تقرير منظمة العفو الدولية لعام  2013
حالة حقوق الإنسان في العالم

بيان صحفي

28 نوفمبر 2012

Arabia Saudí debe liberar o acusar a manifestantes pacíficos detenidos

Unos 15 saudíes detenidos el martes deben ser puestos en libertad a menos que sean acusados de un delito penal reconocible. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional después de que los hombres fueran detenidos durante una manifestación pacífica convocada para protestar por la prolongada detención y los malos tratos continuados de sus familiares.

La policía detuvo a los 15 hombres ante las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos en la capital, Riad.

Según testigos presenciales, también se detuvo a 22 mujeres y 8 menores por participar en la protesta. Todos ellos quedaron en libertad más tarde. 

“Las autoridades saudíes deben poner en libertad a todos los hombres detenidos en la protesta del martes o acusarlos de delitos penales reconocibles si existen motivos legítimos para hacerlo”, ha manifestado Philip Luther, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“La participación en una protesta pacífica o las aparentes críticas contra las autoridades del Estado por el trato a familiares detenidos no sería nunca un motivo legítimo para una detención y reclusión.”

Una mujer que participó en la protesta del martes dijo a Amnistía Internacional que protestaban contra la “prolongada reclusión sin cargos ni juicio de nuestros familiares detenidos, los malos tratos a los que han sido sometidos bajo custodia y la falta de atención médica que sufren. Mi esposo lleva seis meses orinando sangre y no ha recibido tratamiento”.

Otra mujer dijo: “He estado protestando por la detención de mi esposo, que lleva 12 años detenido. Ha sido declarado inocente, pero no lo han puesto en libertad. No lo he visto ni he podido hablar con él desde hace seis meses, y quiero saber dónde está y si está vivo o muerto”.

La protesta del martes empezó a las doce y media del mediodía. Según dijeron los testigos a Amnistía Internacional, la policía y las fuerzas de seguridad llegaron 20 minutos después. Acordonaron la zona y amenazaron a los manifestantes diciéndoles que, si no se marchaban, se exponían a ser detenidos.

“Nos negamos a marcharnos y a un hombre lo golpearon y le desgarraron la ropa cuando los agentes de seguridad intentaron detenerlo; los agentes también propinaron patadas a una mujer”, ha declarado un testigo.

“Tratamos de obtener los nombres de los miembros de las fuerzas de seguridad, pero se arrancaron los nombres del uniforme. No querían que supiéramos quiénes eran.”

A los manifestantes los metieron en autobuses y los llevaron al Departamento de Investigación Criminal, donde prestaron declaración antes de ser conducidos para interrogatorio a la Oficina de Investigación y Enjuiciamiento.

“Una manifestante que tiene cáncer no pudo continuar con el interrogatorio; se quedó sin aliento y empezó a temblar, pero siguieron interrogándola”, ha relatado un testigo a Amnistía Internacional.

“A las mujeres y los menores los liberaron más tarde, pero sólo después de hacerles firmar una declaración en la que se comprometían a no volver a protestar y reconocían que serían castigados si lo hacían.”

AI Index: PRE01/582/2012
المنطقة الشرق الأوسط وشمال إفريقيا
For further information, contact مكتب الإعلام الدولي

مكتب الإعلام الدولي

هاتف : +44 (0) 20 7413 5566
الساعة 9:30 حتي 17:00 بتوقيت جرينتش يوم الاثنين الى الجمعة
هاتف : +44 (0) 777 847 2126
الخط المفتوح 24 ساعة في اليوم
فاكس : +44 (0) 20 7413 5835
مكتب الإعلام الدولي
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
بريطانيا
لمتابعة المكتب الدولي للاعلام على تويتر
@amnestypress