تقرير منظمة العفو الدولية لعام  2013
حالة حقوق الإنسان في العالم

بيان صحفي

29 نوفمبر 2012

Francia: Es preciso proteger contra los desalojos forzosos

En un informe publicado hoy, Amnistía Internacional ha manifestado que las autoridades francesas deben detener de inmediato los desalojos forzosos, que afectan todos los años a millares de migrantes romaníes en todo el país.

Centrado en la zona metropolitana de París, el informe “Chased away”: Forced evictions of Roma in the Ile-de-France pone de relieve los efectos negativos de los desalojos forzosos en la vida de los migrantes romaníes y la falta de medidas de las autoridades francesas para incorporar a la legislación nacional las normas internacionales de derechos humanos relativas a los desalojos forzosos.

“El nuevo gobierno francés ha tenido algunas iniciativas positivas con respecto a la situación de los migrantes romaníes. El tono y el enfoque que aplica han mejorado, en comparación con los de años anteriores, cuando era frecuente que el gobierno estigmatizara abiertamente a los romaníes -ha manifestado John Dalhuisen, director del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central-. Sin embargo, la práctica de los desalojos forzosos se mantiene al mismo ritmo alarmante que antes."

“Francia no ha incluido las normas internacionales de derechos humanos contra los desalojos forzosos en su ordenamiento jurídico. Debido a ello, los desalojos de asentamientos informales donde viven normalmente los romaníes se llevan a cabo por lo general sin la debida información, consulta y notificación previa a los habitantes."

“En la mayoría de los casos no se proporciona otra vivienda, por lo que familias enteras se quedan sin hogar. No tienen más remedio que restablecerlo en otro asentamiento informal situado en alguna otra parte, con lo que la escolarización y la atención médica quedan interrumpidas.”

La mayoría de los 15.000 romaníes que se calcula que viven en Francia proceden de Rumania, y algunos de Bulgaria. Casi todos han huido de la pobreza crónica y la discriminación de que eran objeto en sus países de origen.

Al no ser ciudadanos franceses, tienen prohibido por ley permanecer en el país más de tres meses si no tienen trabajo o no pueden demostrar que cuentan con medios suficientes para su sustento. 

Sin embargo, al ser ciudadanos de la UE, si los expulsan tienen derecho a regresar a Francia, que es lo que muchos de ellos hacen reiteradas veces.

En Francia hay una falta crónica de vivienda adecuada y refugio de emergencia para todas las personas en necesidad de ello, pero los romaníes, que son allí víctimas de los prejuicios y la discriminación tanto como en otras partes de Europa, están especialmente expuestos a sufrir violaciones de su derecho internacionalmente garantizado a una vivienda adecuada. 

A falta de otras alternativas, muchos migrantes romaníes llevan meses o años en asentamientos informales, soportando espantosas condiciones de vida y con el temor constante de ser víctimas de un desalojo forzoso o siéndolo a menudo sin la debida información, consulta ni notificación previa, y con limitadas posibilidades en la práctica de impugnar judicialmente el desalojo.

Raras veces se ofrecen soluciones de vivienda a largo plazo a los romaníes desalojados, que a duras penas pueden acceder incluso a refugio de emergencia y otros mecanismos de apoyo que les permitan conseguir alojamiento adecuado.

Los campamentos y viviendas ocupadas que visitó la delegación de Amnistía Internacional variaban en lo referente al tamaño y a los servicios con que contaban, pero una cosa que todos ellos tenían en común eran los riesgos extremos que suponían para la salud de sus ocupantes debido a la falta o insuficiencia de agua corriente, retretes y recogida de basuras, siendo lugares a menudo plagados de ratas. Los desalojos forzosos reiterados no resuelven estos problemas, los agravan. 

“Los repetidos desalojos forzosos tienen consecuencias desastrosas para los romaníes en materia de salud, educación y capacidad de alcanzar un nivel adecuado de vida. Obligados a ir de un asentamiento informal a otro, acaban soportando condiciones de vivienda aún más pobres, durmiendo en la calle o en tiendas de campaña hasta que logran construirse otro refugio provisional", explica John Dalhuisen.

“Durante los desalojos forzosos, a menudo pierden sus pertenencias, sus documentos de identidad y sus historiales médicos; en muchos casos se ve perturbada la escolarización y se interrumpe la atención médica, a la vez que se cortan los lazos con las redes locales de apoyo y de trabajo. Sin embargo, la legislación francesa no prevé que deban recibir reparación adecuada”

En agosto de este año, el actual gobierno francés publicó una circular con directrices basadas en buenas prácticas sobre las medidas que había que tomar antes de los desalojos y en el curso de ellos. La aplicación de estas directrices es discrecional, por lo que no es uniforme, pero, en cualquier caso, no tienen por objeto impedir que se produzcan los desalojos forzosos.

El gobierno está consultando en la actualidad con organizaciones no gubernamentales, incluida Amnistía Internacional, para preparar su plan nacional de acceso a la vivienda y al alojamiento de emergencia para todas las personas que lo necesiten.

No obstante, a pesar de algunas iniciativas positivas de determinados departamentos regionales, en todo el país continúan llevándose a cabo desalojos forzosos, que suponen un incumplimiento de las obligaciones contraídas por Francia en virtud del derecho internacional.

“Con arreglo al derecho internacional, Francia está obligada a garantizar el derecho a una vivienda adecuada sin discriminación y a prevenir los desalojos forzosos. Por consiguiente, las autoridades francesas deben detener de inmediato todos los desalojos hasta que pueda garantizarse la aplicación de las salvaguardias internacionales de derechos humanos a todos las personas que viven en asentamientos informales", ha afirmado John Dalhuisen.

Casos
Constantin, de 39 años, lleva 20 viviendo en Francia, y durante este tiempo ha sido desalojado dos veces al año por termino medio y expulsado a Rumania en tres ocasiones. Llevaba 18 meses viviendo con su esposa y sus dos hijos en un asentamiento informal de La Courneuve, cuando la delegación de Amnistía se entrevistó con él, el  21 de septiembre de 2012, tres días después de que un agente judicial le entregara una orden de desalojo inmediato del lugar. Según explicó, no había habido consulta de ninguna clase. 

"Es muy duro estar mudándose de un sitio a otro. No podemos quedarnos siquiera un poco -explicó a Amnistía Internacional Maria, mujer romaní que vivía en un almacén en Sucy-en-Brie-. En cuento oigo que me voy, es igual, me duele el corazón."

Carmen, de 27 años, tiene un hijo de 8 y una hija de 4. Vivía en una casucha levantada de manera provisional en Villeneuve-le-Roi hasta que la desalojaron el 11 de septiembre de 2012. Le ofrecieron dos noches de alojamiento de emergencia en un hotel. La policía no le permitió entrar a  por sus cosas durante el desalojo, y tuvo que caminar durante cuatro horas con sus hijos y el equipaje hasta llegar al hotel, que estaba a kilómetros de la estación más próxima. Pasó allí sólo una noche, porque estaba muy lejos del lugar donde vivía anteriormente. Cuando la delegación de Amnistía Internacional la entrevistó, el 22 de septiembre, vivía en una pequeña tienda de campaña, para dos personas, con su esposo y sus dos hijos, en un asentamiento informal de Champs-sur-Marne. No había acceso a agua ni a retretes en el campamento, y ninguno de  los niños estaba escolarizado. El 16 de octubre de 2012, se presentó un agente que repartió una citación judicial de desalojo entre los habitantes del campamento porque éste estaba en una propiedad privada. La vista estaba fijada para el 27 de noviembre de 2012 ante el Tribunal de Grande Instance de Meaux.

AI Index: PRE01/574/2012
المنطقة أوربا وأسيا الوسطى
البلد فرنسا
For further information, contact مكتب الإعلام الدولي

مكتب الإعلام الدولي

هاتف : +44 (0) 20 7413 5566
الساعة 9:30 حتي 17:00 بتوقيت جرينتش يوم الاثنين الى الجمعة
هاتف : +44 (0) 777 847 2126
الخط المفتوح 24 ساعة في اليوم
فاكس : +44 (0) 20 7413 5835
مكتب الإعلام الدولي
Peter Benenson House
1 Easton Street
London
WC1X 0DW
بريطانيا
لمتابعة المكتب الدولي للاعلام على تويتر
@amnestypress