República Centroafricana

حقوق الإنسان في República Centroafricana

منظمة العفو الدولية  تقرير 2013


The 2013 Annual Report on
جمهورية أفريقيا الوسطىالصادر حديثاً

Jefe del Estado
François Bozizé
Jefe del gobierno
Faustin Archange Touadéra
Pena de muerte
abolicionista en la práctica
Población
4,5 millones
Esperanza de vida
48,4 años
Mortalidad infantil (‹5 años)
170,8 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada
55,2 por ciento

Información general

El presidente Bozizé fue reelegido en enero, al derrotar, con más del 60 por ciento de los votos, a su rival más cercano, el ex presidente Ange-Félix Patassé. El Tribunal Constitucional confirmó en febrero los resultados provisionales que había hecho públicos la Comisión Electoral Independiente.

El gobierno no controlaba una proporción considerable de la República Centroafricana. Había al menos 200.000 desplazados internos que se habían visto obligados a huir de sus hogares debido a los ataques y unos 200.000 refugiados en países vecinos.

El noroeste de la República Centroafricana estaba bajo el control efectivo del Ejército Popular para el Restablecimiento de la Democracia (APRD), grupo armado que había firmado un acuerdo de paz con el gobierno. En el sureste y el este aumentaron el número y la gravedad de los ataques del Ejército de Resistencia del Señor (LRA).

A mediados de julio, miembros de la Unión de Fuerzas Democráticas para la Integración (UFDR) atacaron y ocuparon la ciudad de Sam Ouandja, en el nordeste del país. La UFDR, grupo armado con base en la provincia de Haute-Kotto, afirmó que se trataba de una represalia por los ataques perpetrados contra sus posiciones por la Convención de Patriotas por la Justicia y la Paz (CPJP). Cientos de personas se vieron desplazadas por los combates entre los grupos armados CPJP y UFDR en septiembre.

Entre junio y agosto, tres facciones de la CPJP firmaron acuerdos de paz con el gobierno, aunque sus combatientes seguían estando armados.

Top of page

Mantenimiento de la paz

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció en octubre que había enviado unos 100 soldados estadounidenses a África central, incluida la República Centroafricana, para ayudar y asesorar a las fuerzas gubernamentales que combatían contra el Ejército de Resistencia del Señor.

Unos 200 soldados del gobierno francés seguían desplegados en la República Centroafricana, ayudando a reestructurar y adiestrar a las fuerzas armadas del gobierno.

Bajo la responsabilidad de la Comunidad Económica de Estados de África Central (CEEAC), la Misión para la Consolidación de la Paz en la República Centroafricana (MICOPAX) estableció una presencia en Ndélé, en el nordeste del país, en febrero. El contingente estaba compuesto por soldados de Chad, Gabón, Camerún, República del Congo y República Democrática del Congo.

Continuaba el despliegue de miles de efectivos del ejército ugandés en el este de la República Centroafricana. Una corte marcial de campo ugandesa declaró culpable a un soldado ugandés del asesinato de un civil en Obo y lo condenó a muerte en agosto.

Top of page

Desarme, desmovilización y reintegración

En enero, el presidente Bozizé nombró asesores presidenciales en materia de desarme, desmovilización y reintegración a seis líderes de diversos grupos armados, aunque no se sabía con certeza si habían tomado posesión de sus cargos. Al término del mes de julio, el ministro del gobierno responsable de desarme, desmovilización y reintegración afirmó que en la provincia de Ouham-Pendé se estaba llevando a cabo la desmovilización de miembros del Ejército Popular para el Restablecimiento de la Democracia (APRD). Según los informes, el ministro agregó que en el nordeste comenzaría en breve una operación semejante. Algunas facciones de la Convención de Patriotas por la Justicia y la Paz (CPJP) firmaron acuerdos de paz con el gobierno durante el año.

Top of page

Justicia internacional

Continuó el juicio de Jean-Pierre Bemba, ex vicepresidente de la República Democrática del Congo, ante la Corte Penal Internacional en La Haya. Jean-Pierre Bemba se enfrentaba a dos cargos de crímenes de lesa humanidad y tres cargos de crímenes de guerra, pues estaba acusado de dirigir en 2002 y 2003 en la República Centroafricana milicias que mataron y violaron a civiles.

La Corte Penal Internacional no dictó orden de detención ni el sistema de justicia nacional enjuició a ningún otro dirigente del gobierno o de grupos armados que pudiera haber cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en la República Centroafricana.

Top of page

Abusos cometidos por grupos armados

Los grupos armados cometieron impunemente abusos contra civiles en extensas zonas de la República Centroafricana afectadas por conflictos armados. Mataron e hirieron a civiles, violaron a mujeres y niñas y saquearon y destruyeron viviendas, graneros y comercios. Los niveles de inseguridad hacían muy difícil que las organizaciones humanitarias y de derechos humanos determinaran los detalles de estos incidentes.

El Ejército Popular para el Restablecimiento de la Democracia (APRD) mantenía el control efectivo en el noroeste del país. En enero, el representante especial de la ONU sobre los desplazados internos expresó su preocupación por el hecho de que el APRD hubiera impartido justicia sumaria en juicios llevados a cabo de manera arbitraria. El representante especial informó de que, en mayo de 2010, el APRD había ejecutado a cinco personas que habían sido declaradas culpables de brujería por tribunales populares, es decir, tribunales informales organizados y controlados por el APRD.

  • El 30 de enero, presuntos miembros del APRD secuestraron a ocho trabajadores de la sección española de Médicos sin Fronteras que viajaban en un vehículo cerca de la frontera entre la República Centroafricana y Chad. Seis fueron encontrados y liberados dos días después, pero dos personas de nacionalidad española estuvieron recluidas hasta el 10 de febrero.

El Ejército de Resistencia del Señor (LRA) llevó a cabo cientos de ataques en la República Centroafricana, secuestró a personas, incluidas niñas, saqueó y robó, y mató a cientos de civiles.

  • Según los informes, en marzo unos miembros del LRA mataron al menos a dos civiles y cuatro soldados del gobierno y secuestraron a unas 50 personas en la zona de Nzako, provincia de Mbomou. Los combatientes del LRA también saquearon propiedades privadas y quemaron muchas casas. El mes anterior, unos combatientes del LRA habían atacado y ocupado durante varias horas Nzako antes de abandonar la zona con bienes robados y al menos 10 civiles secuestrados.
  • En junio, según los informes, unos combatientes del LRA mataron a un médico y a su chófer en una emboscada tendida a un vehículo que transportaba vacunas contra la polio. El ataque tuvo lugar en la carretera que une Zémio y Rafaï, en la provincia de Haut-Mbomou. Según Radio Ndeke Luka, los atacantes quemaron el vehículo y todo su contenido.

La Convención de Patriotas por la Justicia y la Paz (CPJP) fue acusada de violaciones, homicidios, saqueos y extorsión en el nordeste de la República Centroafricana.

  • En septiembre, unos combatientes de la CPJP mataron a siete personas, entre ellas un funcionario, cerca de Bria.
Top of page

Niños y niñas soldados

En un informe publicado en abril, el secretario general de la ONU expresó su grave preocupación por el reclutamiento y uso de niños y niñas como combatientes por grupos armados entre junio de 2008 y diciembre de 2010.

En el informe se identificaba a varios grupos armados que seguían utilizando niños y niñas. Entre ellos figuraban la Unión de Fuerzas Democráticas para la Integración (UFDR), la Convención de Patriotas por la Justicia y la Paz (CPJP), el Frente Democrático del Pueblo Centroafricano (FDPC), el Movimiento de Libertadores Centroafricanos por la Justicia (MLCJ) y milicias de autodefensa locales asociadas con el gobierno. El informe también ponía de relieve el secuestro y el reclutamiento forzoso de niños y niñas por el Ejército de Resistencia del Señor (LRA) en la República Centroafricana y países vecinos, y el uso de niños y niñas en la República Centroafricana; se sabía que el LRA utilizaba a niños y niñas como combatientes, espías, sirvientes, esclavos sexuales y porteadores.

El secretario general de la ONU mostraba su satisfacción por la retirada de 1.300 niños y niñas de las filas del Ejército Popular para el Restablecimiento de la Democracia (APRD) entre 2008 y 2010. El representante especial de la ONU para la infancia y los conflictos armados visitó la República Centroafricana en noviembre.

Top of page

Presos de conciencia

Se encarceló por cargos falsos a presuntos detractores del gobierno, a personas relacionadas con ellos y a familiares.

  • Once personas continuaban recluidas, pese a haberse dictado en julio una orden judicial que decretaba su liberación. Habían sido detenidas en junio de 2010 por su vinculación con un abogado y un empresario a quienes buscaban las autoridades: Symphorien Balemby, presidente del Colegio de Abogados de la República Centroafricana, y el empresario Jean-Daniel Ndengou, que habían huido del país en junio de 2010. Entre los 11 detenidos figuraban Albertine Kalayen Balemby, esposa y secretaria de Symphorien Balemby, y Gabin Ndengou, hermano de Jean-Daniel Ndengou que trabajaba como chófer para la Organización Mundial de la Salud. Según los informes, a los detenidos se los acusó formalmente de incendio provocado, incitación al odio y asociación delictiva. Amnistía Internacional los consideró presos de conciencia.
Top of page

Libertad de expresión: periodistas

En los medios de comunicación imperaba un clima de autocensura.

  • En julio se impuso una multa a Faustin Bambou, director del semanario Les Collines de l’Oubangui, y a Cyrus Emmanuel Sandy, director del diario Médias, que quedaron en libertad tras estar recluidos durante semanas en relación con su cobertura de las protestas públicas de oficiales militares retirados que afirmaban que el gobierno los había privado de fondos de la Unión Europea. El ministerio fiscal había solicitado penas de tres años de cárcel y multas de mayor cuantía por cargos de “incitar al odio” y “poner en peligro la seguridad del Estado”.

A varios miembros de la oposición y al menos a un periodista se les prohibió sin explicaciones salir del país.

Top of page

Tortura y otros malos tratos

Se acusó de tortura a miembros de las fuerzas de seguridad; el gobierno no emprendió acción alguna contra las personas acusadas de tortura en años anteriores.

  • En agosto, varios miembros de la Oficina Centroafricana para la Represión del Bandidaje golpearon brutalmente y fracturaron el brazo derecho a un trabajador de un supermercado en la capital, Bangui.
Top of page