Document - Egypt: Industrial relations conducted by force



Amnistía Internacional



EGIPTO


Represión en las relaciones laborales
















1 de mayo de 1995

Índice AI: ACT 73/05/95/s

Distr: SC/CC/OUT






SECRETARIADO INTERNACIONAL, 1 EASTON STREET, LONDRES WC1X 8DJ, REINO UNIDO

TRADUCCIÓN DE EDITORIAL AMNISTÍA INTERNACIONAL, ESPAÑA




EGIPTO

Represión en las relaciones laborales



Cuatro personas, entre las cuales había un niño, resultaron muertas y decenas más fueron heridas cuando las fuerzas de seguridad egipcias disolvieron una sentada en una fábrica textil, en octubre de 1994. Más de 70 personas fueron detenidas en relación con esta protesta.


La sentada empezó el 27 de septiembre de 1994 en los locales de la Compañía Textil y de Tejidos Misr, en Kafr al Dawwar. Los trabajadores protestaban por las decisiones de la dirección de cambiar las condiciones de trabajo y, en particular, por lo concerniente a los permisos de enfermedad, las bonificaciones, la paga de vacaciones y el procedimiento de aplicación de sanciones. Exigían la dimisión del Presidente del Consejo de Administración. Los informes recibidos por Amnistía Internacional confirman que la sentada transcurrió de forma ordenada y pacífica.


A primera hora de la mañana del domingo 2 de octubre, las familias de los trabajadores recibieron la noticia de que las fuerzas de seguridad habían atacado la fábrica. La noticia resultó ser falsa, a pesar de lo cual muchas familias se reunieron en un puente cercano a la fábrica. Según la información que obra en poder de Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad dispararon al aire con el fin, inicialmente, de disolver la concentración; después abrieron fuego sobre las personas allí reunidas, e hirieron a varias de ellas.


Posteriormente, esa misma mañana, parece ser que los familiares de los trabajadores intentaron llevar comida a los trabajadores que participaban en la sentada. Las fuerzas de seguridad se negaron a dejarles pasar a la factoría y, según las denuncias que obran en poder de Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad arrojaron la comida a un canal cercano. Esto produjo disturbios y choques en el trascurso de los cuales los manifestantes arrojaron piedras a las fuerzas de seguridad. En respuesta, las fuerzas de seguridad dispararon de forma indiscriminada con balas de goma en la zona que rodea la fábrica, en la que hay viviendas y escuelas. Abrieron fuego sobre una escuela, ocasionándole la muerte a un alumno, Mohammad 'Izzat Foda.


Según la información de que dispone Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad entraron en la factoría, golpearon a las personas que se encontraban en su interior y realizaron disparos y lanzaron botes de gas lacrimógeno. Tras abandonar la fábrica, parece ser que dispararon de forma indiscriminada con balas de goma sobre los allí reunidos, lo que produjo tres víctimas civiles más: 'Abd al-Hamid Shayboub, de 32 años; Mohammad Mahrous, de 38 años y 'Abd al-Qadir 'Abd al-Mun'im, de 28 años. Decenas de personas más resultaron heridas; nueve de ellas fueron heridas en los ojos, lo que les dejó en peligro de perder la vista.


Además, fueron detenidas al menos 70 personas, entre las que había varios trabajadores. Los detenidos fueron recluidos durante varias semanas antes de ser puestos en libertad bajo fianza. Los trabajadores pusieron fin a su sentada a lo largo del mismo día, después de que sus reivindicaciones fueran aceptadas.


Durante 1994 y a principios de 1995 también fueron detenidos de forma arbitraria miembros de otras organizaciones profesionales. El 17 de mayo de 1994, 27 abogados fueron detenidos en relación con una manifestación que proyectaban en protesta por la muerte bajo custodia policial de uno de sus colegas. Las fuerzas de seguridad dispararon botes de gases lacrimógenos y balas de goma dentro del edificio del Colegio de Abogados, justamente cuando éstos se encontraban a punto de abandonar el local con el fin de dirigirse hacia la Presidencia del Gobierno. Al día siguiente, la policía detuvo a nueve miembros del consejo electo del Colegio de Abogados.


Egipto es parte firmante de varios tratados internacionales que defienden los derechos de los trabajadores a organizarse en sindicatos y a proteger sus intereses a través de actividades sindicales, entre las que cabe incluir reuniones y huelgas pacíficas. Entre estos tratados destaca el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP). Egipto es, asimismo, miembro de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El artículo 22 del PIDCP estipula que «toda persona tiene derecho a asociarse libremente con otras, incluso el derecho a fundar sindicatos y afiliarse a ellos para la protección de sus intereses». Egipto también ha ratificado la Convención 87 de la OIT sobre Libertad de Asociación y Protección del Derecho a Organizarse y la Convención 98 sobre el Derecho a Organizarse y a la Negociación Colectiva.


El poder judicial egipcio ha reconocido que la ratificación por Egipto del PIDCP y de las Convenciones 87 y 98 de la OIT afecta el contenido del artículo 374 del Código Penal que prohíbe la huelga de trabajadores del sector público. En una huelga anterior, el Tribunal Supremo (de Emergencia) de Seguridad del Estado absolvió a 37 trabajadores ferroviarios y sindicalistas de todos los cargos relacionados con una huelga de ferrocarriles ocurrida en julio de 1986. En el dictamen de la sentencia se recomendaba la inclusión del derecho de huelga previsto en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del que Egipto es parte firmante, en el derecho egipcio. Sin embargo, este dictamen no fue aprobado por el Presidente Mubarak, que tiene el poder de rechazar sentencias de los Tribunales Supremos (de Emergencia) de Seguridad del Estado.

El Estado de Emergencia, que se encuentra en vigor desde 1981, ha sido objeto de críticas por el Comité de Derechos Humanos y por El Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas como un «grave impedimento» para la plena aplicación del PIDCP.

Amnistía Internacional hace un llamamiento al gobierno egipcio para que:


●inicie una investigación independiente de los acontecimientos que produjeron la muerte a cuatro personas y heridas a decenas de personas más en la Compañía Textil y de Tejidos Misr, en Kafr al Dawwar; publique los métodos seguidos y los resultados de la investigación y ponga a disposición judicial a los responsables de los malos tratos y del uso excesivo de la fuerza;


●garantice la seguridad física de quienes ejercen su derecho de huelga y de reunión pacífica, y se asegure de que Egipto cumple con sus obligaciones internacionales de respetar estos derechos, tal y como se establece en el artículo 22 del PIDCP y en las Convenciones 87 y 98 de la OIT;


●tome medidas inmediatas para asegurarse de que los agentes de policía respeten en todo momento los principios internacionales que regulan su uso de la fuerza y de las armas de fuego.




PALABRAS CLAVE: HUELGAS / OBREROS / EJECUCIONES EXTRAJUDICIALES / NIÑOS / TORTURA/MALOS TRATOS / DETENCIÓN ARBITRARIA / SINDICALISTAS / LEGISLACIÓN DE EMERGENCIA /


How you can help

AMNESTY INTERNATIONAL WORLDWIDE