Document - Cameroon: Further information on torture and ill-treatment / health concern









PÚBLICOÍndice AI: AFR 17/09/99/s

2 de agosto de 1999


Más información (actualización núm. 6) sobre la Acción Urgente 113/98 (AFR 17/07/98/s, del 15 de abril de 1998) y sus actualizaciones (AFR 17/11/98/s, del 14 de agosto de 1998; AFR 17/12/98/s, del 10 de septiembre de 1998; AFR 17/14/98/s, del 29 de octubre de 1998; AFR 17/19/98/s, del 18 de diciembre de 1998; y AFR 17/05/99/s, del 26 de febrero de 1999) - Tortura y malos tratos y preocupación por la salud


CAMERÚN53 presos (atención a la cifra, que ha aumentado), entre ellos:


Ebenezer Akwanga, de 26 años, estudiante y presidente de la Liga de la Juventud del

Camerún Meridional

Fon Peter Fonyam, de 50 años

Bika Iderisu, de 22 años

Ndifet Zacharia Khan, de 56 años

Grace Yaya Kwei , mujer de 38 años

Wilson Che Neba, de 19 años

Fidelis Nyankwe, de 40 años

Ndum Anoh Robertson, de 68 años

Ndifon Joseph Tangu, de 58 años

Salifu Tanko, de unos 80 años (edad corregida)

Philip Tete, de 59 años


Muerto en detención:Patrick Yimbu, agricultor, 37 años



El 14 de abril de 1999, 53 presos, entre ellos los citados en el encabezamiento, comparecieron ante un tribunal militar para el acto de formulación oficial de cargos tras haber estado privados de libertad hasta dos años sin que en su contra se hubiera formulado cargo alguno y sin haber sido juzgados. En el mismo acto también se formularon formalmente cargos contra otras 15 personas que habían sido puestas en libertad bajo fianza el pasado año.


Los cargos formalmente pronunciados se referían a los ataques lanzados por grupos armados contra localidades de la Provincia Noroccidental a fines de marzo de 1997, en los que resultaron muertas 10 personas, entre ellas tres gendarmes (agentes de la policía paramilitar). Aunque ningún grupo se atribuyó la autoría de los ataques, las autoridades los imputaron al Consejo Nacional del Camerún Meridional (Conseil national du Cameroun meridional), que propugna la independencia de las dos provincias anglófonas de Camerún (la Provincia Noroccidental y la Provincia Suroccidental), y a la Liga de la Juventud del Camerún Meridional, organización afiliada a la anterior.


Los cargos que se les imputan incluyen el de asesinato, intento de asesinato, lesiones graves, intento de destrucción, tenencia ilícita de armas, incendio premeditado y robo. A Ebenezer Akwanga y a otro de los detenidos se los ha acusado además de haber planificado y coordinado los ataques, por lo que contra ellos se ha formulado el cargo de conspiración.


El 25 de mayo comenzó en Yaundé el juicio ante el tribunal militar. Los días 25 de junio y 13 de julio se celebraron sendas vistas adicionales. El juicio se reanudó el 27 de julio y, dos días después, se aplazó hasta el mes de agosto. Amnistía Internacional sigue muy de cerca las actuaciones judiciales de este proceso y un abogado que representa a la organización asistió a la vista judicial que se celebró el 13 de julio.


A Amnistía Internacional le preocupa que estas personas no sean juzgadas conforme a las normas internacionales de justicia procesal, especialmente las que establece el artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, tratado que Camerún ratificó en 1984. El Comité de Derechos Humanos de la ONU comentó en 1984 que «el procesamiento de civiles por tales tribunales [militares] debe ser muy excepcional y ocurrir en circunstancias que permitan verdaderamente la plena aplicación de las garantías previstas en el artículo 14 [del Pacto]».


Patrick Yimbu, que padecía tuberculosis y una infección renal, murió en un hospital civil el 25 de junio. Lo habían trasladado a ese lugar desde la prisión en diciembre de 1998. Al menos otras nueve personas de este grupo de presos han muerto como consecuencia de la tortura o los malos tratos que les infligieron en el momento de su arresto o a causa de la ausencia total de cuidados médicos durante su detención.


Amnistía Internacional sigue trabajando en favor de estos presos, a los que se ha incluido en un Expediente de Acción del que se están ocupando varios Grupos de AI de diversos países.


No se requieren nuevas acciones de la Red de Acción Urgente. Gracias a todos los que enviaron llamamientos en favor de estas personas. La constante presión que se ha ejercido bien podría haber sido uno de los factores que ha conducido a que concluyera su prolongada detención sin cargos ni juicio y a que haya mejorado relativamente el trato que reciben y las condiciones en que se encuentran privados de libertad.

How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE