09 أكتوبر 2008
India debe establecer la suspensión de las ejecuciones

Este año, con motivo del sexto Día Mundial contra la Pena de Muerte que se celebra anualmente, Amnistía Internacional y la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte pedimos que se ponga fin a la pena capital en la región de Asia y Oceanía.

Amnistía Internacional y la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte han escogido seis países como objeto de sus acciones. Se ha elegido a India, Corea del Sur y Taiwán porque han realizado avances en el camino de la abolición. Japón, Pakistán y Vietnam han sido seleccionados por ser países donde existen motivos de preocupación relacionados con la aplicación de la pena capital. Sin embargo, en esta acción nos centramos únicamente en la India.

Cada 10 de octubre desde el año 2003, instituciones y ONG nacionales e internacionales se unen para manifestar su oposición al uso de la pena de muerte y recordar al mundo que su abolición es una lucha universal.

Desde su lanzamiento, el Día Mundial contra la Pena de Muerte ha sido ocasión para centenares de iniciativas organizadas en más de 60 países de cinco continentes, como debates, conciertos, conferencias de prensa, manifestaciones, peticiones y actividades educativas y culturales.

Hasta la fecha, 137 países han abolido la pena de muerte en la ley o en la práctica. Sesenta países retienen y usan la pena de muerte, las más de las veces como castigo para personas declaradas culpables de asesinato. Se tiene constancia de que al menos 1.252 personas fueron ejecutadas en 2007 en 24 países, si bien la verdadera cifra fue sin duda muy superior. De las ejecuciones conocidas en 2007, el 88 por ciento se llevaron a cabo en China, Irán, Arabia Saudí, Pakistán y Estados Unidos.

Asia continúa a la cabeza del mundo en ejecuciones. Veintisiete países han abolido la pena de muerte en la ley o en la práctica en la región de Asia y Oceanía. Filipinas y las Islas Cook son los últimos países de la región que han abolido la pena capital para todos los delitos, en 2006 y 2007, respectivamente.

En la India, al menos 100 personas fueron condenadas a muerte en 2007 aunque  no se llevaron a cabo ejecuciones. A excepción de una ejecución en 2004, no ha habido ejecuciones en este país en los últimos 10 años. En 2008 se concedieron al menos dos conmutaciones.

La pena de muerte es preceptiva en la India, entre otros delitos, para los relacionados con el tráfico de drogas. A pesar de la sentencia dictada en 1980 por el Tribunal Supremo, que falló que la pena de muerte sólo debía aplicarse en los casos “más excepcionales”, existen graves motivos de preocupación relacionados con la arbitrariedad y la discriminación en los procesos que conducen a la condena a muerte de las personas.

En muchas ocasiones, los encausados más pobres disponen de una representación letrada inadecuada. Los motivos de preocupación relativos a la representación letrada en casos en que puede imponerse la pena capital incluyen situaciones en las que los abogados pasan por alto datos clave de incompetencia mental, se abstienen de presentar argumentos en la fase de imposición de la condena, o no defienden adecuadamente la posibilidad de que el acusado fuera menor de 18 años cuando se cometió el delito.

Se han impuesto condenas a muerte a personas que podían ser menores cuando se cometió el delito, así como a personas que padecían una enfermedad mental. También es motivo de preocupación el hecho de que la India haya ampliado el ámbito de aplicación de la pena de muerte en virtud de varias leyes especiales adoptadas después de al adhesión del país al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en 1979.

Los presos condenados a muerte pueden verse abocados a esperar muchos años mientras sus casos son objeto de una revisión completa. El gobierno de la India no da a conocer cuántas personas han sido ejecutadas y cuántas están en espera de ejecución actualmente. Las ejecuciones se llevan a cabo por ahorcamiento. En los últimos 20 años se ha reducido el número de ejecuciones que tienen lugar en el país.


Amnistía Internacional y la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte creen que existe actualmente un impulso para empujar a la región de Asia hacia la abolición. La atención preferente sobre Asia respaldará la campaña de Amnistía Internacional "Cuenta atrás para un mundo sin pena de muerte", ya que algunos de los países seleccionados como destinatarios de las acciones del Día Mundial contra la Pena de Muerte de 2008 están incluidos en la campaña de AI sobre la pena capital.


Amnistía Internacional pide por tanto al gobierno de la India que establezca con carácter inmediato una moratoria de las ejecuciones con miras a abolir la pena de muerte, tal como dispone la Resolución 62/149 de la Asamblea General de la ONU.

770
عدد التحركات التي تم القيام بها

بادر بالتحرك

Campaign has expired
663,122
إجمالي عدد التحركات
التي بادر بها أشخاص مثلك