تقرير منظمة العفو الدولية لعام  2013
حالة حقوق الإنسان في العالم

بيان صحفي

19 سبتمبر 2013

Líderes indígenas hondureños pueden ser encarcelados injustamente

Las autoridades de Honduras deben retirar los cargos infundados contra tres líderes indígenas procesados cuya sentencia se conocerá mañana. Los ataques contra defensores y defensoras de los derechos humanos han aumentado en Honduras en el periodo previo a las elecciones presidenciales de noviembre, ha dicho Amnistía Internacional.

“Defender los derechos humanos en Honduras se ha convertido en una actividad muy peligrosa, y los líderes indígenas que protegen los derechos de sus pueblos son especialmente vulnerables a los ataques”, ha dicho Nancy Tapias Torrado, investigadora de Amnistía Internacional sobre defensores y defensoras de los derechos humanos en América. La investigadora se reunió con los tres dirigentes en mayo.

Los dirigentes indígenas Bertha Cáceres, Tomás Gómez y Aureliano Molina han sido acusados de “usurpación, coacción y daños continuados” por presunta incitación a la comisión de estos delitos. Si son encarcelados, Amnistía Internacional los considerará presos de conciencia.

Los tres acusados estaban en primera línea de una campaña sobre un proyecto hidroeléctrico en Río Blanco, en el noroeste de Honduras, donde vive la comunidad indígena lenca, que desea que se respeten sus derechos humanos, incluido el de que haya un consentimiento libre, previo e informado sobre el proyecto.

Bertha Cáceres, coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), que también está acusada de portar un arma sin licencia, afirma que unos soldados le sembraron el arma en un control. El juicio por este cargo aún no ha finalizado. 

“Está claro que Bertha Cáceres está siendo hostigada para que deje de defender los derechos del pueblo indígena lenca”, ha dicho Nancy Tapias Torrado.

El caso se desarrolla en un momento en el que aumentan los ataques contra los defensores y defensoras de los derechos humanos en toda Honduras. 

El 15 de julio, el ejército hondureño mató al líder indígena Tomás García e hirió a su hijo tras abrir fuego contra una manifestación pacífica contra el proyecto hidroeléctrico de Río Blanco. Se han emprendido actuaciones penales contra un soldado en relación con el homicidio. 

Ese mismo mes fueron víctimas de homicidio una jueza y un activista en favor de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI).

En otro incidente, también en julio, dos activistas del grupo Proyecto de Acompañamiento en Honduras (PROAH) fueron secuestrados por varios hombres armados mientras visitaban a unos defensores de los derechos humanos que dirigían una campaña contra un proyecto minero en la zona. 

Los secuestradores afirmaron que trabajaban en la mina y dijeron a los activistas que, si volvían, “desaparecerían en el bosque”. 

En la mayoría de los casos documentados por Amnistía Internacional, prácticamente no se investigan las amenazas o los ataques contra defensores y defensoras de los derechos humanos y en raros casos se protege eficazmente a las personas que están en peligro.

“En vez de tratar de silenciar a quienes defienden los derechos humanos, las autoridades de Honduras deben reconocer públicamente su labor legítima y fundamental y trabajar con ellos para que, con su mutua colaboración, mejore la situación para todos.”

AI Index: PRE01/483/2013
المنطقة الأمريكتان
البلد هندوراس
For further information, contact مكتب الإعلام الدولي

مكتب الإعلام الدولي

هاتف : +44 (0) 20 7413 5566
الساعة 9:30 حتي 17:00 بتوقيت جرينتش يوم الاثنين الى الجمعة
هاتف : +44 (0) 777 847 2126
الخط المفتوح 24 ساعة في اليوم
فاكس : +44 (0) 20 7413 5835
مكتب الإعلام الدولي
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
بريطانيا
لمتابعة المكتب الدولي للاعلام على تويتر
@amnestypress