Japón

حقوق الإنسان في Japón

منظمة العفو الدولية  تقرير 2013


The 2013 Annual Report on
اليابانالصادر حديثاً

Jefe del gobierno Taro Aso
(sustituyó a Yasuo Fukuda en septiembre)

Pena de muerte retencionista
Población 127,9 millones
Esperanza de vida 82,3 años
Mortalidad infantil (‹5 años) (h/m) 5/4 por cada 1.000

Aumentó el número de ejecuciones. Se seguía sometiendo a las personas presas a prolongados periodos de reclusión en régimen de aislamiento y su acceso a la atención médica era insuficiente. La policía aplicaba el procedimiento de detención preventiva conocido como daiyo kangoku e interrogaba a las personas detenidas sin la presencia de un abogado y a menudo sin realizar una grabación electrónica. A pesar de la presión internacional, el gobierno japonés no aceptó la plena responsabilidad del sistema de esclavitud sexual puesto en marcha por las fuerzas armadas japonesas en la Segunda Guerra Mundial ni ofreció una reparación adecuada a las supervivientes.

Información general

En septiembre, el punto muerto al que llegaron el Partido Liberal Democrático gobernante y la oposición en la Dieta (Parlamento) provocó la dimisión del primer ministro Yasuo Fukuda, que llevaba menos de un año en el cargo.

Pena de muerte

En 2008 fueron ejecutados 15 hombres, la cifra más elevada desde 1975. Un total de 95 hombres y cinco mujeres continuaban pendientes de ejecución.

  • En junio, Japón ejecutó a tres hombres, entre los que se encontraba Miyazaki Tsutomu. Según su abogado, tenía una enfermedad mental y llevaba más de diez años recibiendo tratamiento médico psiquiátrico en el centro de detención.

Las personas pendientes de ejecución continuaban recluidas día y noche en celdas individuales y tenían posibilidades limitadas de hacer ejercicio o relacionarse con otras personas. Por lo general se les notificaba su ejecución en la misma mañana en que iba a llevarse a cabo, y a sus familias no se les comunicaba hasta que ya había finalizado.

En diciembre, Japón votó en contra de una resolución de la Asamblea General de la ONU en la que se pedía una moratoria mundial de las ejecuciones.

"Las autoridades penitenciarias impidieron a presos consultar sus historiales médicos."

Condiciones de reclusión

Se incrementó el número de presos recluidos en régimen de aislamiento, tras dictar el Ministerio de Justicia nuevas normas penitenciarias. Para las personas recluidas en centros de alta seguridad, en donde el régimen de aislamiento no tenía una duración limitada y los internos no podían acceder a un mecanismo de presentación de quejas, este tipo de reclusión podía prolongarse indefinidamente.

Los presos recluidos en régimen de aislamiento permanecían día y noche en celdas individuales, no se comunicaban con otros internos y sólo se les permitía realizar ejercicio durante 15 minutos diarios.

El acceso de los presos a la atención médica continuaba siendo insuficiente. Debido a la escasez de médicos, a menudo era personal de enfermería el que se encargaba de reconocerlos y darles medicación. Los informes señalaban que a los presos les resultaba difícil obtener permiso del director para visitar a médicos especialistas fuera de la prisión, debido a la escasez de guardias. Las autoridades penitenciarias impidieron a presos consultar sus historiales médicos.

  • En febrero, un grupo de unos 20 internos y ex internos de la prisión de Tokushima presentó una querella contra un médico de la prisión que al parecer los había sometido a malos tratos desde mayo de 2004 hasta noviembre de 2007. Uno de los presos, que acudió al médico porque tenía mareos, denunció que el doctor lo había tratado pellizcándole la cara interna de los muslos, pisándole un tobillo y sometiéndolo a un examen rectal, a consecuencia del cual sufrió una infección por la que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en un hospital privado.

Detención preventiva

En octubre, el Comité de Derechos Humanos de la ONU examinó el informe presentado por Japón en virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. El Comité reiteró las preocupaciones planteadas en 2007 por el Comité contra la Tortura, que consideraba que el daiyo kangoku (el sistema de detención preventiva) no cumplía las normas internacionales.

El Comité de Derechos Humanos expresó preocupación porque el sistema que permitía la detención de sospechosos durante 23 días con acceso limitado a asistencia letrada aumentaba el peligro de que se utilizasen métodos abusivos de interrogatorio para extraer confesiones.

Personas refugiadas y solicitantes de asilo

El gobierno continuaba expulsando a solicitantes a quienes se había denegado el asilo a países en donde corrían peligro de sufrir tortura y otros malos tratos. En algunos casos, el gobierno también expulsó a personas a quienes se había denegado la solicitud de asilo inmediatamente después de finalizar el procedimiento administrativo y antes de que pudieran recurrir la decisión ante los tribunales. En diciembre, el gobierno suspendió la ayuda económica a los solicitantes de asilo durante el proceso de determinación.

Violencia contra mujeres y niñas

Los Parlamentos de Taiwán y Corea del Sur aprobaron resoluciones en las que pedían justicia para las supervivientes del sistema de esclavitud sexual puesto en marcha por las fuerzas armadas japonesas durante la Segunda Guerra Mundial. El Comité de Derechos Humanos recomendó que Japón se disculpase y aceptase su responsabilidad jurídica por el sistema de «mujeres de solaz». Los ayuntamientos de las ciudades de Takarazuka, Kiyose y Sapporo aprobaron resoluciones en las que pedían al gobierno que solucionase esta cuestión.

Visitas de Amnistía Internacional

Delegaciones de Amnistía Internacional visitaron Japón en febrero y marzo. 

Informes de Amnistía Internacional

Japón: Nuevas ejecuciones ponen de manifiesto la necesidad de una moratoria sobre la pena de muerte (11 septiembre 2008)
Japón: Temor de ejecución inminente. Makino Tadashi (1 octubre 2008)
Japan: Amnesty International Submission to the UN Human Rights Committee, September 2008 (en inglés, 1 septiembre 2008)