تقرير منظمة العفو الدولية لعام  2013
حالة حقوق الإنسان في العالم

8 فبراير 2013

Arabia Saudí: unas dos ejecuciones por semana desde el comienzo del año

Arabia Saudí: unas dos ejecuciones por semana desde el comienzo del año
En Arabia Saudí se aplica la pena de muerte por una amplia variedad de delitos como los relacionados con drogas, la apostasía, la brujería y la hechicería.

En Arabia Saudí se aplica la pena de muerte por una amplia variedad de delitos como los relacionados con drogas, la apostasía, la brujería y la hechicería.

© Particular


Este caso ha puesto de relieve las deficiencias del sistema de justicia del país, resaltando la grave falta de transparencia, los juicios manifiestamente injustos, y las consecuencia mortales.
Source: 
Philip Luther, director de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.
التاريخ: 
Fri, 08/02/2013

Debe cesar la oleada de ejecuciones que ha acabado con la vida de 10 presos en Arabia Saudí en lo que va de año, ha afirmado hoy Amnistía Internacional.

Entre las personas ejecutadas figura Abdullah Fandi al-Shammari, decapitado el 5 de febrero de 2013. Este hombre había sido inicialmente condenado por homicidio sin premeditación, pero fue juzgado de nuevo por asesinato en un procedimiento judicial que no cumplió las normas internacionales sobre juicios justos

Este caso ha suscitado considerable atención en Arabia Saudí.

Al-Shammari había pasado más de 30 años en prisión.

“Este caso ha puesto de relieve las deficiencias del sistema de justicia del país, resaltando la grave falta de transparencia, los juicios manifiestamente injustos, y las consecuencia mortales,” ha afirmado Philip Luther, director de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África. 

En 1988, Abdullah Fandi al-Shammari fue juzgado y declarado culpable de homicidio sin premeditación por un presunto homicidio cometido en 1981 o 1982. Se le ordenó pagar una indemnización (diyat) a la familia de la víctima, y posteriormente, quedó en libertad.

En 1990, el Consejo Judicial Supremo devolvió el caso al tribunal de primera instancia para que se celebrara un nuevo juicio, por lo que volvieron a detenerlo y a juzgarlo por el mismo hecho, pero esta vez acusado de asesinato. En 1992 lo condenaron a muerte.

La causa se resolvió en una sola sesión. Abdullah Fandi al-Shammari no tuvo acceso al sumario ni a asistencia letrada y no pudo apelar contra la condena antes de que el Tribunal de Casación la confirmara.

La fecha de la ejecución de Abdullah Fandi al-Shammari se fijó en varias ocasiones, hasta que las autoridades saudíes la aplazaron para que pudieran entablarse negociaciones con la familia de la víctima.

En Arabia Saudí, la mayoría de los procesos judiciales se llevan a cabo a puerta cerrada. Raras veces se permite a los acusados contar formalmente con un abogado y pueden ser declarados culpables sin más pruebas que confesiones obtenidas mediante torturas u otros malos tratos, coacción o engaños. En muchos casos no son informados de la marcha del procedimiento entablado en su contra.

Arabia Saudí tiene un alto índice de ejecuciones. En 2011 fueron ejecutadas al menos 82 personas, más del triple de la cifra mínima de 27 documentada en 2010. En 2012, se llevaron a cabo un número similar de ejecuciones.

De las 10 personas ejecutadas en las primeras cinco semanas y media de 2013, cuatro habían sido condenadas por delitos relacionados con las drogas, y otras cuatro eran extranjeras, entre ellas, Rizana Nafeek, empleada doméstica procedente de Sri Lanka, que tenía sólo 17 años cuando se cometió el delito del que se le acusaba. Arabia Saudí es Estado Parte en la Convención sobre los Derechos del Niño, que prohíbe expresamente la ejecución de personas menores de 18 años en el momento de la comisión del presunto delito.
 
En Arabia Saudí se aplica la pena de muerte por una amplia variedad de delitos como los relacionados con las drogas, la apostasía, la brujería y la hechicería. Estos delitos no pertenecen a la categoría de los “más graves delitos” previstos en las normas internacionales, según las cuales el ámbito de aplicación de los delitos punibles con la muerte se debe limitar a los delitos que consisten en causar la muerte intencionadamente.

Delitos como la apostasía, hechicería o brujería se han utilizado para castigar a las personas por ejercer legítimamente sus derechos humanos, entre ellos, los derechos a la libertad de conciencia, religión, creencia y expresión.

El elevado número de ejecuciones en Arabia Saudí se puede atribuir al amplio ámbito de aplicación de la pena capital en el país.

Amnistía Internacional se opone a la pena capital en todos los casos, sin excepción, independientemente de la naturaleza del delito, de las características del responsable y del método de ejecución.

“Hacemos un llamamiento a las autoridades para que declaren la suspensión de las ejecuciones, con miras a abolir la pena de muerte, y se unan a la tendencia mundial hacia la abolición,” afirmó Philip Luther.

حملات

Abolish the death penalty  

موضوعات

عقوبة الإعدام 

البلد

المملكة العربية السعودية 

المنطقة

الشرق الأوسط وشمال إفريقيا 

@amnestyonline on twitter

أخبار

02 أبريل 2014

يتعين لنشر الاتحاد الأوروبي قوة يصل تعداد أفرادها 1,000 رجل أن لا يكون سوى نقطة البداية لرد المجتمع الدولي المتجدد على العنف والتطهير العرقي في جمهورية أفريقيا الوسطى

... Read more »

08 أبريل 2014

إدوارد سنودن الموظف المتعاقد السابق مع الاستخبارات الأمريكية الذي أذاع بعض أسرارها،... Read more »

09 أبريل 2014

تُصدر منظمة العفو الدولية اليوم منهلاً جديداً لتسليح المحامين والمتهمين والقضاة بأداة فعالة للكفاح ضد المحاكمات الجائرة والظلم

Read more »