamentaria. Pese a los reiterados intentos de periodistas y sus abogados en los días que siguieron, no lograron una audiencia con el portavoz para protestar por la prohibición. El 3 de septiembre, los miembros de la Cámara Alta (no electos) permitieron entrar a los periodistas e informar de los procedimientos. La prohibición parecía un intento de evitar que el público siguiera los debates en la cámara acerca de los transfuguismos políticos que habían llevado a la lucha de poder entre el PCB y su fracción disidente, el CDL. El portavoz levantó la prohibición sobre los periodistas el 15 de septiembre.


Varios periodistas han sufrido ataques personales y en público por parte de miembros del gobierno tras la divulgación de los informes periodísticos en radio o prensa. Por ejemplo, en el periódico independiente Mopheme se informaba en julio de 1997 de que dos periodistas, Khutliso Sekoati (de Mopheme) y Christopher Shale (de Mleletsi oa Basotho), estaban inscritos en una «lista negra». Entre los que se decía que figuraban también en esta lista había policías y simpatizantes de partidos de oposición «que producen dolor de cabeza al gobierno de Mokhele». El 11 de junio, oficiales del ejército amenazaron presuntamente a Sekoati y Shale cuando seguían a unos oficiales en sus operaciones para practicar un arresto en la zona de Qoaling. Parece ser que un oficial amenazó con disparar a los periodistas con un fusil automático si no se marchaban del lugar. Sekoati había sido amenazado por teléfono en mayo por un agente de policía que le exigió conocer la fuente de su artículo sobre el juicio por amotinamiento de los agentes de policía.


No serán necesarias más acciones por parte de los integrantes de la Red de Acción Urgente. Amnistía Internacional seguirá vigilando la situación de ciertos individuos presuntamente en peligro, y tomará las medidas oportunas en su favor si es preciso. Muchas gracias a todos los que enviaron llamamientos sobre este caso. A los muchos participantes que recibieron respuesta de autoridades del gobierno les pedimos que no contesten, salvo si lo desean para agradecer su respuesta a los remitentes e informarles de que ha sido remitida al Secretariado Internacional.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE