نيبال

حقوق الإنسان في República Federal Democrática de Nepal

منظمة العفو الدولية  تقرير 2013


The 2013 Annual Report on
نيبالالصادر حديثاً

Jefe del Estado Ram Baran Yadav
(sustituyó al jefe del Estado en funciones
Girija Prasad Koirala en julio)

Jefe del gobierno Pushpa Kamal Dahal
(sustituyó a Girija Prasad Koirala en agosto)

Pena de muerte abolicionista para todos los delitos
Población 28,8 millones
Esperanza de vida 62,6 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 68/72 por cada 1.000
Población adulta alfabetizada 48,6 por ciento

Nepal continuó consolidando su proceso de paz, tras finalizar en 2006 el conflicto de 10 años entre el gobierno y el Partido Comunista de Nepal (Maoísta). Siguieron sin cumplirse los compromisos adquiridos en virtud del Acuerdo General de Paz de noviembre de 2006 de hacer respetar los derechos civiles, políticos y económicos acabando con la discriminación, entre otras cosas. No avanzó el proceso encaminado a ofrecer verdad, justicia y reparación a las víctimas de violaciones de derechos humanos cometidas durante el conflicto, y continuó reinando un clima de impunidad. La falta de capacidad de la policía provocó inseguridad pública, al continuar las actividades de grupos armados en la región meridional de Terai y aumentar el número de grupos armados de jóvenes vinculados a los principales partidos políticos. La policía armada hizo un uso excesivo de la fuerza en algunas ocasiones, como ocurrió con la actuación policial durante las numerosas manifestaciones en las que se reclamaban derechos y que se celebraron en todo el país.

Información general

Los comicios celebrados el 10 de abril para elegir una nueva Asamblea Constituyente integraron en la política oficial a grupos tradicionalmente excluidos, como dalits, janajatis y madhesis. El 28 de mayo, la Asamblea Constituyente anunció oficialmente la abolición de la monarquía y declaró la República Federal Democrática de Nepal. El 15 de agosto, Pushpa Kamal Dahal (conocido como Prachanda), presidente del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) (PCN-Maoísta), fue elegido primer ministro de la República Federal Democrática de Nepal por una abrumadora mayoría. La Asamblea Constituyente comenzó a redactar el borrador de una nueva Constitución.

"La policía se negaba a tramitar las denuncias de violencia sexual, según afirmaban quienes sobrevivieron a estos actos."

Pese a las medidas que tomó el gobierno, persistió la impunidad en torno a la discriminación ejercida contra colectivos marginados, como el de las mujeres, particularmente en relación con el acceso a la justicia.

Justicia transicional

ONG nacionales e internacionales continuaron mostrando preocupación porque el anteproyecto de ley para la creación de una Comisión de la Verdad y la Reconciliación contenía una propuesta que permitía recomendar una amnistía para responsables de graves violaciones de derechos humanos.

Desapariciones forzadas

A comienzos de 2008, el Comité Internacional de la Cruz Roja dio a conocer una lista de más de 800 personas que habían desaparecido a manos del gobierno y el PCN-Maoísta y cuyo paradero y suerte se desconocían.

El gobierno realizó consultas sobre un anteproyecto de ley que tipificaba la desaparición forzada como delito en la legislación nepalí. Sin embargo, debido a la falta de voluntad política, continuaba en el olvido la resolución dictada por el Tribunal Supremo en junio de 2007 que ordenaba al gobierno la creación de una comisión para investigar las desapariciones forzadas ocurridas durante el conflicto que se desarrolló entre 1996 y 2006. En noviembre, el gobierno dio a conocer el anteproyecto de ley penalizadora del delito de desaparición.

Impunidad

Los responsables de abusos contra los derechos humanos cometidos durante el conflicto continuaban gozando de impunidad; no se había juzgado ningún caso ante un tribunal civil. La policía se negaba a tramitar las denuncias de violencia sexual, según afirmaban quienes sobrevivieron a estos actos.

Actuación policial

A comienzos de 2008, la policía hizo un uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones celebradas en la región meridional de Terai en las que varias comunidades madhesis protestaban contra la discriminación. En febrero, al menos seis hombres murieron abatidos por disparos de la policía durante protestas en los distritos de Nepalgunj y Siraha.

Entre el 10 de marzo y el 18 de julio, la policía detuvo a no menos de 8.000 tibetanos y otros activistas de derechos humanos, incluido personal de Amnistía Internacional Nepal, cuando se manifestaban pacíficamente antes de los Juegos Olímpicos de Pekín. Muchos manifestantes denunciaron que la policía les había golpeado con lathis (largos palos de madera) durante la manifestación y mientras estaban bajo custodia.

Abusos cometidos por grupos armados

Algunos grupos armados de la región de Terai, como Janatantrik Terai Mukti Morcha (JTMM-J), los Tigres de la Liberación Madhesi y los Cobras de Terai, cometieron abusos contra los derechos humanos, como secuestros de miembros de la comunidad pahadi (los habitantes de origen montañés) y atentados con bomba contra edificios del gobierno local.

La Liga de Juventudes Comunistas –el ala de las juventudes del PCN-Maoísta– cometió abusos contra los derechos humanos, secuestros incluidos. En mayo, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Nepal expresó honda preocupación por las actividades de la Liga. En vez de condenar sus actividades, otros partidos formaron grupos de jóvenes armados, como la Fuerza de Juventudes, vinculada al Partido Comunista de Nepal (Marxista-Leninista Unido).

Niños y niñas soldados

Más de 2.500 niños y niñas soldados continuaban en los acantonamientos del PCN-Maoísta (zonas militares en las que esta formación había accedido a acuartelarse en virtud del Acuerdo General de Paz). En agosto, la representante del secretario general de la ONU para la infancia y los conflictos armados, Radhika Coomaraswamy, hizo un llamamiento al gobierno nepalí y al PCN-Maoísta para que dejasen en libertad inmediata a todos los menores de edad anteriormente vinculados a las fuerzas maoístas.

Tortura y otros malos tratos

La policía recurrió habitualmente a la tortura y otros malos tratos contra personas detenidas. La legislación nacional que establecía salvaguardas contra la tortura no cumplía las normas internacionales y su aplicación continuaba siendo insuficiente.

Desde abril de 2006 se habían registrado más de 1.300 nuevos casos de tortura.

  • El 9 de septiembre, la policía detuvo a Sumitra Khawas cerca de su domicilio en el distrito de Morang y la recluyó bajo custodia en la comisaría de policía de Belbari. Sumitra Khawas afirmó que durante el interrogatorio la habían golpeado reiteradamente con la cámara de aire de un neumático y le habían propinado puñetazos en todo el cuerpo. El 15 de octubre, sus abogados presentaron una petición de indemnización por tortura bajo custodia, pero al finalizar el año no se habían tomado medidas contra los responsables. Aunque había sido juzgada, el tribunal no emitió un fallo final y Sumitra Khawas continuaba bajo custodia policial.

Violencia contra mujeres y niñas

Las mujeres continuaban siendo víctimas de discriminación y violencia generalizadas en la vida pública y privada. En junio, la Comisión Nacional de Derechos Humanos informó de que habían aumentado los casos de violencia sexual y muerte a causa de la dote. Las deficiencias legislativas y la insuficiente actuación policial seguían haciendo que resultase difícil iniciar procesamientos por violencia intrafamiliar y sexual contra mujeres. La policía se negó a proporcionar a defensoras de los derechos humanos información sobre el estado de las investigaciones de casos de violencia sexual.

Defensoras de los derechos humanos fueron víctimas de hostigamiento y homicidio.

  • Rita Mahato, de 30 años, es asesora del Centro de Rehabilitación de Mujeres de Nepal (WOREC), organización que defiende los derechos de las mujeres y los dalits. En junio de 2007, hombres de su comunidad se opusieron al trabajo del WOREC, atacaron la oficina en Siraha y amenazaron con violar y matar a Rita Mahato. La policía no investigó los hechos. Rita Mahato continuó recibiendo amenazas de muerte en 2008.

Novedades jurídicas e institucionales

La tercera parte de los escaños de la recién creada Asamblea Constituyente (191 de 575) estaba ocupada por mujeres.

En noviembre, el Tribunal Supremo de Nepal dictó un fallo que otorgaba derechos y protección a lesbianas, gays, bisexuales, personas transgénero y personas intersexuales nepalíes.

Visitas de Amnistía Internacional

Delegaciones de Amnistía Internacional visitaron Nepal en marzo y noviembre.

Informes de Amnistía Internacional

Nepal: Hay que respetar los derechos humanos en las operaciones policiales (20 febrero 2008)
Nepal: La represión contra quienes se manifiestan sobre Tíbet debe terminar de inmediato y los manifestantes detenidos deben ser liberados (24 marzo 2008)
Nepal: Suprimir el legado de la guerra. Prioridades para una protección efectiva de los derechos humanos (12 mayo 2008)