Mozambique - Informe 2008 Amnistia Internacional

حقوق الإنسان في República de Mozambique

منظمة العفو الدولية  تقرير 2013


The 2013 Annual Report on
موزامبيقالصادر حديثاً

Jefe del Estado : Armando Guebuza
Jefa del gobierno : Luisa Diogo
Pena de muerte : abolicionista para todos los delitos
Población : 20,5 millones
Esperanza de vida : 42,8 años
Mortalidad infantil (<5 años) (h/m) : 171/154 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada : 38,7 por ciento

Aumentó el número de homicidios ilegítimos de presuntos delincuentes a manos de la policía. Asimismo, la policía fue responsable de otras violaciones de derechos humanos, entre ellas detenciones y reclusiones arbitrarias y uso excesivo de la fuerza. Las inundaciones, que empezaron en diciembre de 2006, habían provocado el desplazamiento de unas 120.000 personas para febrero de 2007. La situación se vio agravada por el ciclón tropical Favio, que sacudió la provincia meridional de Inhambane, causando aún más daños y destrucción.

Información general

Mozambique ratificó la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en marzo.

En noviembre, la Asamblea de la República se otorgó a sí misma facultades para reformar la Constitución a fin de posponer las primeras elecciones a asambleas provinciales de la historia del país, previstas para diciembre.

Se produjeron varias explosiones en un arsenal militar de la capital, Maputo, y una en la ciudad de Beira. Más de un centenar de personas perdieron la vida, y cientos más resultaron heridas o quedaron sin hogar. El incidente más grave tuvo lugar en marzo, cuando una explosión en el arsenal militar de Malhazine, en Maputo, que ya había explotado en febrero, mató a más de 100 personas e hirió, al menos, a 500. Otras explosiones de menor intensidad, registradas durante todo 2007, provocaron más heridos.

Ejecuciones extrajudiciales

Aumentó el número de homicidios ilegítimos de presuntos delincuentes por parte de la policía. Sin embargo, se investigaron pocos casos y no se enjuició a ningún agente por violaciones de derechos humanos. En mayo, el fiscal general anunció una investigación sobre la posible existencia de «escuadrones de la muerte», responsables de dichos homicidios, en el seno de la policía. No obstante, al concluir el año no se habían publicado los resultados de la investigación, ni se había enjuiciado aún a los agentes detenidos por violaciones de derechos humanos durante 2006.

  • En abril, tres agentes de policía trasladaron a Sousa Carlos Cossa, Mustafa Assane Momede y Francisco Nhantumbo de una comisaría del barrio de Laulane, Maputo, a un campo de deportes de la zona de Costa do Sol, donde los mataron a tiros. Los agentes alegaron que los tres hombres habían tratado de huir. Sin embargo, los resultados de la autopsia revelaron que habían recibido disparos en la nuca a quemarropa. Los agentes fueron suspendidos de sus cargos, pero inicialmente la policía se negó a detenerlos. Finalmente fueron detenidos y recluidos en mayo, momento en el que adujeron haber cumplido órdenes de sus superiores. Al finalizar 2007, la investigación sobre el caso seguía en curso.
  • Abrantes Afonso Penicela murió en el hospital en agosto, un día después de que unos agentes de policía lo secuestraran, lo golpearan, dispararan contra él y lo quemaran, para después darlo por muerto. Antes de morir, explicó a su familia y a un agente de policía que un grupo de al menos cinco agentes había llegado a su casa en dos automóviles, acompañados de un amigo suyo, cuyo teléfono habían utilizado para llamarlo. Cuando salió, los agentes lo capturaron, lo introdujeron en uno de los autos y le inyectaron una sustancia tóxica. A continuación lo llevaron a una zona apartada de Xinavane, a unos 120 kilómetros al norte de Maputo, donde lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Luego le dispararon en la nuca, le prendieron fuego y se marcharon, creyendo, al parecer, que estaba muerto. Sin embargo, consiguió llegar a rastras hasta una carretera cercana, donde unas personas lo encontraron, se pusieron en contacto con su familia y lo llevaron al hospital de Xinavane. Desde allí fue trasladado al Hospital Central de Maputo. Su familia denunció el caso enla Quinta Comisaría de policía, tras lo cual un agente acudió al hospital a oír su testimonio. Unos policías informaron a la familia de que el caso se estaba investigando, pero al concluir 2007 aún no se había efectuado ninguna detención.

Detenciones y reclusiones arbitrarias

Se recibieron informes sobre detenciones y reclusiones arbitrarias a manos de la policía, pero las autoridades no investigaron la mayoría de estos casos. 

  • En marzo, tras una segunda explosión en el arsenal militar de Malhazine, se convocó en Maputo una manifestación para pedir la dimisión del ministro de Defensa Nacional, al considerar los manifestantes que éste debería haber trasladado las municiones tras la primera explosión, que tuvo lugar en febrero. Seis manifestantes fueron detenidos y recluidos sin cargos en la comisaría de Alto Mãe, en Maputo. Quedaron en libertad a la mañana siguiente. Asimismo, el periodista Celso Manguana fue detenido en la comisaría de Alto Mãe, donde se personó para investigar las seis detenciones mencionadas. Pasó dos días recluido, después de los cuales fue acusado de injurias a la autoridad y trasladado a la prisión civil de Maputo. Al parecer, había llamado «incompetentes» a los policías cuando éstos no contestaron a sus preguntas. Quedó en libertad tres días después de su detención, y se retiraron los cargos en su contra.

Visita de Amnistía Internacional

  • Una delegación de Amnistía Internacional visitó Mozambique en septiembre.